Tras tres trimestres negativos, 2022 cerró con una explosión. La renta variable de todo el mundo obtuvo unos rendimientos muy elevados, tanto en octubre como en noviembre, gracias a las noticias sobre la inflación relativamente buenas. Por tanto, a pesar de un diciembre negativo, la renta variable de los mercados desarrollados ganó un 9,8 % en el cuarto trimestre, y la de los mercados emergentes un 9,7 %.

Esta entrega del Análisis Trimestral de los Factores de Renta Variable de WisdomTree pretende arrojar algo de luz sobre cómo se comportaron los factores de renta variable en este repunte y cómo puede haber repercutido esto en las carteras de los inversores.

En general, los factores obtuvieron buenos resultados para los inversores globales y estadounidenses. Solo el factor Crecimiento obtuvo un rendimiento inferior en el cuarto trimestre.

Valor, Alto Dividendo y Empresas de Alta Calidad que pagan Dividendos obtuvieron los mejores resultados en ambas regiones.

En Europa, los valores de pequeña capitalización fueron los que mejor se comportaron, seguidos de los de Valor y los de Alto Dividendo.

En los mercados emergentes, Valor y Empresas de Alta Calidad que pagan Dividendos obtuvieron los mejores resultados.

De cara a 2023, persisten los mismos problemas que impulsaron los mercados en 2022. Aunque la inflación ha mostrado signos de moderación, esperamos que los bancos centrales sigan siendo agresivos en todo el mundo, ya que la inflación sigue estando significativamente por encima del objetivo. En un entorno en el que los tipos de interés y la inflación siguen siendo elevados, y en el que aumenta la volatilidad, tanto de las acciones como de los tipos de interés, seguimos inclinándonos por Alto Dividendo, Valor y Empresas de Alta Calidad que pagan Dividendos.

Rendimiento en el punto de mira: Alto Dividendo y Valor terminan con fuerza

En el cuarto trimestre de 2022, los mercados de renta variable registraron su primer trimestre positivo del año en todas las regiones. En octubre y noviembre, los mercados se beneficiaron de las cifras positivas de la inflación y aumentaron las esperanzas de un giro de la Fed o, al menos, de una pausa en las subidas de tipos, lo que provocó un fuerte repunte. MSCI World ganó un 7,2 % y un 7 % en esos dos meses, respectivamente. Sin embargo, las esperanzas de tal giro se desvanecieron rápidamente, ya que el presidente de la Reserva Federal dejó claro en la reunión de diciembre del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) que quería ver más avances «sustanciales» en la inflación antes de detener las subidas. Esto condujo al MSCI World a perder un -4,3 % en diciembre.

En general, los factores obtuvieron buenos resultados para los inversores globales y estadounidenses:

Solo el factor Crecimiento obtuvo un rendimiento inferior en el cuarto trimestre en la renta variable estadounidense y global
Valor, Alto Dividendo y Empresas de Alta Calidad que pagan Dividendos obtuvieron los mejores resultados en ambas regiones, pero principalmente en EE. UU.

En Europa, los factores lo tuvieron más difícil. Los valores de pequeña capitalización obtuvieron los mejores resultados, seguidos por los de Valor y Altos Dividendos, pero los de Calidad, Momentum y Volatilidad Mínima obtuvieron resultados inferiores.

En los mercados emergentes, Valor y Empresas de Alta Calidad que pagan Dividendos obtuvieron los mejores resultados. En este mercado, Calidad, Momentum y Volatilidad Mínima también obtuvieron un rendimiento inferior.

En el cuarto trimestre, el entorno de mercado siguió discriminando fuertemente entre los valores de Calidad. La definición de Calidad y los criterios utilizados han influido enormemente en el resultado. La Calidad, desatendida, tiende a inclinarse hacia el crecimiento (al fin y al cabo, los inversores pagan por la Calidad) y habría sufrido por ese sesgo, como se ilustra con MSCI Quality («Calidad» en las Figuras 1 y 2). Las empresas muy rentables y las que aumentan sus dividendos se han comportado mejor este trimestre, como ilustra la Calidad de WisdomTree.

tabla1_wisdomtree

2022, el año de los dividendos

Si repasamos el año completo, Alto Dividendo ha dominado el espacio de factores de forma constante. Obtuvo un rendimiento del 13,4 % superior al MSCI World y un 15,2 % superior al MSCI USA. En acciones Globales, Valor y Volatilidad Mínima completaron el podio con un 8,3 % de rentabilidad superior. En EE. UU., el podio es un poco diferente, con Calidad de WisdomTree (es decir, pagadores de dividendos de alta calidad) en segundo lugar (+11,4 %) y Volatilidad Mínima y Valor en tercer y cuarto lugar. En ambas regiones, el Crecimiento y la Calidad (con su sesgo hacia el crecimiento) fueron los únicos factores que arrojaron resultados por debajo de lo esperado. En Europa, Alto Dividendo y Valor también dominaron el campo.

tabla2_wisdomtree

Las valoraciones repuntaron en el cuarto trimestre

En el cuarto trimestre de 2022, las valoraciones repuntaron de forma generalizada gracias a la evolución positiva de los mercados. Los valores de pequeña capitalización registraron las mayores subidas, con +1,7 en las acciones globales y europeas y +2,2 en las estadounidenses. Los mercados europeos y emergentes siguen estando bastante baratos, lo que hace que los factores también lo estén.

El valor de los mercados emergentes cotiza actualmente a una relación P/E de 4,9.

tabla3_wisdomtree

De cara a 2023, el riesgo de recesión sigue aumentando. El Fondo Monetario Internacional (FMI) advierte de una recesión en EE. UU., una profunda desaceleración en Europa y una recesión prolongada en el Reino Unido. Aunque la inflación ha mostrado signos de moderación, esperamos que los bancos centrales sigan siendo agresivos en todo el mundo, ya que la inflación sigue sigue estando muy por encima de los objetivos.

La Reserva Federal dejó claro en su reunión de diciembre que tendrán que producirse más avances «sustanciales» en el frente de la inflación antes de dejar de subir los tipos. Las proyecciones del Banco Central Europeo (BCE) indican que es improbable que la inflación alcance el objetivo del 2 % hasta finales de 2025, lo que también ha provocado un giro a favor de la política monetaria. El Banco de Japón también sorprendió a los mercados en diciembre con su propia medida de línea dura. En general, a medida que nos acercamos a 2023, tres preguntas de 2022 siguen sin respuesta:

1) ¿cómo de complicada será la inflación subyacente?

2) ¿cómo de intensa será la recesión?

3) ¿encontraremos una solución a la crisis energética de Europa?

Dado que los mercados se enfrentan en 2023 a los mismos problemas que en la segunda mitad de 2022, seguimos inclinándonos por las estrategias que dieron resultados a los inversores en 2022, es decir, Alto Dividendo, Valor y Empresas de Alta Calidad que pagan Dividendos.

Estrategias de Inversión