Wall Street sigue nervioso por el techo de deuda: El Dow cae más de un 3% en mayo

Los futuros del DOW JONES bajan un 0,23% hasta los 33.012 puntos, mientras que los del S&P 500 retroceden un 0,33%, en 4.201 puntos. Los futuros del NASDAQ 100 bajan un 0,31% hasta los 14.351 puntos.

El movimiento de los futuros se produce después de una jornada de negociación apagada ayer martes, en la que el Dow cedió unos 50 puntos, mientras que el Nasdaq Composite subió un 0,3% y el S&P 500 se mantuvo prácticamente plano.

En la última jornada bursátil de mayo, el Nasdaq Composite ha subido casi un 6,5% en el mes. El S&P 500 ha subido sólo un 0,9%, mientras que el Dow ha caído un 3,1%.

El rendimiento superior del Nasdaq, con un fuerte componente tecnológico, se debe en gran parte al entusiasmo en torno a la inteligencia artificial, que llevó ayer brevemente a NVIDIA por encima del billón de dólares de capitalización bursátil. Sin embargo, a muchos en Wall Street les preocupa que la fortaleza del mercado se haya limitado a unos pocos grandes valores.

“No vemos signos de una amplia participación. No vemos indicios de que los primeros cíclicos se sumen a la inteligencia artificial”, afirma Andrew Smith, estratega jefe de inversiones de Delos Capital Advisors en Dallas.

Un factor que ha pesado sobre el mercado en las últimas semanas es la lucha por el techo de la deuda. El presidente Joe Biden y el presidente de la Cámara de Representantes Kevin McCarthy anunciaron el fin de semana un acuerdo para limitar el gasto federal básico durante dos años y elevar el techo de la deuda, pero el acuerdo aún no ha sido ratificado.

La Ley de Responsabilidad Fiscal superó un obstáculo clave de la comisión el martes, y se espera que se vote en el pleno de la Cámara este miércoles por la noche, según el calendario provisional de votaciones de la Cámara. En principio cuenta con los votos suficientes para salir adelante.

Posteriormente, la ley pasará al Senado, donde algunos legisladores de ambos partidos han amenazado con presentar enmiendas, lo que podría retrasar su aprobación, teniendo en cuenta que el 5 de junio es la fecha límite en la que EEUU podría hacer un impago. 

“Parece que el ‘drama’ político va a durar hasta el final”, reflexiona Juan J. Fernández-Figares, de Link Gestión. El experto recuerda además que, una vez se apruebe la ley, “el Tesoro de EEUU tendrá que emitir un volumen ingente de deuda -se calcula que casi 1 billón de dólares- para hacer frente a los pagos pendientes, hecho que puede drenar la liquidez de los mercados de renta variable e, incluso, provocar un importante traspaso de fondos de estos mercados hacia los nuevos bonos del Tesoro”.

En el ámbito empresarial, los inversores tienen que digerir hoy las cuentas presentadas ayer noche por HP. Las acciones de la empresa de hardware tecnológico caen cerca de un 5% en la preapertura tras un informe mixto en el segundo trimestre fiscal. HP registró un beneficio ajustado por acción de 80 centavos, 4 centavos por encima de las estimaciones. Sin embargo, los ingresos de 12.910 millones de dólares fueron inferiores a los 13.070 millones previstos por los analistas.

Más duro es el castigo sufrido por Ambarella, que se desploma un 18%. El fabricante de chips ha dado una previsión de ingresos para el segundo trimestre de entre 60 y 64 millones de dólares, por debajo de los 67,2 millones de dólares esperados por los analistas. La caída llega a pesar de que Ambarella informó de una pérdida ajustada menor de lo esperado en el primer trimestre.

Ambarella, como muchos otros valores de chips, ha subido con fuerza en las últimas semanas en medio del entusiasmo de los inversores por la demanda de semiconductores a raíz de los avances en inteligencia artificial. Sin embargo, la caída de hoy amenaza con borrar más de la mitad de las ganancias de mayo.

En la renta fija, los inversores también tienen el foco puesto en la votación del techo de deuda, con la rentabilidad del bono a diez años bajando cuatro puntos hasta el 3,654%. En el papel a dos años, el rendimiento baja tres puntos hasta el 4,436%.

En los mercados de materias primas, los precios del petróleo vuelven a caer este miércoles. Los malos datos del PMI de China suscitan de nuevo el miedo entre los inversores a una debilidad de la demanda a la espera de la reunión del OPEP+ de este fin de semana. Los futuros del petróleo estadounidense bajan un 1,84% hasta los 68,18 dólares, mientras que el crudo Brent, de referencia en Europa, cae un 1,75% hasta los 72,42 dólares el barril. 

Ambas referencias vienen de caer ayer más de un 4%. El contrato de julio del Brent, que vence el miércoles, y el West Texas van camino además de registrar descensos mensuales de más del 9% y el 11%, respectivamente.

Otro factor que pesa sobre los precios del petróleo es la fortaleza del dólar. Hoy el euro baja un 0,51% frente a su par estadounidense hasta establecer un cruce de 1,0677 dólares por cada moneda comunitaria.

Estrategias de Inversión