Wall Street se tiñe de rojo tras la sombría advertencia de FedEx sobre la economía

El DOW JONES cae un 1,08% hasta los 30.628 puntos, mientras que el S&P 500 cede un 1,01% en 3.861 puntos. El NASDAQ 100, por su parte, cae un 1,28% hasta los 11.404 puntos. 

Los tres principales índices de Wall Street van camino de registrar su cuarta semana de pérdidas en las cinco últimas. El Dow Jones ha caído un 3,70% esta semana (hasta ayer), mientras que el S&P 500 ha bajado un 4,08%. El Nasdaq Composite ha bajado un 4,62%, lo que supone su peor pérdida semanal desde junio. Solo ayer, el Dow se dejó un 0,56% hasta su cierre más bajo desde el 14 de julio. El Nasdaq Composite cedió un 1,43%, mientras que el S&P 500 cayó un 1,13%.

Los operadores podrían enfrentarse además a una volatilidad adicional en la jornada de este viernes el evento de vencimiento trimestral conocido como triple hora bruja, con los vencimientos de los contratos de futuros sobre índices bursátiles, opciones sobre índices bursátiles y opciones sobre acciones.

El gran temor es que los mercados vuelvan a tocar los mínimos de junio, después de que la lectura del índice de precios al consumo (IPC) de agosto, peor de lo esperado, pareciera indicar un camino cada vez más difícil para reducir la inflación por parte de la Reserva Federal.

“Puede que tengan que tomar una decisión difícil”, advierte Anastasia Amoroso, de iCapital, en declaraciones a la CNBC sobre la próxima reunión de la Reserva Federal. “Antes decían, vamos a intentar tener un aterrizaje suave y bajar la inflación. Ahora puede que tengan que elegir. Es un aterrizaje suave o bajar la inflación. En otras palabras, es posible que tengan que diseñar más medidas contra el crecimiento económico para reducir la inflación”, añade la experta.

La Fed celebrará su reunión de política monetaria entre el 20 y el 21 de septiembre. La opinión mayoritaria de los analistas es que acometerá una subida de los tipos de interés de 75 puntos básicos, similar a la de julio. Sin embargo, los últimos datos de inflación han puesto sobre la mesa el debate de que quizás la institución deba ser más agresiva todavía, con una subida de 100 puntos. Y en todo caso todo parece indicar que en noviembre habrá más subidas.

FedEx acrecienta los temores a la recesión

Y si había pocas dudas de que la batalla contra la inflación de la Fed acabará desembocando en una recesión, Fedex se ha encargado de disiparlas. La compañía se desploma más de un 20% en el parqué tras anunciar anoche la retirada de sus previsiones para todo el año, así como importantes medidas de recorte de costes a raíz de lo que calificó de debilidad en el volumen global de envíos.

“Los volúmenes globales disminuyeron a medida que las tendencias macroeconómicas empeoraron significativamente a finales del trimestre, tanto a nivel internacional como en los EEUU”, dijo el CEO Raj Subramaniam en el comunicado. “Aunque este rendimiento es decepcionante, estamos acelerando agresivamente los esfuerzos de reducción de costes”.

Como parte de las iniciativas de reducción de costes, FedEx cerrará 90 oficinas, cerrará cinco instalaciones de oficinas corporativas, aplazará los esfuerzos de contratación, reducirá los vuelos y cancelará proyectos.

Las fuertes caídas de FedEx se extienden al sector del embalaje, que recibe además una ronda de recortes de los analistas de Jefferies. Estos expertos rebajan el consejo de Intl Paper y de Packaging Corporation of America de ‘mantener’ a ‘infraponderar’.

Mientras, General Electric registra caídas de más de un 4,5% después de que la directora financiera, Carolina Dybeck Happe, haya reconocido que los problemas de la cadena de suministros siguen afectando a la capacidad de la empresa para entregar los productos a los clientes a tiempo. Como resultado, el flujo de caja de la empresa sigue estando bajo presión.

Uber Technologies está investigando un incidente de ciberseguridad después de que un pirata informático afirmara que había accedido a los sistemas informáticos de la empresa de viajes compartidos. No hay indicios de que la flota de vehículos ni las operaciones de la compañía se hayan visto afectadas por el incidente. Las acciones caen un 4% en la apertura del mercado. 

En los mercados de renta fija, la rentabilidad del bono del Tesoro estadounidense a 2 años ha llegado a alcanzar 3,901%, su nivel más alto desde 2007, poco antes de retroceder ligeramente hasta el 3,8921%. La rentabilidad del Tesoro a 10 años se sitúa en el 3,4567%, después de haber tocado el 3,459%, mientras que la rentabilidad del bono del Tesoro a 30 años baja al 3,4743%.

Mientras, los precios del petróleo se encaminan también a una semana de caídas ante los temores de que las subidas de tipos acaben desembocando en una recesión que reduzca sensiblemente la demanda de oro negro. El barril de West Texas estadounidense baja este viernes un 0,36% hasta los 85,22 dólares, mientras que los Futuros del petróleo Brent de referencia en Europa retroceden un 0,14% en 91,12 dólares el barril.

Estrategias de Inversión