El dato de IPC ha subido un 6,2% respecto al año anterior, muy por encima de la estimación de 5,9% de los economistas encuestados por Dow Jones y el mayor aumento anual desde 1990. No obstante, según explica Julián Coca, de MCH Investment Strategies, «hay que quitar de encima de la mesa el miedo de la estanflación», porque vemos que los datos de crecimiento en EEUU están mostrando cierto dinamismo. 

Eso sí, aunque vemos que la subida de todos los productos es progresiva, nada destaca en especial, ahora vemos que algunos ítems que no estaban subiendo, han comenzado a repuntar, como por ejemplo los alquileres de las casas. Esto apoya la idea de que la inflación no será tan transitoria como se decía hace unas semanas. «La inflación será alta, está sorprendiendo a los miembros de la Fed», lo que podría hacer que tengan que cambiar su tono, que pasará a ser «no tan dovish«.