Wall Street intenta recuperar sensaciones con un ojo puesto en la Fed de Powell

Los futuros ligados al DOW JONES suben un 0,13% hasta los 33.815 puntos, mientras que los del S&P 500 se anotan un 0,20%, en 4.145 puntos. Los futuros del NASDAQ 100 suben un 0,16% hasta los 13.205 puntos.

Los grandes índices vienen de una sesión difícil ayer martes, con caídas de más de un 1% para Dow, el S&P 500 y el Nasdaq. La persistente preocupación por el contagio en el sector bancario regional pesó sobre los mercados tras la quiebra del First Republic Bank y su posterior absorción por JPMorgan Chase.

“Todavía hay dolor en todo el sector”, explica Anastasia Amoroso, de iCapital, en declaraciones a la CNBC. “Y la razón por la que creo que la acción bancaria realmente debería importar a la Fed es porque, recuerde, en la última reunión del FOMC, el presidente de la Fed Powell realmente nos dio nuevas métricas para observar en términos de si van a estar subiendo las tasas o no. Y ese es el alcance de la restricción del crédito que está ocurriendo en la economía”.

Y es que hoy todas las miradas están puestas ya en la reunión de la reunión del FOMC. Está previsto que la Reserva Federal publique sus decisiones a las 14:00, hora del Este (20:00 hora peninsular española). El presidente Jerome Powell también dará una conferencia de prensa media hora más tarde.

Los datos de la herramienta FedWatch de CME Group muestran que los operadores están valorando en un 86% la posibilidad de que la Fed suba los tipos en 25 puntos básicos. Pero Wall Street también buscará pistas sobre si el banco central continuará su campaña de subidas de tipos o si hará una pausa.

“Lo más importante es cómo transmiten la posibilidad de una pausa en el futuro”, cree Collin Martin, estratega de renta fija de Charles Schwab. “¿Cómo lo hacen y al mismo tiempo dejan la puerta un poco abierta? Eso será un acto de equilibrio entre sugerir que una pausa está en las cartas, pero todavía depende de los datos entrantes en caso de que la inflación aumente en el futuro”.

En los mercados de renta fija, siempre muy sensibles a los cambios en la política monetaria, hoy la rentabilidad del bono estadounidense a diez años se relaja cuatro puntos básicos, hasta el 3,394%. En el bono a dos años la bajada del rendimiento es similar, hasta situarse en el 3,941%.

En el frente macroeconómico, los operadores están a la espera de los últimos datos de empleo ADP de abril. Los economistas encuestados por Dow Jones esperan un aumento de 133.000 puestos de trabajo el mes pasado.

También se publicará el PMI de servicios del S&P Global de abril. Se espera una lectura de 53,7 el mes pasado, en línea con el mes anterior. Según las estimaciones del consenso de Dow Jones, el PMI no manufacturero del ISM de abril se situaría en 51,8 puntos. Esta cifra es superior a la lectura de 51,2 del mes anterior.

En el ámbito empresarial, continúa la temporada de resultados empresariales. Uno de los protagonistas es Ford Motor, que registra caídas de más de un 2% en la preapertura. Aunque la automovilística ha superado las expectativas de los analistas en las líneas superior e inferior de su cuenta de resultados, al mercado no le ha sentado bien que haya reiterado su anterior previsión para todo el año, que pasa por unos beneficios ajustados de entre 9.000 y 11.000 millones de dólares, así como de unos 6.000 millones de dólares en flujo de caja libre ajustado. 

En el sector de los semiconductores, Advanced Micro Devices ha presentado unos resultados del primer trimestre mejores de lo esperado pero unas guías débiles para el segundo parcial del año. En concreto, AMD ha anunciado las siguientes guías para el segundo trimestre: Ingresos de entre 5.000 y 5.600 millones de dólares, frente a los 5.568 millones del consenso del mercado, y márgenes de 50% (vs 50,4%). Por otro lado, en la conferencia de resultados la compañía anunció que aunque el primer y segundo trimestre del año serán débiles, confían en la recuperación de su negocio y la ganancia de cuota de mercado en la segunda parte del año. Sus acciones caen un 7,5% antes del toque de campana.

Algo mejor acogida tienen las cuentas de Pfizer. La farmacéutica ha presentado unos ingresos de 18.282 millones de dólares. Las ventas excluyendo los fármacos relacionados con el COVID-19 (vacuna Comirnaty y el cóctel de anticuerpos Paxlovid) aumentaron un 5%. El beneficio por acción se situó en 1,23 dólares, frente a los 0,97 dólares esperados.  

La compañía ha reiterado las guías de 2023, que pasan por unos ingresos de entre 67.000 y 71.000 millones de dólares, y un beneficio por acción de entre 3,25 y 3,45 dólares por acción.

En los mercados de materias primas, los precios del petróleo ahondan en las caídas ante el temor a que las subidas de tipos de los bancos centrales acaben desembocando en una menor demanda del oro negro, recesión mediante. El barril de West Texas estadounidense baja un 2,67% hasta los 69,97 dólares, mientras que el crudo Brent de referencia en Europa baja un 2,57% hasta los 73,62 dólares el barril.

También tienen un ojo puesto en los bancos centrales los operadores del mercado de divisas. De momento, el euro sube un 0,31% frente al dólar hasta establecer un tipo de cambio de 1,1037 dólares por cada moneda comunitaria.

Estrategias de Inversión