Wall Street intenta coger aire tras cinco días de caídas para el S&P 500

Los futuros del DOW JONES suben un 0,11% hasta los 33.663 puntos, mientras que los del NASDAQ 100 se anotan un 0,23% hasta los 11.536 puntos. Los futuros del S&P 500 suben un 0,20%  hasta los 3.944 puntos. 

El miércoles, el S&P 500 cayó un 0,19% en su quinta sesión consecutiva de pérdidas. El Dow se mantuvo prácticamente plano, sumando sólo 1,58 puntos. Por su parte, el Nasdaq Composite cedió un 0,51%.

Todas las miradas del mercado están puestas en la reunión de política monetaria de la Reserva federal de los días 13 y 14 de diciembre. Se espera que la Fed anuncie una subida de los tipos de interés de 50 puntos básicos. Aunque se trata de una subida menor que las cuatro anteriores, los inversores están cada vez más preocupados por si el banco central puede evitar una recesión el año que viene en su intento de aplastar la inflación.

“Hemos estado esperando a que los beneficios bajaran, hemos estado esperando a que los consejeros delegados reconocieran el hecho de que una recesión es más probable que no, y aquí estamos”, reflexiona Liz Young, jefa de estrategia de inversión de SoFi, en declaraciones a la CNBC. “Me resulta difícil ver cómo no tendríamos una. Pero creo que sería bueno que acabáramos de una vez”.

En los mercados de renta fija, siempre muy sensibles a los cambios de política monetaria, la rentabilidad del bono estadounidense de deuda a diez años alcanza el 3,4583%, una subida de cinco puntos básicos después de que en la jornada de ayer retrocediese en nueve puntos. Por su parte, el rendimiento del bono a dos años es del 4,2869%, con un alza de tres puntos.

En el frente económico, los inversores esperan los últimos datos sobre solicitudes semanales de subsidio de desempleo, que se conocerán poco antes del toque de campana. Los analistas prevén una cifra de 230.000, ligeramente por encima de las 225.000 de la semana anterior.

En el plano empresarial, el gran protagonista de la sesión es Rent the Runway, que se dispara más de un 20% en Bolsa. La compañía elevó ayer noche su pronóstico de ingresos para todo el año: prevé unos ingresos de entre 293 y 295 millones de dólares, superando la estimación de los analistas de 288,3 millones de dólares. La consejera delegada, Jennifer Hyman, señaló en el comunicado que el plan de reestructuración de la empresa se había “completado sustancialmente” y se centrará en “mejorar sustancialmente el consumo de efectivo” en el futuro.

También han tenido buena acogida las cuentas de GameStop, si bien vuelven a mostrar números rojos. Las ventas netas del tercer trimestre, de 1.190 millones de dólares, descendieron un 8,5% respecto al año anterior, lastradas por una caída del 19% en las ventas de software. GameStop registró unas pérdidas de 94,7 millones de dólares en el tercer trimestre, su séptima pérdida trimestral consecutiva. El inventario fue de 1.130 millones de dólares, frente a los 1.140 millones de hace un año.

C3.ai (AI), proveedor de software de IA, registró ganancias e ingresos del tercer trimestre mejores de lo esperado y reafirmó su pronóstico de ingresos para todo el año en un rango de entre 255 y 270 millones de dólares. Los ingresos del trimestre aumentaron un 7,1% con respecto al año anterior, impulsados por un incremento del 26% en las ventas por suscripción. 

En los mercados de materias primas, los Futuros del petróleo Brent de referencia internacional suben un 0,53% este jueves hasta los 77,75 dólares por barril, mientras que el West Texas estadounidense avanza un 0,76% a 72,72 dólares por barril. El Brent se había situado el miércoles por debajo del mínimo de cierre del año anterior, alcanzado el primer día de 2022, mientras que el crudo West Texas Intermediate estadounidense también había caído a un nuevo mínimo anual esta semana.

Las dos grandes referencias mundiales del petróleo no solo están muy lejos de los 140 dólares que se llegaron a rozar durante las primeras etapas de la guerra en Ucrania, sino que han borrado todas las ganancias del año.

El dólar sube este jueves apoyado por el aumento de los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense, mientras los inversores sopesan las perspectivas de la política monetaria de la Reserva Federal y las posibilidades de que unas tasas de interés elevadas provoquen una recesión.

El euro cotizaba plano frente al billete verde en 1,0507 dólares, mientras que la libra cedía un 0,3%, en 1,2171 dólares.

Estrategias de Inversión