Wall Street: día, semana y mes en negativo ante una inflación que no da tregua

El DOW JONES baja un 0,39% hasta los 29.112 puntos, mientras que el S&P 500 se deja un 0,24%, en 3.631 puntos. El NASDAQ 100 retrocede un 0,11% hasta los 10.725 puntos.

Las caídas de de hoy llegan después de una nueva jornada de fuertes caídas ayer ante los persistentes temores por el impacto en los mercados y la economía de las subidas de tipos de la Fed.

Al cierre de las operaciones regulares, el S&P 500 cayó un 2,1%, hasta los 3.640,47 puntos, su cierre más bajo desde 2020. El Dow bajó un 1,54%, mientras que el Nasdaq Composite cayó un 2,84%. Los principales índices también van camino de terminar la semana -y septiembre- con fuertes pérdidas. El S&P 500 ha perdido un 1,4% en la semana, mientras que el Dow y el Nasdaq han perdido un 1,2% cada uno. En septiembre, el S&P 500 ha perdido un 7,9% y el Dow un 7,2%. El Nasdaq va camino de perder un 9,1% en el mes.

“El mercado apesta”, resume de manera muy gráfica Jamie Cox, socio gerente de Harris Financial Group. “Pero eso es básicamente lo que quiere la Fed: endurecer las condiciones financieras, y creen que eso ayudará a bajar la inflación a los niveles que consideran aceptables. Y están utilizando el mecanismo de transmisión del mercado para que eso ocurra”.

Pero algunos otros analistas prefieren ver el vaso medio lleno. “Hoy, todo está sobrevendido, por lo que se está viendo un rebote”, apunta Esty Dwek, director de inversiones de Flowbank. “Estamos más cerca de tocar fondo y el sentimiento es tan negativo que las bajadas son cada vez más limitadas”, cree. “En algún momento, los activos de riesgo volverán a subir”.

Apple lideró el descenso del jueves, cerrando con una caída del 4,9%, ya que el gigante tecnológico se ha enfrentado a informaciones de la disminución de la demanda de sus nuevos productos, concretamente de la serie iPhone 14. Además, ayer Bank of America también rebajó la recomendación del gigante tecnológico, lo que presionó a las acciones.

Las acciones de Nike caen en la apertura del mercado después de que la empresa informara ayer al cierre de que las ventas aumentaron, pero los problemas de la cadena de suministro y de los inventarios pesaron sobre las cuentas de su primer trimestre fiscal.

Mejor acogida tienen las cuentas de Micron Technology, que sube un 1,5% tras superar las estimaciones con sus últimos resultados trimestrales, aunque las ventas cayeron por debajo de las previsiones. El fabricante de chips también ha emitido una perspectiva de ingresos más débil de lo esperado ya que destaca que las ventas se están viendo afectadas por la disminución de la demanda de electrónica de consumo.

Rent-A-Center se desploma más de un 15%. La empresa de alquiler con opción a compra ha recortado sus previsiones de beneficios para el trimestre actual. Según ha explicado, las condiciones económicas actuales han afectado al tráfico minorista y a los patrones de pago de los clientes.

Por su parte, las acciones de Amylyx Pharmaceuticals suben después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) haya aprobado su medicamento para la enfermedad de Lou Gehrig.

La inflación no da tregua

En cuanto a las referencias macroeconómicas, los inversores han conocido este viernes que el gasto de los consumidores, que supone más de dos tercios de la actividad económica, subió un 0,4% en términos desestacionalizados en agosto, por encima de lo esperado. No obstante, el Departamento de Comercio ha revisado a la baja el dato de julio, desde un 0,1% a un -0,2%. El gasto de los consumidores estadounidenses ajustado a la inflación subió un modesto 0,1% en agosto.

El índice de precios de gastos de consumo personal (PCE) subió un 0,3% el mes pasado después de caer un 0,1% en julio. En los últimos 12 meses, el índice de precios PCE aumentó un 6,2% tras avanzar un 6,4% en julio. Excluyendo los componentes volátiles de alimentos y energía, el índice de precios PCE aumentó un 0,6% después de permanecer sin cambios en julio. El denominado índice de precios PCE subyacente subió un 4,9% interanual en agosto tras ganar un 4,7% en julio. Esta es una de las referencias favoritas de la Fed para medir la inflación.

Mientras, Lael Brainard, vicepresidenta de la Reserva Federal, ha subrayado la necesidad de hacer frente a la inflación y la importancia de no desistir de la tarea hasta terminarla. “La política monetaria tendrá que ser restrictiva durante algún tiempo para tener confianza en que la inflación está volviendo a su objetivo”, ha avisado en un discurso en Nueva York. “Por estas razones, nos comprometemos a evitar una retirada prematura”.

El dólar se debilita en la mañana de este viernes, mientras que la libra esterlina sube, al tiempo que los inversores sopesan los riesgos derivados de la crisis de la deuda que afecta al Reino Unido. La divisa británica se ha recuperado casi por completo desde que el gobierno anunciara hace una semana una amplia reducción de impuestos en el Reino Unido, y ha subido un 7% desde su mínimo histórico de 1,0350 dólares fijado a primera hora del lunes.

En cuanto al euro, vuelve a caer frente al dólar hasta situar el cruce de monedas en 0,9769 dólares por cada moneda única.

En los mercados de renta fija, la rentabilidad del bono a diez años estadounidense baja dos puntos básicos hasta el 3,7181%. El bono de referencia ha sido muy volátil durante la semana, pasando de máximos de 14 años por encima del 4% a registrar la mayor caída de rentabilidad en dos años. El papel a dos años, mientras, ofrece un rendimiento del 4,1652%.

Los precios del petróleo se mantienen sin muchos cambios, aunque ligeramente al alza ante las expectativas de que en su próxima reunión del 5 de octubre la OPEP anuncie algún recorte en la producción del oro negro. El barril de West Texas sube un 0,09% hasta los 81,65 dólares, si bien ha caído un 9% solo en septiembre, y nada menos que un 23% en el tercer trimestre del año. Es la primera caída trimestral desde en marzo de 2020 se inició la pandemia de Covid-19.

Por su parte, los Futuros del petróleo Brent de referencia en Europa avanzan hoy un 0,19% hasta los 87,61 dólares el barril. En su caso ha caído un 8% en septiembre y un 23% en el tercer trimestre.

Estrategias de Inversión