Wall Street arranca con tímidos avances la semana del IPC y la temporada de resultados

El DOW JONES sube un 0,46% hasta marcar 29.431 puntos, por el 0,28% que avanza el S&P 500, en 3.649 puntos. El NASDAQ 100 sube un 0,13% hasta los 10.665 puntos.

Los inversores vienen de unos días de sobresaltos. La primera mitad de la semana trajo un rally de alivio que hizo que el S&P 500 subiera más del 5% en su mayor ganancia de dos días desde 2020. Pero los datos de empleo que, según los economistas, mantendrán a la Reserva Federal en la senda de seguir subiendo los tipos de interés, y la decisión de la OPEP+ de recortar el suministro de petróleo pusieron en jaque a los inversores, haciendo caer el mercado en los días siguientes.

Al final de la jornada del viernes, el S&P había subido un 1,5% con respecto al inicio de la semana. El Dow y el Nasdaq subieron un 1,5% y un 0,7%, respectivamente. Los tres índices vivieron la primera semana positiva de las últimas cuatro. Sin embargo, todos siguen bajando sustancialmente en lo que va de 2022, y el Nasdaq está a menos de un 1% de su mínimo de 52 semanas.

“Es probable que la dirección del mercado bursátil sea más baja porque, o bien la economía y los beneficios empresariales se van a ralentizar significativamente, o bien la Fed va a tener que subir los tipos aún más y mantenerlos más tiempo”, explica Chris Zaccarelli, director de inversiones de Independent Advisor Alliance.

“Dadas las condiciones en las que estamos operando, creemos que es prudente empezar a prepararse para una recesión”, añade este experto, que visa: “El discurso de una recesión superficial que es ahora la narrativa del día nos parece inquietantemente similar a la narrativa de ‘la inflación es transitoria’ del año pasado”.

La gran preocupación del mercado sigue siendo la batalla que libra la Reserva Federal contra la espiral inflacionista. En ese sentido, todas las miradas están puestas ya en la jornada de este jueves, en la que se publicarán los nuevos datos mensuales del índice de precios al consumo (IPC). Aunque se espera que la lectura principal se modere de nuevo, todas las miradas estarán puestas en el componente ‘subyacente’ del informe, que excluye las volátiles categorías de alimentos y energía. Los economistas encuestados por Bloomberg prevén que el IPC subyacente suba al 6,5% desde el 6,3% del año.

“La volatilidad va a persistir en los mercados de renta variable y de renta fija hasta que haya una indicación clara de que la inflación está bajo control”, señala Peter Essele, jefe de gestión de carteras de Commonwealth Financial Network, en una nota.

Esta semana se producirá además de manera oficiosa el inicio de la temporada de resultados: cuatro de los mayores bancos de Wall Street –JPMorgan Chase, Wells Fargo, Morgan Stanley y Citigroup– presentarán sus resultados del tercer trimestre del año este viernes. Pero no solo el sector financiero será protagonista. Pepsico, Delta Air Lines y Domino’s Pizza también darán cuenta al mercado de la evolución de sus negocios en el tercer trimestre.

Los analistas se preparan para una temporada de resultados dolorosa, ya que la inflación persistente, los tipos de interés más altos y los vientos en contra geopolíticos pesan sobre los resultados de las empresas. Ya la semana pasada se intensificó la preocupación de que los beneficios empresariales muestren las dificultades del actual entorno, ya que Levi Strauss se convirtió en la última en recortar sus previsiones debido a la caída de las ventas internacionales.

En cuanto a las recomendaciones de los analistas, UBS ha rebajado las recomendaciones de Ford Motor y General Motors, de ‘neutral’ a ‘vender’ en el primera caso y de ‘comprar’ a neutral’ en el segundo. Los expertos del banco suizo aseguran que la industria automovilística está avanzando rápidamente hacia un exceso de oferta de vehículos tras tres años de poder de fijación de precios sin precedentes. Ford baja un 3,6% en el mercado, mientras que GM se deja un 3,5%.

Mientras, el fabricante de vehículos eléctricos Rivian se desploma un 9% tras haber tenido que retirar casi todos sus vehículos para solucionar posibles problemas de dirección. El fabricante asegura que no se han registrado lesiones como resultado del problema.

The Kraft Heinz sube en Bolsa después de que Goldman Sachs haya elevado su recomendación a ‘comprar’, desde ‘neutral’. El bróker cree que el gigante de la alimentación es uno de los pocos valores de consumo básico en los que la perspectiva de mayores márgenes de beneficio aún no está totalmente descontada en la acción.

Caso opuesto para Procter&Gamble, al que Goldman rebaja de ‘comprar’ a ‘neutral’. El recorte refleja la preocupación por la valoración y los posibles vientos en contra de la cuota de mercado.

Los inversores deben tener en cuenta que los mercados de renta fija permanecen cerrados este lunes por el Día de Colón. El viernes, el bono de referencia a diez años terminó la sesión con una rentabilidad de un 3,888%, subiendo menos de un punto básico después de unos días volátiles. El rendimiento del bono a dos años, muy sensible a la política monetaria, se situó en el 4,312%.

Los precios del petróleo caen este lunes y se alejan de máximos de cinco semanas tras las fuertes subidas de la semana pasada ante las expectativas de un suministro reducido tras el recorte de la OPEP+ y antes del embargo de la Unión Europea al petróleo ruso.

Los Futuros del petróleo Brent de referencia en Europa bajan un 0,75% hasta los 97,71 dólares el barril, mientras que el crudo West Texas estadounidense se paga a 92,50 dólares el barril, con un descenso también de un 0,75%. El Brent y el WTI registraron la semana pasada sus mayores ganancias porcentuales desde marzo, después de que la OPEP+ acordara reducir su objetivo de producción en 2 millones de barriles diarios.

En el mercado de divisas, el dólar vuelve a avanzar frente al euro, situando el tipo de cambio en 0,9693 dólares por cada moneda comunitaria.

Estrategias de Inversión