Wall Street apunta a un rebote al calor del dato de inflación

Los futuros del DOW JONES suben un 0.20%, situándose en los 33.628 puntos antes de la apertura. Por su parte, los del S&P 500 suben un 0,31%, hasta los 4.133 puntos, mientras que los del NASDAQ 100 suben un 0,43%, en los 13.259 puntos. 

Los principales índices vienen de una jornada bajista ayer, con el Dow retrocediendo un 0,17%, por el 0,46% que se dejó el S&P 500. El Nasdaq fue el más penalizado, con una bajada del 0,63%.

Todas las miradas estaban puestas hoy en el dato del IPC de abril, que se presenta clave sobre los futuros movimientos de la Reserva Federal, y parece ser esperanzador. Según las cifras publicadas, la tasa interanual ha bajado una décima hasta situarse en el 4,9%, algo mejor que el 5% esperado. La tasa subyacente, que excluye alimentos y energía, baja hasta el 5,5%, en línea con las previsiones pero por debajo también del 5,6% de marzo.

No obstante, los inversores están preocupados también por la evolución de las negociaciones sobre el techo de la deuda estadounidense, mientras aumenta la preocupación de que, si no se llega a una solución antes de la fecha límite, el 1 de junio, podría haber un alto riesgo de impago. 

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, mantuvo una reunión clave con los líderes del Congreso tras el sonido de la campana del martes, pero las sensaciones no son del todo positivas, pues los representantes de ambos lados del pasillo aseguran que los progresos son leves.

En el ámbito empresarial, la temporada de resultados va llegando a su final. De las 500 empresas que conforman el índice S&P 500, 452 compañías ya han publicado sus resultados. La caída media del BPA (beneficios por acción) es del -3,7%, cifra que contrasta con el -8,2% que se esperaba antes de la publicación de la primera compañía. 

En cuanto al saldo cualitativo, el 77,4% de las empresas bate las expectativas; el 19% decepciona y el porcentaje restante, el 3,6%, se mantiene en la línea esperada. En el trimestre anterior, el último de 2022, el BPA se redujo un -2,4%, frente a unas caídas esperadas del -3,3%.

Entre las últimas empresas que han presentado resultados, destacan Airbnb, Twilio y Rivian.

Airbnb presenta unos beneficios del primer trimestre de 117 millones de dólares, que superan las estimaciones de los analistas, tanto en la línea superior como en la inferior. Sin embargo, la empresa se hunde en bolsa en la preapertura, cayendo alrededor del 14%, debido a que la empresa ha advertido de las posibles dificultades que vivirá en el segundo trimestre. El año pasado, la empresa se benefició durante el periodo de la demanda acumulada de viajes una vez dejada atrás la ola de contagios de la variante ómicron.

Para el periodo actual, Airbnb afirma que espera un descenso en el crecimiento de las reservas y las tarifas medias diarias con respecto a hace un año.

Las acciones de Twilio se desploman más de un 16% antes de la apertura, después de que el desarrollador de software de comunicaciones emitiera un pronóstico para el segundo trimestre que se encuentra por debajo de las estimaciones.

La empresa ha presentado unas ganancias de 47 centavos por acción, ajustados, que contrastan con los 21 centavos por acción que esperaban los analistas. Por su parte, los ingresos ascienden a los 1.010 millones de dólares, frente a los 1.000 millones esperados por los analistas.

El fabricante de vehículos Rivian sube cerca del 6% en la preapertura de Wall Street, tras haber informado de unas pérdidas en el primer trimestre menores de lo que se esperaba, y asegura que sigue en camino de alcanzar su objetivo de producción de 50.000 vehículos para este 2023.

Ayer tras el cierre de los mercados publicó sus cuentas también una de las acciones favoritas de Warren Buffett, Occidental Petroleum, pero sus resultados trimestrales no fueron nada halagüeños. La firma ha señalado que las ganancias del 1er trimestre de 2023 cayeron un 48%, muy por debajo de lo estimado por los analistas de Wall Street.

La compañía informó de que los ingresos ajustados cayeron un 48% con respecto al año anterior a 1.100 millones de dólares a medida que aceleró las inversiones y los rendimientos de los accionistas. Las ganancias ajustadas de 1,09 dólares por acción para el trimestre estuvieron muy por debajo de la estimación de 1,24 dólares por acción de los analistas.

En los mercados de materias primas, el barril de petróleo de West Texas cede un 0,91%, hasta los 72,94 dólares, mientras que el barril de Brent cae un 0,87%, situándose en los 76,66 dólares.

En cuanto a la renta fija, el rendimiento de los bonos a 2 años sube cerca de tres puntos básicos, hasta situarse en el 4,0535%. En los bonos a 10 años baja algo menos de un punto básico, y se coloca en el 3,5186%, mientras que la rentabilidad del bono a 30 años se sitúa en el 3,8363%, después de caer más de un punto básico.

Estrategias de Inversión