Ayer la bolsa de Wall Street estuvo totalmente condicionada por los resultados de las grandes compañías tecnológicas, que están “defraudando” a los inversores, no sólo por las cifras que están publicando, sino también por las expectativas sobre la evolución de sus negocios que están dando a conocer. Así, si hace dos días fueron Alphabet (Google) y Microsoft las compañías que fueron duramente castigadas en las bolsas estadounidenses tras publicar sus cifras trimestrales, ayer fue el turno de Meta (Facebook), cuyas acciones cayeron casi el 25% durante la sesión, y de Amazon, cuya cotización experimentó un fuerte descenso, superior al 12%, en operaciones fuera de hora tras dar a conocer tras el cierre de Wall Street unas expectativas de resultados muy por debajo de lo esperado por el consenso de analistas. La única gran compañía tecnológica capaz de salvar la jornada fue Apple, que ayer, también con las bolsas estadounidenses ya cerradas, publicó unos resultados que superaron lo proyectado por los analistas tanto a nivel ventas como a nivel beneficio. 

«Las cifras y las expectativas que están dando a conocer estas compañías está invalidando la premisa manejada por muchos inversores de que sus negocios resistirían sin grandes problemas la ralentización de la economía mundial», señalan desde Link Securities. El castigo experimentado por las cotizaciones de estos grandes valores, que mantienen un peso relativo muy elevado en índices como el S&P 500 y el Nasdaq Composite, provocó que ambos cerraran ayer a la baja por segundo día de forma consecutiva. El Dow Jones, por su parte, índice en el que los valores tecnológicos están menos representados, cerró la sesión al alza.

Este viernes, los futuros llegan teñidos de rojo: los del Dow Jones ceden un 0,16%, los del S&P500 recortan un 0,65% y los del Nasdaq caen un 1,17%.

Elon Musk se convirtió ayer en el propietario de Twitter, despidiendo a altos ejecutivos y ofreciendo poca claridad sobre cómo logrará las elevadas ambiciones que ha esbozado para la influyente plataforma de redes sociales. «El pájaro es libre», tuiteó, haciendo referencia al logotipo del pájaro de Twitter, en un aparente guiño a su deseo de que la empresa tenga menos límites sobre el contenido que se puede publicar. Sin embargo, Musk, máximo dirigente del fabricante de coches eléctricos Tesla, ha dicho que quiere evitar que la plataforma se convierta en una plataforma de difusión del odio y la división. Otros objetivos incluyen «derrotar» a los bots de spam en Twitter y hacer públicos los algoritmos que determinan cómo se presenta el contenido a sus usuarios.

En el mercado del petróleo, los futuros del Brent caen un 0,80% en los 94,28 dólares, mientras que los del West Texas restan un 1,19% en los 94,28 dólares.

El euro cotiza con ligeras caídas del 0,09% en los 0,9953 billetes verdes, mientras que el Bitcoin se deja un 2,07% hasta los 20.192,2 dólares.

Por su parte, el rendimiento del bono americano a 10 años repunta al 3,987%, mientras la onza de oro cae un 0,6% ($1.654).

En la agenda del día, ya por la tarde, a la vez que se den a conocer los ingresos y los gastos personales del mes de septiembre se publicará el índice de precios del consumo personal del mismo mes, el PCE, que es la variable de precios más seguida por la Reserva Federal (Fed). Las estimaciones de los analistas apuntan a un ligero repunte en el mes de la tasa de crecimiento interanual tanto del índice general como de su subyacente.

De cara a la próxima semana, la reunión monetaria fe la Fed del próximo miércoles se ha convertido en la principal referencia para los mercados. El mercado ya ha descontado una nueva subida de los tipos de interés de 75 puntos básicos, hasta el 3,75%-4%, pero para las bolsas lo importante será comprobar si se confirma el mensaje de que la subida de diciembre será menor, porque el precio del dinero ya se encuentra en niveles restrictivos.

Estrategias de Inversión