¿Visita a los 9000 puntos? El Ibex 35 sube a contracorriente de Europa pendiente del BCE 

Las bolsas europeas abren con signo mixto. El DAX alemán retrocede un 0,28% en los 15.662,20 y el FTSE 100 de Londres cae un 0,22% en los 7.236,80. Mientras, subidas para el CAC 40 francés del 0,14% en los 6.763,14 y para la bolsa italiana, con el FTSE MIB avanzando un 0,03% en los 26.813,00. Por su parte, el Euro Stoxx 50 se deja un 0,09% hasta los 4.216  El Ibex 35 sube más del 0,2% y se instala sobre los 8.990 puntos.  Diego Morín, analista técnico de IG asegura que «técnicamente, el índice español cedió ayer parte del terreno ganado en jornadas anteriores pero mantiene el foco en la resistencia psicológica de los 9050 puntos, pendiente de los resultados empresariales, aunque los movimientos hoy estarán condicionados por la reunión de política monetaria del BCE. Finalmente, estaremos atentos a los movimientos que puedan realizar los inversores, con el objetivo puesto en la barrera de los 9050 puntos por la parte alta y en los 8870 puntos como soporte, teniendo mayor posibilidad de testear la zona de oferta». 

Fluidra cae más del 6% en la apertura y se convierte en el valor más penalizado del Ibex 35 tras publicar que ganó 211 millones de euros, casi tres veces más que el beneficio registrado en 2020, con unas ventas que crecieron un 49%, hasta los 1.704 millones de euros hasta septiembre. En el tercer trimestre, las ventas alcanzaron los 517 millones de euros como muestra de la fortaleza y a la solidez de la demanda en el mercado. El EBITDA en los nueve primeros meses alcanzó los 451 millones, mostrando un crecimiento del 82% respecto al mismo período del año anterior.

Le siguen las acciones de REE , con caídas de más del 1,9%, y ArcelorMittal , que corrigen más de un punto porcentual en la apertura. A pocos pasos Telefonica se deja un 0,7% en los primeros minutos de negociación. 

Repsol cede un 0,38% tras informar que  ganó 1.939 millones de euros hasta septiembre y supera los niveles prepandemia, dejando atrás las pérdidas de 2.578 millones euros que registró en la pandemia. El resultado neto ajustado, que mide el desempeño de los negocios, se situó en 1.582 millones de euros, con números positivos en todos los segmentos, impulsado por una gestión orientada a la eficiencia, a la vez que la compañía avanzaba en su transformación para alcanzar las cero emisiones netas. 

Entre los valores que más suben en la apertura se cuela Banco Sabadell  La entidad sube más del 1,5% y se instala sobre los 0,6645 euros.  La compañía ha aumentado su beneficio gracias, en gran parte, a la buena marcha del negocio y a la aportación positiva de TSB. Los resultados superan el consenso del mercado y se sitúan, destaca la entidad, «en línea con los objetivos del plan estratégico del banco, que prevé alcanzar en 2023 un beneficio de unos 670 millones de euros».

Indra y Amadeus cotizan con subidas cercanas al punto porcentual mientras que algunos bancos, como BBVA cotizan con avances del 0,8% que le llevan a los 5,6640 euros. Caixabnak sube un 0,55% mientras que Bankinter sube más de un 0,4% en los primeros minutos de negociación. (Vea la entrevista con Pedro Guerrero, presidente de Bankinter). 

Los índices europeos abren la sesión con caídas a la espera de lo que diga Christine Lagarde en la reunión del BCE. Una reunión que se produce en un momento en que la inflación está desbocada con lo que “tiene que convencer al mercado de que no tiene prisa por subir tipos porque la inflación es transitoria”, dice Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias de inversión. De hecho, si no hay un mensaje muy convincente y el Bund pierde niveles, la volatilidad se extenderá entre los mercados. 

No se espera que el organismo monetario haga cambio alguno sobre los tipos de interés – conoceremos a las 13,45 horas la nota de prensa – aunque será en la reunión de las 14:30 – aunque, como ya anunció en septiembre la presidenta de la institución, la francesa Lagarde, no será hasta la reunión de diciembre cuando el BCE dé a conocer su nueva estrategia en materia de política monetaria.

Además, existe el temor de los inversores sobre la ralentización de las economías. Las continuas revisiones a la baja de las expectativas de crecimiento económico por parte de gobiernos, instituciones y casas de análisis -Alemania, España y Japón han recibido recientemente revisiones a la baja de su crecimiento económico para 2021; la excepción ha sido el Reino Unido, cuyo Gobierno revisó ayer al alza el crecimiento del PIB británico para 2021- están llevando a muchos inversores a adoptar una postura más defensiva, apostando por sectores que se comportan mejor en un escenario de menor crecimiento económico. 

Hasta el momento, las empresas que han publicado sus cifras trimestrales se han mostrado resistentes al impacto en sus ventas y en sus márgenes de factores como los problemas en las cadenas de suministros, las dificultades para encontrar personal cualificado y los elevados costes de las materias primas y de la energía, gracias en la mayoría de los casos a la fortaleza mostrada por la demanda de sus productos y servicios. 

Esta madrugada se ha conocido que el Banco de Japón mantuvo su política monetaria flexible y proyectó una inflación muy por debajo de su objetivo del 2% durante al menos dos años más, reforzando las apuestas del mercado de que se retrasará con respecto a otros bancos centrales en la reducción de los estímulos.

Los mercados asiáticos han cerrado con caídas generalizadas:  el Nikkei se deja un 0,92% en los 28.829 puntos, el compuesto de Shanghai retrocede un 1,11% en los 3.522 puntos, el SZSE Component retrocede un 0,77% y el Hang Seng de Hong Kong se deja un 0,25%. También caídas para el Kospi, del 0,27%. 

Todo después de que en Wall Street, el Dow Jones terminó el día con una caída del 0,74%, en los 35.490 puntos y el S&P 500 se dejó un 0,51%, en las 4.551 unidades. Ambos habían marcado dos máximos consecutivos en las jornadas previas. En positivo en cambio el NASDAQ 100, que 100 subió un 0,25% en los 15.598 puntos.

Sin salir de EEUU, cada vez parece más improbable que los legisladores demócratas estadounidense sean capaces de llegar a un acuerdo para aprobar el plan de infraestructuras sociales antes de la fecha límite del 31 de octubre que se han autoimpuesto, dicen los expertos de Link Securities.  Un tema que mantiene inquietos a los inversores, que ven factible que la agenda económica y social del presidente Biden se vea muy penalizada y su imagen política muy deteriorada si los demócratas no aprueban pronto alguno de los mencionados programas de inversión y gasto. 

En la agenda macro del día, se ha conocido que la tasa de desempleo en España ​​​​baja al​ 14,57%​​ en el tercer trimestre-.  Así lo recogen los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística (INE). El informe del trimestre anterior había mostrado una tasa del 15,26%. Un sondeo de Reuters entre analistas había previsto que la tasa se situara en el 14,20% en el tercer trimestre. Además, se  publicarán en Alemania y España las lecturas preliminares del IPC de octubre, indicador que se espera haya seguido subiendo tanto en términos mensuales como, sobre todo, interanuales. Y ya por la tarde, se dará a conocer en EEUU la primera estimación del PIB del 3T2021, que se espera siga mostrando un ritmo de crecimiento elevado, aunque muy inferior al del trimestre precedente. Una lectura algo mejor de lo esperado podría servir para tranquilizar a los inversores más cortoplacistas. 

En el mercado de materias primas, el barril de crudo  Brent cede un 0,85%, hasta los 83,16 dólares. El West Texas cede un 0,90% sobre los 81,92 dólares.