– En pocas palabras, apalancar es acelerar el proceso de enriquecimiento o de pérdidas. ¿Es necesario apalancar para ser un buen inversor?

Bueno, no. Mi respuesta es no. No es necesario apalancarse para ser un buen inversor. Ser un buen inversor implica adaptar tus inversiones o tu proceso de inversión a tu perfil de riesgo. Entonces, si eres una persona que tienes un perfil de riesgo moderado, evidentemente no es recomendable para ti entrar en productos apalancados. Ni además vas a encontrar probablemente ningún incentivo a hacerlo porque tú eres una persona que vas a invertir en una cartera diversificada, probablemente basada en ETFs, donde estás diversificando por completo el riesgo específico de las acciones. Y lo que quieres es simplemente estar tranquilo, no verte muy afectado en caso de que haya un movimiento de mercado muy bestia y tener cierto ‘carry’, cierta rentabilidad de tu posición. Entonces, si eres una persona un poco adversa al riesgo o por ejemplo ya tienes una cierta edad y ya tienes que ir pensando en tirar de tus ahorros en el futuro, pues no es conveniente que te apalanques. Sin embargo, si eres una persona que tienes mucho interés por los mercados, por la evolución de los mercados financieros, cómo funcionan, eres un digamos especialista o te has preocupado en entender el análisis técnico, te gusta, básicamente te gusta o inclusive te gusta cambiar posiciones desde sectores que consideras que están fríos, a sectores que están más calientes, pues sí que puedes usar el apalancamiento para lograr ese exceso de rentabilidad con apenas inversión. Entonces ahí sí que puedes, de alguna manera, aprovechar todas las virtudes del apalancamiento. 

– ¿Cuáles son los mercados en los que puedes utilizar apalancamiento y mediante qué productos?

Bueno, prácticamente en cualquier mercado organizado o mercado electrónico estandarizado podrás utilizar el apalancamiento. Por ejemplo, en la bolsa de Madrid vas a encontrar productos listados que no necesitan de un mecanismo de garantías, como los que necesitas en los mercados de futuros y en esos productos listados puedes encontrar apalancamientos, como en el caso de los warrants, los turbo warrants o los productos múlti, por ejemplo, que son productos que te multiplican por dos, por tres, hasta por diez, la evolución de un subyacente. En mercados estandarizados, perdón, en mercados listados normales como la bolsa de Madrid puedes comprar estos productos. Sin embargo, también puedes convertirte en, a través de un intermediario autorizado, puedes invertir en productos apalancados en los mercados de futuros estandarizados. Estamos hablando del Mercado oficial de opciones y futuros financieros (MEFF), estamos hablando de Eurex, o inclusive mercados en Estados Unidos. Y ahí podrás comprar y vender opciones, comprar y vender futuros. Por supuesto, vas a tener que adaptarte a las normas de mercado en el sentido de que va a haber una aportación de garantías y esas aportaciones de garantías van a tener un ‘margin call’ en caso de que te vaya mal y tengas que reponerlas todos los días. Ahí vas a ser capaz no solamente de comprar los productos apalancados, sino también te vas a poder convertir en emisor, porque tú vas a poder vender productos en los que no tienes una posición previa, es decir, puedes ponerte corto de una opción a cambio del depósito de una garantía o corto de un futuro, lo cual es interesantísimo para el diseño de estrategias combinadas. 

– Opciones, futuros, warrants… ¿Para qué tipo de inversor es más conveniente uno que otro y cuáles son las diferencias?

Cuando hablamos del universo de opciones y warrants, estamos hablando de opciones y warrants no son sinónimos, pero tienen básicamente el mismo funcionamiento en cuanto a la dinámica. Y los futuros es otra cosa y los forward, que es cuando se negocian directamente con las contrapartidas OTC. Pero, a ver, cuando compras un futuro, tú directamente estás apostando a la dirección del subyacente, imagínate que estamos en este momento, en un momento especulador. Yo compro un futuro, pues estoy apostando que el suyosente de ese futuro, una acción, una materia prima y lo que sea va a subir de precio. Si viendo el futuro, estoy apostando que va a bajar de precio. Mis ganancias se van a dar en función de la evolución direccional de subyacente, es decir, eso tiene, digamos, aunque no es completamente cierto, pues tiene una sola dimensión, que es la apuesta a la dirección. Los puedes utilizar como cobertura, porque si estás largo de, por ejemplo, de acciones de Telefónica y quieres cubrirlas, podrías vender futuros de Telefónica. Si Telefónica cae, lo que pierdes en el mercado real lo vas a ganar en la posición vendida del futuro. Puedes usarlos especulativamente o como cobertura como explicado. Sin embargo, las opciones son pedacitos de futuro. Si tú compras, por ejemplo, y mire que el futuro vale 35 para un subyacente, si tú compras la call 35, tendrás el derecho de comprar a 35, pero si simultáneamente vendes la put 35, tendrás la obligación de comprar a 35 si te la ejercen a ti. En el fondo comprar la call 35 y vender la put 35 es lo mismo que comprar futuro. Entonces, ¿qué son las opciones? Son pedacitos de futuro. La diferencia entre las opciones y los futuros es que en las opciones tú solo posees un derecho a comprar o un derecho a vender mientras que en los futuros tú tienes un derecho y una obligación. Esto hace que las opciones sean súper interesantes para el diseño de estrategias, porque si estás, por ejemplo, imagínate que te compraste una acción y esa acción ya le está obteniendo cierta rentabilidad y estás dispuesto a venderla, pero todavía le ves recorrido acista. Pues si vendes una call, vas a cobrar una prima, que si te la ejerces, te da igual, pero como ya estabas ganando dinero, encima vas a mejorar tu posición de compra. Ya habías tomado la decisión de vender la acción, pero encima has mejorado porque vas a cobrar una prima. Entonces, vender opciones significa cobrar primas, lo cual es increíble. O sea, te estás convirtiendo en una aseguradora. Estás asumiendo riesgos, evidentemente, pero sí en el caso de que he comentado que se llama una estrategia de call cubierta, en ese caso tú básicamente lo que vas a hacer es realizar beneficios. O por ejemplo, estás largo de las acciones de Telefónica que habíamos comentado antes, tú tienes miedo de que esto se desplome, puedes comprar una put y si compras una put y la acción de telefónica se desploma, tú lo vas a ganar en la put. ¿Que no quieres pagar tanto dinero por comprar esa put? Pues a lo mejor vendes una call con un precio superior al precio actual de Telefónica y de esa manera financias la compra de la put, con lo cual haces un diseño de estrategias súper bonitas. Entonces, ¿quién va a usar las opciones? Probablemente inversores profesionales que tengan mucha experiencia en el trabajo de los productos apalancados o inversores particulares que quieren apostar a tendencia, pero quieren subvencionar parcialmente esa tendencia quieren proteger una posición subvencionada parcialmente o pueden diseñar estrategias combinadas con múltiples opciones. Entonces, quién va a usar las opciones pues personas con mucha experiencia en el mercado y que tienen una visión particular de lo que va a pasar con el subyacente. Además piensa otra cosa las opciones no solamente tienen una dimensión direccional, las opciones tienen son multidimensionales en el sentido de que no solamente importa la dirección del subyacente es decir si compras una call y suba el subyacente vas a ganar dinero pero si compras una call y no pasa nada con el subyacente y pasan tres semanas vas a perder dinero porque las opciones pierden dinero con el paso del tiempo pero que se conoce como la theta y las opciones también las primas son volatilidad son función del riesgo que el emisor de las opciones está tomando cuando las vende. Si por ejemplo estoy vendiendo una opción un momento de máxima volatilidad del mercado probablemente te va a salir muy cara si luego la volatilidad del mercado se calma por un anuncio de un regulador o algo de esto pues probablemente vas a experimentar una pérdida porque pagaste una prima en el momento de máxima incertidumbre. Tres dimensiones mínimo tienen las opciones que son: dirección, tiempo y volatilidad y esto hay que controlarlo bien porque el resultado final es una mezcla de las tres. Diferencias entre opciones y futuros, los futuros son mucho más limpios, te permiten apostar por subidas y bajadas pero son muy planas, son muy normalitos… Las opciones te permiten el diseño de estructuras muy a la medida de tus necesidades y además te permiten apostar en varias dimensiones esas son básicamente las diferencias.

– ¿Por qué tienen éxito estos productos, pese al riesgo que suponen?

Porque como me refiero de nuevo en la pregunta uno el riesgo es función de tu perfil de aversión al riesgo. Si eres una persona muy conservadora no vas a usar estos productos, pero si eres una persona joven que estás muy interesado y estás desarrollando mucha experiencia en estos mercados los vas a preferir porque muchas veces no te quieres convertir en un inversor largo plazo sino simplemente apostar a un cambio en la tendencia o apostar un cambio de tendencia en un período de tiempo o apostar a que los niveles de volatilidad son demasiado grandes y te conviertes en vendedor de opciones porque estás dispuesto a asegurar el mercado. Tienen éxito porque permiten a los inversores finales jugar en múltiples niveles y la verdad que un inversor minorista, una persona de la calle se puede convertir, por ejemplo, si vende opciones en un emisor corporativo, una cosa que me parece impresionante. Son muy útiles y en buenas manos y manejados inteligentemente te permiten plasmar posiciones mucho más complejas que simplemente comprar porque esto va a subir o vender porque esto va a bajar. 

– ¿Cómo de importante es la formación a la hora de utilizar este tipo de productos?

No sé cómo expresarlo yo no me metería ni de broma en cualquiera de estos productos sin conocer muy bien su funcionamiento y cuáles son los riesgos a los que te estás enfrentando. Por ejemplo, si eres un vendedor de una call, como dicen todos los libros, tu riesgo es infinito. Si vendo el derecho a comprar una subyacente a 3 y el subyacente se va a 30 pues mira llevo 27 euros perdidos y quizá tu objetivo era cobrar una primera de 0,50 euros. Tienes que conocer perfectamente las características de estos productos, tienes que estar muy formado en lo que es el mundo de los productos apalancados porque tu inversión se puede volatilizar en un segundo. No es por no es por dar publicidad aquí a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) pero ellos mismos cada emisor de productos apalancados les obliga a poner ‘disclaimers’ donde se informa de que muchos de los clientes minoristas que han invertido ahí experimentan grandes pérdidas y es verdad. Tienes que tener formación y ser todo ser un tipo muy prudente y tienes que estar muy pendiente de la evolución de tus inversiones en productos apalancados, esto no es para personas novatas, para personas novicias sino para personas expertas y ser experto implica formar de mucho.

Estrategias de Inversión