En cualquier caso, quienes recurran a una valoración y gestión de carteras de inversión podrán optar dos tipologías de actividad: gestión discrecional de carteras y asesoramiento. Las que ejercen la gestión discrecional pueden realizar movimientos con activos financieros sin necesidad de consultar al cliente. Los asesores simplemente recomiendan posibles movimientos.

Para que la valoración y gestión de carteras fuese lo más eficiente posible, sería necesario evaluar previamente el perfil de riesgo del cliente, derivado de un test de idoneidad. Aquí, el cliente aporta todos sus datos sobre conocimientos financieros, experiencia con productos de inversión, objetivos, situación financiera y aspectos personales.

Debes saber que los contratos de gestión se materializan a través de carteras de fondos como consecuencia de su poder de diversificación. Los fondos podrán ser de renta fija, variable e incluso de gestión alternativa con liquidez diaria. La mayor o menor ponderación en estos activos depende, exclusivamente, del perfil de riesgo del cliente. Además, la gestión se realiza mediante clases de fondos con comisiones de gestión menores a las de un cliente minorista. Son las denominadas clases limpias.

1. Descubre las tipologías existentes

Existen hasta tres tipos de valoraciones y gestiones de cartera, según la relación entre el cliente y la empresa. La gestión de cartera activa muestra a un administrador que es responsable de cuidar las relaciones con los clientes que compran regularmente, es decir, el potencial de compra.

En la gestión de cartera inactiva, el administrador está a cargo de las relaciones con los clientes históricos, los cuales interrumpieron la relación comercial por causas desconocidas. El objetivo es descubrir los motivos y retomar las relaciones. Por su parte, la gestión de cartera de renovación es común para empresas que venden servicios, por lo que el administrador busca que el cliente renueve su suscripción o plan específico.

2. Gestión de carteras activa o pasiva

Una estrategia activa es aquella en la que el gestor de carteras de inversión toma las decisiones basándose en su análisis, superando a un índice de referencia o benchmark concreto como el IBEX 35. El gestor activo compra y vende activo con frecuencia, buscando las mejores oportunidades. No obstante, esta estrategia implica un mayor coste debido a las comisiones asociadas a las operaciones y a la investigación necesaria.

Por su parte, la gestión pasiva de carteras es aquella en la que el gestor se propone simplemente replicar ciertas actuaciones. Invierte en un fondo indexado o ETF que sigue el comportamiento de un índice específico. De ahí que si el índice sube un 10%, la inversión también lo hará. Implica menos transacciones y costes más bajos.

3. Plena libertad

Mediante el servicio de valoración y gestión de carteras, la entidad financiera puede adoptar las decisiones de inversión que estimase más oportunas. Al suscribir un contrato de gestión de carteras, el inversor debe saber que está delegando las decisiones a un tercero que actuará con libre albedrío. De ahí la importancia de que el inversor se sienta seguro de que la empresa mira por sus intereses.

4. Información constante

Pese a la libertad que posee la entidad financiera en la valoración y gestión de carteras, deberá mantener una comunicación constante y periódica con el inversor para que éste estuviese al tanto de todo lo acontecido con su capital.

5. Comisiones propias

El servicio de valoración y de inversión en la gestión de carteras conlleva una comisión propia. De ahí que fuese aconsejable que el inversor se informase antes de contratar los servicios.

Además, hay que tener en cuenta, que la entidad financiera va a influir sobre otras comisiones y gastos asociados con las operaciones realizadas sobre su cartera, de manera periódica y al detalle.

6. Pleno dinamismo

Quien apueste por el servicio de gestión de carteras estará recurriendo a un proceso dinámico, no estático. Y es que los mercados financieros se encuentran en evolución constante como consecuencia de múltiples factores como eventos económicos globales y decisiones de empresas individuales. De ahí la necesidad de seguir de cerca los acontecimientos del mercado y ajustar la cartera según fuese necesario.

7. Gran diversificación

También debes saber que en la valoración y gestión de carteras, para triunfar, se debe apostar por maximizar la diversificación. Al invertir en una variedad de activos, el gestor podrá mitigar los riesgos, ya que las pérdidas podrán ser compensadas por las ganancias en otro.

8. Pasos clave para hacer una buena gestión de carteras

Hay que tener en cuenta que las necesidades y expectativas de los clientes cambian con el tiempo. De ahí la necesidad de segmentar a los clientes (localización, ingresos o hábitos de consumo), vincular los procesos (con otros departamentos), emplear marcadores visuales y referencias, automatizar procesos (para aumentar la productividad) y personalizar las interacciones.

9. Rebalanceo periódico

Para mantener la cartera en base a los objetivos de inversión, resulta fundamental realizar un rebalanceo periódico. Esto implica ajustar la distribución de activos en tu cartera para conseguir mantener el equilibrio entre riesgo y rentabilidad de acuerdo a las metas financieras fijadas con anterioridad.

10. Priorizar el seguimiento

El mercado financiero es dinámico, por lo que es importante mantenerse informado sobre las noticias económicas, los eventos del mercado y los cambios en los precios de los activos para tomar decisiones. Deben evaluarse factores como la volatilidad, la liquidez y el potencial de crecimiento.

En resumen, la valoración y gestión de carteras se presenta como un proceso esencial en las inversiones, aunque requiere de un gran equilibrio entre el riesgo y la recompensa. Para alcanzarlo, se recomienda seguir una estrategia de inversión vigilada, que podrá ser esencial para aumentar los ahorros y alcanzar los objetivos.

TE INTERESA

Estrategias de Inversión ofrece una cartera de bolsa y  fondos en la sección premium, con un objetivo de crecimiento a largo plazo y que invierte en las megatendencias más atractivas en cada momento.

Descubre las carteras y los análisis independientes para invertir en sectores con tendencia alcista en la zona premium de Estrategias de Inversión

Estrategias de Inversión