Un Ibex 35 bajo mínimos se aleja de los 7.300 a la espera del IPC de EEUU

El IBEX 35 retrocede un 0,37% hasta los 7.233 puntos, en la que es su séptima jornada consecutiva de números rojos. En las seis jornadas precedentes, el castigo acumulado ha sido de un 5,65%, llevando al selectivo a marcar nuevos mínimos anuales.

Los mayores castigos a primera hora de la mañana son para Solaria, con una caída de un 3,89%, por el 1,69% que se deja Fluidra. También descensos para Telefónica den entorno del 1%. Entre los valores que logran subir, Repsol se anota un 0,66%

Los inversores deberán estar atentos a las cotizaciones de los bancos, después de que la agencia Reuters haya publicado que las autoridades del Banco Central Europeo (BCE) están cerca de lograr un acuerdo para cambiar las reglas que rigen los préstamos a los bancos por valor de billones de euros, en una medida que reducirá decenas de miles de millones de euros en potenciales beneficios del sector. La noticia no es suficiente para animar las compras, con todos los valores bancarios en negativo.

En el resto de plazas europeas, el DAX alemán abre con caídas del 0,38% en los 12.130, el FTSE 100 de Londres se deja un 0,27% en los 6.807,60 puntos, el CAC 40 recorta un 0,43% en los 5.793 y la bolsa italiana pierde un 0,34% hasta los 20.398. Por su parte, el EURO STOXX 50 cotiza con caídas del 0,68% hasta los 3.308,05 puntos.

También números rojos en la jornada asiática, con el Nikkei 225 de japón dejándose un 0,60% hasta los 26.237 puntos. En Wall Street, los futuros apuntan de momento a una apertura prácticamente plana después de que ayer los principales índices neyorquinos profundizasen aún más en sus caídas.

Todas las miradas están puestas hoy en las cifras de inflación. Alemania ha publicado a primera hora el IPC de septiembre, que subió un 10,9% en el dato armonizado, en línea con las previsiones. Pero el mercado está especialmente atento a las cifras de EEUU, que se conocerán a lo largo de la tarde (14:30 hora española) y que marcarán el rumbo de la Fed a la hora de seguir subiendo tipos. Aunque se espera que la lectura principal se modere de nuevo, los temores están puestos en el componente ‘subyacente’ del informe, que excluye las volátiles categorías de alimentos y energía. Los economistas encuestados por Bloomberg prevén que el IPC subyacente suba al 6,5% desde el 6,3% del año.

“Serán las cifras del IPC estadounidense del mes de septiembre, que se publican a primera hora de la tarde, las que determinarán la tendencia de cierre de los mercados”, explica Juan J. Fdez-Figares, director del Departamento de Análisis de Link Securities. “El elevado nivel de sobreventa que presentan muchos índices y muchas acciones y el pesimismo reinante en la comunidad inversora pueden ‘facilitar’ en cualquier momento un nuevo rebote brusco en las bolsas. Unas buenas cifras del IPC estadounidense podrían ejercer de catalizador del mismo, por lo que habrá que estar muy atentos a las mismas”. 

Las actas de la última reunión de política monetaria de la Fed, publicadas ayer miércoles, mostraron que muchos funcionarios “hicieron hincapié en que el coste de tomar muy pocas medidas para reducir la inflación probablemente superaba el coste de tomar demasiadas medidas”, aunque varios miembros del comité dijeron que sería importante “calibrar” el ritmo de nuevas subidas de tipos para reducir el riesgo de “efectos adversos significativos” en la economía.

En los mercados de materias primas, los precios del petróleo registran ligeros retrocesos en la mañana de este jueves. “Hay dos fuerzas dominantes en el mercado del petróleo en este momento: las perspectivas económicas son el principal riesgo a la baja y la OPEP+ el riesgo al alza”, explica Craig Erlam, analista de OANDA. “Este último se reafirmó la semana pasada con el recorte de dos millones de barriles diarios (mucho menos en la realidad, por supuesto), pero el temor al crecimiento sigue dominando en los mercados, lo que puede impedir que el precio despegue”. 

“También podríamos ver una nueva acción coordinada de los países consumidores sobre el SPR tras una respuesta frustrada -por decirlo suavemente- al recorte de producción de la alianza”, señala el experto.

Ante este escenario, los Futuros del petróleo de referencia en Europa bajan un 0,22% hasta los 92,27 dólares el barril. El West Texas estadounidense baja un 0,25% hasta marcar 86,97 dólares por barril.

El índice del dólar, que mide la cotización del billete verde frente a los seis principales rivales, se mantiene cerca de la mitad de su rango esta semana, cotizando con pocos cambios en 113,27. También pocos cambios en el cruce con el euro, con la moneda única bajando un 0,05% hasta un cruce de 0,97 dólares. La divisa estadounidense se encuentra cerca de un nuevo máximo de 24 años con respecto al yen, que durante la noche se situó en 146,98, cambiando por última vez a 146,81.

En la renta fija, la prima de riesgo española amanece en 118,45 puntos, con el bono español de deuda a diez años ofreciendo una rentabilidad de un 3,51%, por el 2,32% que paga el bund alemán al mismo plazo. Al otro lado del Atlántico, el rendimiento del bono de referencia estadounidense es de un 3,92%.

Estrategias de Inversión