Han lanzado recientemente un fondo de renta fija con impacto social, Groupama Social Impact Debt, ¿en qué consiste?

En Groupama AM lo que tratamos de hacer es lanzar productos que, por un lado, satisfagan las necesidades de nuestros clientes y, por otro lado, potencien nuestra gama de fondos de inversión. En esa línea creímos acertado lanzar un producto de deuda no cotizada y que satisfaciera las necesidades de nuestros grandes clientes institucionales, principalmente aseguradoras y mutualidades, pero que a la vez también satisfaga necesidades de clientes más demandantes en la actualidad de este tipo de producto como es distribución o cliente retail. En ese sentido, también creíamos que era importante lanzar este producto por nuestro expertise en renta fija, ya que al final somos una casa que el 80% de nuestra gama de productos está enfocada en renta fija, por tanto, en deuda, en este caso cotizada, pero que tiene una serie de sinergias muy relevantes con la deuda no cotizada. Las principales características de este nuevo fondo que hemos lanzado es el objetivo de inversión, que es un objetivo de Euríbor más un 6-6,5% de rentabilidad, por tanto vamos a estar protegidos del aumento de tipos de interés que parece va a continuar en corto y medio plazo, y por otro lado también vamos a estar enfocados en un expertise que conocemos mucho que es el de las pequeñas y medianas compañías europeas. Además, es un fondo cuya tipología de deuda está centrada al menos un 75% en deuda senior y esto hace que sea deuda de la mayor calidad crediticia, pero podemos llegar hasta un 25% también de deuda unitranche o deuda mezzanine, de tal manera que aportemos un extra de rentabilidad al fondo. Además, como elemento diferenciador y pionero es un fondo de impacto social que pertenece al artículo 9 de la normativa SFDR. Por tanto, no solo aprovechar el expertise que tenemos en renta fija sino también nuestro expertise muy amplio en ESG para lanzar un producto novedoso.

Es un fondo calificado como artículo 9 en la normativa SFDR, con la meta de cumplir los objetivos 8 y 10 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. ¿Qué les piden a las compañías para que puedan pasar a formar parte de la cartera y cómo miden su impacto a nivel social?

Es un fondo artículo 9 y eso exige no sólo cumplir con una serie de requisitos relacionados con los criterios de ESG, sino además tener un impacto. Nosotros nos hemos centrado en este caso en el impacto social, es decir, en la S, que en muchas ocasiones es la gran olvidada en los criterios ESG, ya que muchas veces el mercado está más centrado en criterios de gobernanza o medioambientales. Por tanto, queríamos hacer un elemento diferenciador en ese sentido, ya que creemos que el impacto social también es relevante y hay mucho camino por recorrer. Lo que vamos a tratar de exigir e impactar en las compañías es, por un lado, en el aumento de la creación de empleo y también empleo de más calidad, es decir, eliminar la rotación dentro de las plantillas, y por otro lado también aumentar el poder adquisitivo de los empleados, que se traduzca en un aumento del salario. Para conseguir esto necesitamos que haya una alineación de intereses con las empresas a las que prestamos dinero y para ello vamos a beneficiar en cuanto al coste de deuda que vamos a prestar, va ser un coste inferior si cumplen esa serie de criterios, de tal manera que exista una realidad de alineación de intereses. Para ello vamos a contar con un equipo interno experimentado en criterios ESG de manera que puedan valorar el cumplimiento de los mismos por parte de las empresas, pero también contaremos con un consultor externo que aporte esa independencia en el proceso.

Sostenibilidad y renta fija. ¿Por qué tiene sentido invertir en un fondo de impacto social que invierte en deuda no cotizada en un momento como el actual?

Lo importante es que el objetivo de rentabilidad y los préstamos están referenciados al Euríbor y eso nos va a proteger del mayor enemigo que tiene en la actualidad la economía y los mercados financieros que es la inflación y, como segunda derivada, de esta subida de tipos de interés que estamos experimentando. Por tanto, el fondo en este sentido está bien protegido del mal de la inflación. Además, creemos que por el momento, y tras haber vivido un aumento de los spreads por parte de la renta fija muy relevante, es un buen momento para prestar a este tipo de compañías y apostamos por el elemento diversificador que aportará a una cartera, aumentando la robustez de la misma, tanto de nuestros clientes institucionales como clientes retail, de tal manera que también reduce su riesgo.

Estrategias de Inversión