Ya tenemos sobre la mesa la primera bajada de tipos de interés del BCE, el mercado espera dos más , mientras la FED mantiene. ¿Cuál es su valoración sobre los próximos pasos de los organismos monetarios? ¿Cuál es el escenario base con el que estáis gestionando las carteras?

Bueno, pues mira, desde Tressis somos bastante prudentes a la hora de analizar las posibles bajadas de tipos porque la inflación y, sobre todo, ese efecto de última milla del que todo el mundo habla va a ser muy duro, muy complicado de vencer. Los últimos datos de inflación en España, si no recuerdo mal, eran 3,6% la general y la subyacente un 3%, así que, lejos de bajar, está repuntando. Sin duda, y lo que nos tenemos que fijar es en la inflación de cara a ver cuál va a ser el comportamiento de la política de tipos de interés y mirar otros datos que están influyendo en esa inflación, por ejemplo, las materias primas. La caída de los precios energéticos fue lo que contribuyó, lo que ayudó a moderar la inflación de finales, sobre todo del año pasado, pero ahora los precios se han estabilizado de la energía y ya no vamos a encontrarnos con ese, ya no vamos a contar con ese viento de cola. En estos momentos, desde luego, no son las materias primas, quienes están liderando el proceso inflacionario. Sí lo es la cantidad de dinero, y hemos tenido un repunte en la masa monetaria desde finales de octubre y noviembre del año pasado, desde entonces está repuntando. Así que, lo que el año pasado nos ayudó a que la inflación creciese menos, que era que la masa monetaria se contraía, y además de manera bastante rápida, pues ahora tampoco tenemos ese efecto. Total, que ahora tenemos más dinero en el sistema y además se está impulsando, porque , como decía antes, los bancos centrales ya han dejado de reducir sus balances o no los están reduciendo de forma significativa. Y segundo, porque los gobiernos están inyectando con políticas fiscales y este año de elecciones es absolutamente imposible, a mí me parece muy difícil, que ningún gobierno se apriete el cinturón, más bien todo lo contrario, lo que están haciendo es gastar más, endeudarse más, así que, más dinero y más inflación. Es una sensación de que la política fiscal de alguna manera está saboteando a la política monetaria. En el apartado de salarios y los niveles actuales de empleo, si es que que tampoco ayudan a reducir la inflación, cuando sobre todo además está aumentando los salarios por encima de la productividad. Esto ocurre en la zona euro, ocurre en Estados Unidos. Así que, con este panorama de inflación, nos parece muy complicado que los bancos centrales puedan hacer más bajadas de tipos este año, a no ser que se nos empiece a complicar mucho la economía, que empiece a desacelerarse de tal manera que no les quede más remedio que bajar tipos. Fijemos, por ejemplo, en el BCE que el otro día, no dejó de ser bastante curioso, que inmediatamente después de bajar los tipos un 0,25% hace un nuevo cuadro macro en el que las previsiones tanto de inflación como de crecimiento aumentan, un poquito desconcertante. Con todo lo que acabamos de ver, la lectura a la que nos lleva es positiva para los activos de riesgo. Yo creo que sin duda seguimos en un entorno favorable para los activos de riesgo. Es un escenario de mucha liquidez, de inflación persistente y que nos va a costar conseguir ese objetivo del 2% y, por tanto, no es fácil que continúen los bancos centrales realizando movimientos de tipos a la baja. El crecimiento, muy importante, la revisión al alza de las estimaciones del crecimiento que estamos teniendo. A ver, sé por ejemplo que el crecimiento en Europa es más bien escaso, es pequeño, pero por lo menos hemos abandonado esa tendencia a la baja en la que nos movíamos desde hace mucho tiempo. Eso es un principio o un buen principio. Nos faltaría hablar de una cosa muy importante, los beneficios empresariales, del sector empresarial, que al final es lo que importa para los mercados y para las bolsas. Yo creo que como en el tercer y cuarto trimestre del año pasado terminamos el periodo que habíamos tenido de recesión de beneficios. Ahora lo que tenemos son buenas expectativas. Las valoraciones se mantienen aproximadamente como a principios de año y las bolsas han subido de manera que lo que esto nos está indicando es que los beneficios están mejorando. Por otro lado, importante también el volumen que estamos viendo en los fondos monetarios, la liquidez de los inversores sigue siendo muy potente. Eso hace que cada vez que hay algún pequeño recorte en las bolsas,  inmediatamente entre dinero. Esto no deja de ser también un colchón para los índices. Así que, creo que tenemos muchos puntos importantes. Todavía creo que hay muchos motivos para ser optimista. Así que este es nuestro escenario base, enfocado a ese, como decía, entorno favorable para los activos de riesgo.

¿Qué tipos de activos funcionarán mejor en una etapa de cierta flexibilización monetaria?

Todo depende del sentido en el que estamos hablando de flexibilización de política monetaria. Porque como hemos comentado ahora mismo, estamos en un momento muy flexible en cuanto a la oferta de dinero, de manera que vamos a seguir apostando por los activos de riesgo y por una inflación persistente y una probabilidad menor de que bajen los tipos. Si de lo que estamos hablando es de bajadas de tipos intensas, estas lo que provocarían o lo que empezaríamos a ver directamente, son subidas en los precios de los bonos. Pero, lo que es más importante al final es reconocer, si empiezan a bajar los tipos, por qué los están bajando. Imagina que es por una desaceleración brusca, como decíamos antes de la economía. Pues ahí cambiaría nuestro escenario completamente. Si lo que hablamos simplemente es de cierta bajada de tipos como los 25 puntos básicos que tuvimos el día 6 de junio del Banco Central Europeo, en nada cambia nuestra postura. De hecho, además, continúa teniendo mucha más fuerza la masa monetaria y las políticas fiscales expansivas que esa reducción de 25 puntos básicos en los tipos de interés.

¿Qué visión tenéis de la RF gubernamental en un momento de subidas en los bonos y de las primas de riesgo tras la convocatoria de elecciones en Francia?

Sí, sí, pero desde luego ha sido un movimiento relativamente brusco el que hemos visto con los bonos soberanos en Francia. En Tressis hemos tratado de evitar la deuda soberana tanto francesa como italiana, de manera que tenemos un peso relativamente bajo en Francia, sobre todo en estos momentos en los que estamos viendo más volatilidad. Tras lo ocurrido en las elecciones al Parlamento Europeo, la convocatoria de elecciones anticipadas a la Asamblea Nacional, se ha incrementado la incertidumbre y yo creo que es que incluso el mercado lo que está valorando es la posibilidad de que haya un gobierno que aumente aún más el elevado déficit que ya tiene Francia, que sea un gobierno con menos disciplina presupuestaria. Así que yo creo que vamos a tener que esperar a que pasen las elecciones, hasta entonces seguro que vamos a tener volatilidad, pero es que no podemos olvidar que estamos hablando de la segunda economía de Europa. Yo creo que seguro esta situación nos va a abrir oportunidades. Comentabas antes como de hecho si había ido mejorando después del primer movimiento volátil de la semana pasada, como ese movimiento pues se había ido moderando y esto también me recuerdo un poco a lo que pasó hace, yo creo que fue dos años en 2022, cuando en las encuestas ya salía Meloni o despuntaba como ganadora. La prima de riesgo en aquel momento en Italia que debía estar en torno a 70 a 75 puntos básicos, se disparó hasta los 200, y un poco después volvió a los niveles previos. Así que, en principio tenemos que ser prudentes sobre todo con la deuda soberana de Francia hasta después de las elecciones que si no me equivoco la primera ronda del 30 de junio, la siguiente el 7 de julio, habrá que esperar y como decía yo creo que estos momentos de volatilidad siempre, siempre terminan dando las oportunidades. Lo que hay que estar es preparado para que cuando surjan esa oportunidad poder capturarla. Con el resto de la renta fija pues en general estamos en modo hay que tener paciencia, hay valor, hay valor porque la rentabilidad de los cupones es alta pero, en precios por ahora pues no estamos viendo movimientos positivos, así que, vamos a aprovechar continuará aprovechando los plazos cortos que por fin nos están dando rentabilidad, en los plazos medios continuar disfrutando de los cupones y tener paciencia que ya habrá un tiempo en que veremos revalorizaciones en precios. Entre sí nos mantenemos positivos con la deuda corporativa, si bien es cierto que hemos ido incrementando poco a poco deuda pública a medida que las oportunidades en el mercado de créditos se reducían por el estrechamiento de los diferenciales, y no muchas más novedades en el terreno de renta fija, bonos soberanos o deuda corporativa.

¿Qué hueco le dais a la RV en las carteras?¿En qué tipo de sectores/compañías?

Depende del perfil de riesgo de cada cartera pues tenemos más o menos renta variable pero, como estábamos comentando los activos de riesgo pensamos que en este entorno lo pueden hacer mejor, así que, para nosotros, la renta variable es un imprescindible en nuestras carteras. De momento y mientras las bajadas de tipos se van aplazando seguimos siendo cautos con sectores que están más endeudados, en líneas generales, como puede ser los servicios públicos, como pueden ser el sector inmobiliario, y sectorialmente, no creas que no hemos variado prácticamente nada en nuestra exposición desde finales del año pasado. Seguimos muy positivos en tecnología, siempre tecnología con beneficios, en servicios de comunicación, en eficiencia energética sobre todo cuando está enfocada a la automatización industrial y a la electrificación, pero yo a todos modos, creo que hay algo muy importante, y es que a ver en lugar de pensar solo exclusivamente en sectores o en industrias específicas, yo creo que lo más importante es pensar o seguir pensando en invertir en compañías en compañías que tengan unos fundamentales sólidos, que tengan unos ratios de solvencias saludables, que los niveles de deuda no sean muy elevados, que generen buen efectivo ,que sean eficientes en el uso de capital, que tengan ventajas competitivas, si son sostenibles,  imprescindible, el equipo gestor, siempre un equipo gestor sólido, porque donde voy con todo esto es que, esa buena selección, siempre te va a ayudar a mitigar los riesgos y sobre todo además te va a maximizar el potencial en retornos a largo plazo, así que, aunque nos encontremos en momentos como actuales de volatilidad en Francia que no solamente pasa con la deuda soberana, sino que también está ocurriendo con sus bolsas, cuando uno está centrado, además de sectores y en industrias, en los valores de mayor calidad, siempre tienes de alguna forma, un menor riesgo, o ese riesgo, se diluye de alguna manera.

¿Cuál es el mayor riesgo que estáis viendo en este momento?

Hemos hablado de la inflación, hemos hablado de las expectativas de tipos de interés, así que creo que directamente, después de estos riesgos, lo más importante son la política y las elecciones que nos quedan por delante en el Reino Unido, en Francia,  que ya lo hemos dicho, en Estados Unidos y, después de eso o a la vez que eso, la geopolítica. Tenemos unos conflictos de muy alto perfil abiertos, tenemos guerra en Gaza, tenemos guerra en Ucrania y Rusia, no nos podemos olvidar de las de las tensiones entre China y Taiwan, esos desafíos constantes de Rusia la OTAN y una guerra comercial entre China y Estados Unidos que no ha hecho más que empezar. Así que pues en este mundo que ha pasado de ser un mundo unipolar a un mundo multipolar, donde China desde luego es emerge como el principal competidor, el principal rival de EEUU,  pero estamos viendo también que hay muchos más focos en país en regiones, pues no sé hablamos de India o Indonesia, si estamos hablando de África estamos hablando de Sudáfrica y Nigeria, si nos vamos a América también hay que tener en cuenta Brasilia, México. El hecho de que se haya perdido esa hegemonía que teníamos antes, esa unipolaridad de la que hablaba de Estados Unidos, hace que hayamos entrado como en una competición constante. Entonces, aumenta el riesgo de escaladas militares, cada vez los países están más centrados en la defensa, en proteger sus intereses económicos, con eso lo que estamos viendo son más barreras al comercio, en fin, un mundo más complejo en general. Hay riesgos como como te comentaba señalados, pero luego también hay un en general un conjunto mundo mucho más complejo.

¿Cómo estáis protegiendo las carteras?

En principio lo que más está reduciendo la volatilidad de nuestras carteras es la falta de correlación que existe entre algunos sectores e industrias, e incluso activos. Otra cuestión para nosotros muy importante es la diversificación, que no dispersión, no es cuestión de estar en todo, sino de estar enfocados en los activos que pensamos, que en el momento que estamos lo pueden hacer mejor, también ser flexibles ser flexibles a la hora de manejar la duración, hemos hablado de la selección de compañías, con flujos de caja que sean realistas, tenemos oro en las carteras en los perfiles más conservadores, y  ocasionalmente también utilizamos para algunos productos utilizamos coberturas con derivados.

¿Cuál es vuestra visión sobre otro tipo de activos: oro, materias primas, alternativos…en cartera? 

El oro desde luego ha sido una importante sorpresa para nosotros durante este año, porque en términos macroeconómicos, no parecía que fuera ser el año más indicado para el oro pero sin embargo uno se está sorprendiendo con unas unidades muy importantes. Y todo lo volvemos a enfocar de alguna manera a los bancos centrales de nuevo. Los bancos centrales tienen en su balance comprados bonos soberanos de otros países, ¿qué es lo que ocurre?  Estamos viendo que los bonos están perdiendo valor, están bajando de precio, ¿de acuerdo?  ¿Qué es lo que hace? Que también tu balance como banco central esté perdiendo valor, esté cayendo este cayendo el precio de tu balance, ¿qué es lo que puedes hacer de alguna manera para mantener tu balance relativamente estable? Comprar oro.  Por eso estamos viendo como el banco central de China. por ejemplo. lleva comprando oro además de una forma muy significativa desde principios de año, y eso ha hecho que aproximadamente ahora mismo, del total de sus reservas creo que la cifra es como un 4,3 por ciento ya corresponde a reservas en oro. También lo está haciendo Rusia o también lo está haciendo Japón. Así que tenemos, más demanda por un lado de los bancos centrales, mientras que por otro lado la oferta nos está incrementando, así que subida para ese oro, que incluso mientras siga este movimiento, este oro que se ha convertido en activo refugio ante la fuerte destrucción de valor que están teniendo las monedas fiduciarias, mientras sigamos viendo este movimiento, pensamos que el oro puede continuar apreciándose.

Nuevo canal de WhatsApp para profesionales de la inversión.

Estrategias de Inversión lanza su canal de WhatsApp Asset Managers, dirigido a profesionales de la inversión, banqueros privados, selectores y distribuidores de fondos, y profesionales del sector financiero.

Siguenos fácilmente desde tu móvil en nuestro nuevo canal de comunicación Apuntate Aquí.   

Estrategias de Inversión