Como comentamos en la de hace un mes Vanguard abandona la iniciativa de Net Zero,  fue el único de los mayores proveedor de ETFs en registrar  un aumento de activos europeos el año pasado gracias a su menor exposición a estrategias medioambientales, sociales y de gobernanza, según Morningstar.

En su análisis muestra que Vanguard fue el único proveedor de fondos cotizados de las cinco principales firmas del sector que vio crecer su negocio europeo en términos absolutos el año pasado, en gran parte debido a «su mínima exposición a ESG en un año en el que ESG obtuvo peores resultados que las inversiones dominantes».

Vanguard se benefició de estar más expuesta a los combustibles fósiles que sus homólogas, según García-Zárate, director asociado de estrategias pasivas de Morningstar. La investigación estima que la firma incorpora ESG en alrededor del 1% de sus ETF europeos, en comparación con aproximadamente el 17% de los productos iShares de BlackRock. El hecho de que el negocio ESG de Vanguard sea relativamente limitado «ayudó a amortiguar las pérdidas de capital», dijo García-Zárate.

Los activos europeos gestionados por Vanguard crecieron hasta 79.600 millones de euros desde 79.100 millones. Los activos gestionados por los productos iShares de BlackRock cayeron a 585.800 millones de euros desde los 616.900 millones de euros estimados por Morningstar. «En unas condiciones financieras muy difíciles, el mercado europeo de ETF demostró una notable resistencia en 2022», afirma Morningstar.

Antes de salir del NZAMi, el proveedor Vanguard tenía la menor alineación net-zero de todos los miembros, según declaraciones de la alianza de gestoras el año pasado.

Estrategias de Inversión