En la película clásica de los 80´ de “Regreso al futuro”, los protagonistas, el Dr. Emmett Brown y Marty McFly, viajan treinta años hacia el futuro. En el año 2015, su máquina del tiempo DeLorean, que ahora funciona con residuos, está suspendida en el aire en lo que parece ser un intenso tráfico aéreo.

Aunque nuestros cielos no se parecen a lo que se imaginó en la película, “Regreso al futuro” acertó en dos cosas. En primer lugar, los automóviles han encontrado combustibles alternativos para funcionar. Y, en segundo lugar, la tecnología que tenemos hoy en día no se parece a la que había en los años 80.

Sabemos que a medida que la tecnología avanza, la velocidad a la que se producen los cambios también aumenta. Pero no necesitamos otra dosis de ciencia ficción para imaginar el futuro de la automoción. Todo lo que debemos hacer es observar las megatendencias que ya están en movimiento.

En WisdomTree, vemos el futuro de la automoción como algo conectado, autónomo, compartido y electrificado. Esto es emocionante no sólo para los entusiastas de los automóviles y la tecnología, sino también para los inversores. 

Conectividad

Imaginemos una situación hipotética en la que un individuo está conduciendo por la autopista y de repente, siente hambre. Le pide verbalmente al automóvil que busque buenos restaurantes a lo largo de la ruta, optimizando entre la calificación más alta y sus preferencias culinarias, y agregando una parada en la navegación. Esto no es ciencia ficción; algunos autos con sistemas de información y entretenimiento de alta tecnología pueden hacer esto precisamente. El Mercedes Benz User Experience (MBUX) responde a “Hey Mercedes”, y utiliza inteligencia artificial para predecir los hábitos personales del usuario. Cuanto más lo conduzca, más probable será que encuentre una ruta que disfrute más. También te recordará cuándo toca la próxima revisión. Sabe, después de todo, lo olvidadizo que podemos ser. 

En 2021 había 236 millones de vehículos en todo el mundo. Un automóvil conectado es aquel que utiliza Internet para descargar y cargar datos. Para 2035, esta cantidad podría llegar a 863 millones.

El automóvil conectado también trae beneficios adicionales. Puede actualizar su software automáticamente, tal y como hace el teléfono móvil. Esto puede suponer menos viajes al taller. También puede ayudar al usuario a monitorear información de seguridad crítica sobre el automóvil de forma remota. Esto es especialmente útil para los gerentes que necesitan mantener flotas completas de automóviles. Los tableros digitales pueden permitirles monitorear su flota de forma rápida y remota, en lugar de verificar cada automóvil manualmente. 

Conducción autónoma

Ahora, imagine estar de nuevo en la autopista. Tal vez no tenga suficiente tiempo para sentarse en un restaurante, pero podría recoger algo y comer en su automóvil mientras conduce. ¿No es muy seguro? ¿Por qué no dejar que el automóvil se conduzca solo mientras disfruta de su comida en el asiento trasero y tal vez incluso responda algunos correos electrónicos urgentes?

Gráfico 1: los varios atractivos de la movilidad autónoma

movilidad_1

Como se ilustra en el Gráfico 1, la conducción autónoma no es sólo para el conductor hambriento que tiene prisa, sino que también tendrá un gran impacto en todas las formas de movilidad. La logística es un ejemplo. Se espera que el mercado global de entrega de paquetes con drones crezca de los 824 millones de dólares en 2021, a los 11.519 millones de dólares en 2030, expandiéndose a una tasa de crecimiento anual compuesta de más del 55%.

La movilidad autónoma tiene muchos beneficios tangibles, incluida la mejora de la seguridad. En la actualidad, aproximadamente 1,3 millones de personas mueren cada año a causa de accidentes de tráfico. Si bien existen barreras normativas y psicológicas que superar antes de que la automatización total se convierta en la norma, la conducción asistida y parcialmente automatizada ya está haciendo que los automóviles sean más seguros. A medida que avanzamos en el continuo de la automatización, es de esperar que esta terrible estadística se reduzca.

Además, el hecho de no necesitar siempre a los humanos para realizar el trabajo hará que la logística sea más eficiente y rentable. No obstante, el Reino Unido, con su reciente escasez de conductores de camiones, sin duda podría haberse beneficiado de la conducción automatizada.

Movilidad compartida

Volvamos de nuevo al escenario de la autopista. Esta vez, imagine que llega al restaurante deseado en un pueblo cercano y descubre que no hay aparcamiento. Pero: ¿y si no necesitase aparcar? No es dueño del vehículo de todos modos. El coche lo deja y va a recoger a otro pasajero. Una vez que esté listo para partir, podrás  llamar a otro automóvil.

En estos días, cuando pensamos en el servicio de transporte compartido, pensamos en Uber como la alternativa a llamar a un taxi tradicional. Pero en muchas ciudades superpobladas, la propiedad compartida puede reducir la necesidad de que las personas tengan autos propios. Esto no solamente podría reducir la carga financiera de las personas y los urbanistas, sino también ayudar al medio ambiente.

Gráfico 2: las ciudades deben encontrar una manera de satisfacer las necesidades de movilidad individual de las personas sin dañar el medio ambiente

movilidad_2

Electrificación

Volvamos al escenario de la autopista por última vez. Mientras escucha la radio lo terrible que será el clima la próxima semana y reflexiona sobre el estado del planeta en medio del cambio climático, se siente satisfecho de, que al menos, ha abandonado su automóvil con motor de combustión interna a favor de uno eléctrico.

El transporte por carretera representa casi el 12% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero. La electrificación puede, por lo tanto, marcar una gran diferencia. Hace unos años, los vehículos eléctricos estaban limitados a Tesla y un puñado de otros fabricantes de automóviles. Hoy en día, la mayoría de los fabricantes de automóviles tienen gamas de modelos eléctricos en rápido crecimiento. Las ventas de vehículos eléctricos se duplicaron en 2021 en comparación con 2020 y alcanzaron los 6,6 millones de unidades en todo el mundo. Todo esto durante un año en el que la industria del automóvil se enfrentó a la escasez de chips semiconductores. Para 2040, los vehículos eléctricos dominarán las ventas en todo el mundo (consulte el Gráfico 3 a continuación).

Gráfico 3: la creciente participación y el tamaño de mercado total de los vehículos eléctricos a batería

movilidad_3

La electrificación (es decir, fabricar automóviles que funcionen con baterías de iones de litio) no es la única innovación que persiguen los fabricantes de automóviles. Los fabricantes están explorando activamente combustibles alternativos como el hidrógeno. Daimler ya tiene bajo prueba camiones a pila de combustible de hidrógeno. Los fabricantes de automóviles también están innovando con tecnologías de vanguardia como la carga inalámbrica. BMW es un ejemplo en este espacio. Después de todo, será más fácil para los vehículos autónomos estacionarse en bahías donde puedan cargar de forma inalámbrica, en lugar de encontrar una manera de conectar los cables de alguna manera.

¿Cómo pueden los inversores capitalizar estas megatendencias?

El ecosistema automotriz se puede dividir en cinco segmentos clave:

  • Fabricantes de equipos originales: empresas que desarrollan, fabrican y venden vehículos.
  • Proveedores: empresas que desarrollan, fabrican y venden software, hardware o servicios de ingeniería para el desarrollo de vehículos.
  • Concesionarios y posventa: empresas que compran y venden vehículos o proporcionan plataformas para hacerlo. Asimismo, abarcan el mantenimiento, la optimización y la reparación de vehículos después de su puesta en marcha.
  • Infraestructura: empresas que desarrollan, operan y mantienen la infraestructura requerida para la transformación de la industria (por ejemplo, la carga, el reabastecimiento de hidrógeno).
  • Proveedores de servicios de movilidad: empresas que brindan servicios de movilidad (B2B/B2C) o que brindan la plataforma para que un tercero ofrezca los servicios de movilidad. Una exposición en los cinco segmentos puede ayudar a los inversores a capturar la megatendencia de la movilidad futura.

Espere un cambio. Espere innovación. Espere emoción. El ecosistema de movilidad está evolucionando rápidamente para satisfacer las necesidades cambiantes de los consumidores y las ciudades, y para abordar el cambio climático. Y está empezando a captar mucho la atención de los inversores.

Estrategias de Inversión