Tímido rebote de Wall Street, que intenta recobrarse de su mayor caída desde junio de 2020

El DOW JONES sube un 0,22% hasta los 31.173 puntos, por el 0,30% que se anota el S&P 500, en 3.944 puntos. El NASDAQ 100, por su parte, sube un 0,37% hasta los 11.672 puntos. Durante la sesión de ayer, el Dow se hundió un 3,94%, mientras que el S&P 500 cayó un 4,32%. El mayor castigo fue para el Nasdaq Composite, que cayó un 5,16%. 

Los tres índices venían de cuatro días consecutivos al alza. Sin embargo, los datos de inflación de agosto despertaron todos los fantasmas del mercado. El IPC no solo no se redujo en términos mensuales pese a la caída en los precios de la gasolina, sino que aumentó un 0,1%. En términos interanuales, se relajó hasta un 8,3%, cuando el mercado había esperado un 8,1%.

“Ha cogido al mercado con la guardia baja”, explica Quincy Krosby, de LPL Financial. “El mercado esperaba al menos que se estabilizara, tal vez no a la baja, pero ciertamente no a la alza. Era la dirección equivocada y la preocupación, por supuesto, siempre se traduce en qué significa esto para la Fed”.

Los operadores están ahora divididos entre una subida de la Fed de 75 o 100 puntos básicos en la reunión que la institución mantendrá los días 20 y 21 de septiembre. La probabilidad de una subida de 100 puntos básicos ha subido al 33% desde el 0%, mientras que la posibilidad de una subida de tres cuartos de punto ha caído al 67%, desde el 91% del día anterior. Los economistas de Nomura también esperan que se produzca una subida porcentual completa.

Hoy los inversores han conocido poco antes de la apertura el índice de precios al productor (IPP), un indicador de los precios recibidos a nivel mayorista, que bajó un 0,1%. Excluyendo los alimentos, la energía y los servicios comerciales, el IPP subyacente aumentó un 0,2%. En términos interanuales, el IPP general aumentó un 8,7%, lo que supone un importante retroceso respecto al aumento del 9,8% de julio y la menor subida anual desde agosto de 2021. El IPP subyacente aumentó un 5,6% con respecto a hace un año, igualando la tasa más baja desde junio de 2021.

Hoy el mercado seguirá con atención la cotización de Alphabet. El tribunal de la Unión Europa ha confirmado la multa a Google por el caso Android, aunque ha rebajado el importe de la sanción tras admitir a trámite parcialmente el recurso que puso la tecnológica. La disputa en los tribunales se remonta a 2018, cuando Bruselas impuso la multa récord a Alphabet, la matriz, por 4.340 millones de euros. Tras un último capítulo en el procedimiento, la justicia europea mantiene la pena, aunque rebaja la cifra a los 4.125 millones de euros (218 millones menos). Sin embargo, mantiene que Google ha abusado de su posición dominante con el sistema operativo Android. La compañía todavía puede recurrir ante una instancia superior, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Entre los protagonistas de hoy se encuentra Starbucks, que ha elevado sus previsiones financieras a largo plazo tras esbozar una serie de cambios que llegarán a sus cafeterías como parte de su plan de reinvención.

La compañía con sede en Seattle proyecta un crecimiento de las ganancias por acción de entre el 15% y el 20% anual durante los próximos tres años, lo que supone un aumento de su anterior previsión a largo plazo dada a finales de 2020. Se espera que las ventas en las tiendas comparables en todo el mundo y en EEUU aumenten entre un 7% y un 9% anual.

Johnson&Johnson avive también una apertura alcista tras anunciar que el Consejo de Administración ha autorizado la recompra de hasta 5.000 millones de dólares de acciones ordinarias de la compañía. El programa de recompra no tiene límite de tiempo y puede suspenderse por períodos o interrumpirse en cualquier momento. La empresa tenía aproximadamente 2.629,2 millones de acciones ordinarias en circulación al 22 de julio de 2022. 

El gigante farmacéutico ha reafirmado además sus previsiones de crecimiento de las ventas operativas ajustadas y de beneficio por acción para todo el año 2022, que son del 6,5% al 7,5% y de 10,65 a 10,75 dólares por acción, respectivamente.

Nucor cae un 5% después de que el productor de acero haya publicado unas decepcionantes previsiones de beneficios para el tercer trimestre. La compañía espera que las ganancias por acción oscilen entre 6,30 y 6,40 dólares, muy por debajo de una previsión del mercado de 7,56 dólares.

Ligeros avances para Moderna después de que el consejero delegado de la farmacéutica, Stéphane Bancel, haya abierto la puerta a suministrar vacunas contra el Covid-19 a China.

En cuanto a las recomendaciones de los analistas, los expertos de Berenberg han rebajado su recomendación sobre Bristol-Myers Squibb de ‘comprar’ a ‘mantener’. El bróker considera que ya no tiene recorrido para seguir subiendo, ras haberse revalorizado un 14,8% en lo que va de año.

Mejores perspectivas ve Berenberg para Merck, al que eleva el consejo de ‘mantener’ a ‘comprar’ con una subida también en el precio objetivo que le otorga un potencial de revalorización de un 17%.

Mientras, en los mercados de materias primas los precios del petróleo se estabilizan tras haber estado cayendo a primera hora de la mañana, después de que un informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) haya alejado algunos temores sobre la demanda de oro negro pese a las perspectivas de recesión.

La AIE prevé un cambio a gran escala del gas al petróleo, que se estima en una media de 700.000 barriles diarios (bpd) entre octubre de 2022 y marzo de 2023, el doble que hace un año. La AIE dijo que los inventarios mundiales observados cayeron en 25,6 millones de barriles en julio.

Los Futuros del petróleo Brent de referencia en Europa suben un ligero 0,09%, a 93,25 dólares el barril. El West Texas Intermediate se paga a 87,35 dólares el barril, con una subida de un 0,05%.

En la renta fija, las rentabilidades de los bonos siguen subiendo mientras los inversores tratan de digerir las cifras de inflación de ayer. La rentabilidad del bono a dos años sube otro punto hasta el 3,773%, de nuevo a tiro de piedra de sus máximos de noviembre de 2007. En el bono a diez año, el rendimiento escala hasta el 3,439%, y el papel a 30 años paga un 3,517%.

Estrategias de Inversión