China es el país más poblado del mundo. Vender un producto allí supone un potencial de ventas debido a la cantidad de usuarios en el mercado. Tim Cook, CEO de Apple, ha hecho una visita reciente a Shanghai señalando el papel crítico que ocupa el país asiático para la firma. Citando también el descontento de los usuarios por los dispositivos y la tecnología estadounidense, según Ryan McMorrow y Thomas Hale en Financial Times.

En medio de crecientes tensiones geopolíticas, Cook se ha convertido en un visitante frecuente de China, un mercado clave y una enorme base de fabricación para los productos Apple. Su última ofensiva de relaciones públicas comenzó en Shanghai con una entrevista con los medios locales, en la que pronunció efusivos elogios y prometió invertir más en el país.

El periódico estatal Global Times, mejor conocido por su ataque nacionalista a Estados Unidos, informó sobre el aumento de la promesa de inversión y citó a Cook diciendo: «No hay cadena de suministro en el mundo que sea más crítica para nosotros que China».

Los medios estatales de Shanghai señalaron que Cook elogió el “alto nivel de modernización de las fábricas chinas, con capacidades de fabricación muy avanzadas y trabajadores bien capacitados”.

Cook también dijo a los medios chinos que Apple necesitaría la ayuda del país para que todos sus productos sean neutros en carbono para 2030 y que la compañía estaba invirtiendo fuertemente en inteligencia artificial generativa.

La visita de Cook se produce en medio de la caída de las ventas en China, que contribuyeron con 21.000 millones de dólares a los ingresos brutos de Apple en el cuarto trimestre, o el 17% de las ventas. La cifra representó una disminución interanual del 13%, y el grupo de investigación Counterpoint dijo que las ventas de iPhone en las primeras seis semanas de este año también disminuyeron un 24% respecto al año anterior.

La compañía estadounidense se ha visto afectada por una campaña vertical para reducir el uso del iPhone entre los empleados estatales chinos y el regreso del campeón nacional Huawei, que el año pasado superó las sanciones estadounidenses para lanzar un teléfono inteligente local capaz de alcanzar velocidades cercanas a 5G.

Este mes, una docena de delegados a la principal reunión política de China dijeron al Financial Times que estaban usando teléfonos de marcas nacionales, y varios alegaron que los iPhone podrían espiarlos.

Cook y Apple han querido cambiar la narrativa. La compañía con sede en Cupertino anunció la semana pasada que estaba modernizando su centro de investigación de Shanghai y abriendo un laboratorio en Shenzhen para trabajar en investigación y pruebas para sus líneas de productos iPhone, iPad y Vision Pro, mientras profundizaba la cooperación con proveedores chinos.

Apple dijo que los proyectos se basarían en los más de mil millones de yuanes (140 millones de dólares) que había invertido en laboratorios de investigación aplicada en China. La directora local, Isabel Ge Mahe, dijo que la empresa estaba «orgullosa de profundizar nuestras raíces en China y ampliar nuestras instalaciones de clase mundial aquí«.

Las actividades de Cook en Shanghai

Cook pasó el miércoles reuniéndose con los proveedores chinos de Apple, incluido el director del fabricante de automóviles eléctricos BYD y ejecutivos de Lens Technology y Changying Precision Technology.

Comenzó el día paseando por la zona costera de Shanghai con el actor chino Zheng Kai y comiendo sopa de albóndigas. «Siempre estoy muy feliz de estar de regreso en esta extraordinaria ciudad», escribió en una publicación en la red social china Weibo.

Se espera que abra la octava tienda minorista de Apple en Shanghai el jueves y asista al Foro de Desarrollo de China, que comienza durante el fin de semana.

A la hora del almuerzo del jueves en Shanghai, horas antes de la inauguración, cientos de personas ya estaban reunidas en el área alrededor de la nueva tienda acordonada.

Zheng Wei, de 61 años, estaba entre la multitud y dijo que compró su primer producto Apple hace aproximadamente una década. «No hubo grandes avances en la funcionalidad durante la última década, pero una vez que estás en este ecosistema es difícil salir».

“Las perspectivas de desarrollo de Apple en China no parecen buenas. La economía está mal y a menudo los medios los presentan como el enemigo”, añadió Wei.

Apple cerraba la sesión del miércoles al alza en los 178.67 dólares. Las medias móviles de 70 y 200 periodos se mantienen por encima del precio, RSI en los 52 puntos y las líneas del MACD debajo del nivel de cero.

La resistencia a mediano plazo se encuentra en los 196.37 dólares. Mientras, los indicadores de Ei se muestran mixtos.

Estrategias de Inversión