El fuego que mantenía a Tesla se está apagando, es que las predicciones de caída de las ventas hechas por los analistas de Wall Street ha llevado a los mismo que dejen de considerar a la firma de Elon Musk como una acción de crecimiento al rojo vivo según Esha Dey y Natalia Kniazhevich en Yahoo Finance.

“Este año no habrá crecimiento en los volúmenes de ventas del fabricante de vehículos eléctricos”, dijo Colin Langan de Wells Fargo. Y en 2025 será aún peor: los volúmenes caerán.

Las acciones de la compañía reaccionaron apropiadamente, cayendo un 4.5% para cerrar en un mínimo de 10 meses de 169.5 dólares el miércoles. La acción ha caído ahora un 32% este año, perdiéndose un repunte más amplio que ha hecho subir el índice S&P 500 un 8.3%.

La razón es clara: la capacidad de Tesla para crecer al ritmo vertiginoso que promete su costosa valoración ya no es una garantía. La compañía todavía cotiza a un múltiplo significativamente más alto que el de otras empresas de gran capitalización, pero el ritmo de expansión de sus ingresos y ganancias se ha desacelerado notablemente desde el año pasado.

«En este momento, el mercado está votando y diciéndonos que cree que Tesla no merece actualmente esa alta valoración«, dijo en una entrevista Adam Sarhan, fundador y director ejecutivo de 50 Park Investments. «Por ahora, los vendedores tienen el control y el mercado necesita un catalizador alcista para entusiasmarse».

Wall Street ha estado haciendo sonar la alarma sobre Tesla desde principios de marzo, después de que cifras decepcionantes de China, datos de países europeos y una interrupción de la producción en su fábrica cerca de Berlín apuntaran a que las entregas del primer trimestre no cumplieron con las expectativas promedio de los analistas.

La respuesta de Musk (bajar los precios para impulsar la demanda) también está perdiendo fuerza.

Langan fue el último en señalar que el crecimiento de la compañía en sus mercados principales se ha moderado, ya que el miércoles rebajó la calificación de las acciones al equivalente de una calificación de venta.

“El fabricante de vehículos eléctricos es ahora una empresa en crecimiento sin crecimiento”, escribió Langan en una nota a los clientes. Destacó que los volúmenes de ventas aumentaron solo un 3% en el segundo semestre de 2023 respecto al primer semestre, mientras que los precios cayeron un 5%. Tesla ha reducido los precios en China repetidamente desde finales de 2022, lo que provocó una guerra de precios internacional.

Los problemas para Tesla y los vehículos eléctricos en general comenzaron a surgir a mediados de octubre, cuando la compañía de Musk advirtió por primera vez sobre una desaceleración de la demanda. Pero el sentimiento empeoró aún más a principios de enero después de que Tesla dijera que su crecimiento será “notablemente menor” este año. Otros fabricantes de automóviles, proveedores de vehículos eléctricos e incluso empresas de alquiler de coches se sumaron a comentarios igualmente cautelosos.

Si bien la debilidad en la demanda de vehículos eléctricos significa problemas para todas las compañías automotrices, como compañía exclusivamente de vehículos eléctricos con una valoración increíblemente alta, las acciones de Tesla han recibido un serio golpe.

La pronunciada caída de Tesla este año ha borrado más de 245 mil millones de dólares del valor de mercado de la compañía y la ha sacado de la lista de las 10 compañías más grandes del S&P 500. También le ha costado a Musk su estatus de «hombre más rico del mundo»: ahora es quedó tercero, detrás de Bernard Arnault y Jeff Bezos.

A pesar de la caída, la acción todavía cotiza a alrededor de 55 veces sus ganancias futuras, en comparación con el promedio de alrededor de 31 del índice Bloomberg Magnificent 7 Price Return.

«Aunque es líder en tecnología de vehículos eléctricos y baterías, Tesla tiene una mala evaluación en comparación con sus pares Mag 7«, añadió Langan, señalando la discrepancia en la valoración.

El analista redujo su estimación de ganancias para 2024 para la compañía a 2 dólares por acción desde 2.40 dólares. Eso se compara con la expectativa promedio de los analistas de 3.03 dólares por acción para el año, según datos compilados por Bloomberg.

«Durante mucho tiempo, Tesla ha invertido mucho en una de las narrativas favoritas del mercado: la electrificación de la flota de automóviles mundial«, dijo David Wagner, gerente de cartera de Aptus Capital Advisors. «Ahora, la narrativa favorita del mercado es la inteligencia artificial y los aspectos ESG han pasado a un segundo plano, por lo que es posible que la prima de valoración histórica ya no esté justificada, especialmente porque el crecimiento futuro de los ingresos y los márgenes se han desacelerado«.

Tesla cerraba el miércoles a la baja en los 168.52 dólares. Las medias móviles de 70 y 200 periodos se mantienen por encima del precio, RSI apenas encima el nivel de sobre venta y las líneas del MACD debajo del nivel de cero.

El soporte a largo plazo se encuentra en los 152.37 dólares. Mientras, los indicadores de Ei se muestran en su mayoría bajistas.

Estrategias de Inversión