Superdirectivos del Ibex 35; ¿Quién ha generado más valor a sus accionistas?

Superdirectivos del Ibex 35; ¿Quién ha generado más valor a sus accionistas?

Recientemente conocíamos que Banco Sabadell , Laboratorios Rovi o Mapfre son algunas de las compañías del Ibex 35 que más han incrementado la remuneración de sus primeros ejecutivos desde 2020. Compañías que han visto cómo sus cifras año tras año se han ido incrementando y que han generado pingües beneficios para los accionistas. Pero ¿son todas las del Ibex 35 generadoras de valor para sus inversores? El estudio elaborado por Estrategias de inversión pone de manifiesto que casi la mitad de los “primeros espadas” de las compañías han destruido valor en bolsa de las mismas. Pero ¿quién está en el lado contrario?  

ACS, Ferrovial, Fluidra, Grifols y Rovi , grandes generadores de valor

 
ACS es la gran triunfadora con su presidente, Florentino Pérez, desde 1997 sobre el resto de compañías del Ibex, con su revalorización además del 832% en su cotización, más allá del aumento exponencial de su capitalización en ese periodo. 

La compañía cerraba 2023 con máximos históricos y de valor en el mercado, sólo comparables con sus segundos mejores niveles en pleno auge del mercado inmobiliario y el buen tono exigido por el sector de la construcción, en mayo de 2007, antes del estallido de la burbuja con menor diversificación de la empresa. Sus niveles cotización, los de menor cuantía, corresponden a los años previos a la consolidación del grupo bajo esa denominación, en 1997. 

ACS encabeza desde 2015 el ranking del liderazgo constructor entre los 100 primeros contratistas con negocio en el exterior, con 12 años de vigencia. En la clasificación global se coloca en el puesto duodécimo, ante su diversificación como compañía de servicios y como primera compañía española. El 91% de su negocio se desarrolla y obtiene fuera de España.  La remuneración actual de Florentino Pérez, al frente de ACS es de 6,6 millones de euros anuales, aunque su gran ‘remuneración’ viene de la mano del dividendo de sus acciones de la compañía, 18 millones de euros. Posee el 13,37% de la compañía.

 
A punto de cumplir 24 años al frente de Ferrovial, la historia de Rafael del Pino está íntimamente ligada al grupo familiar creado en 1952. El actual presidente, que ya ejercía como consejero delegado en 1992, recogió el testigo de su padre en la presidencia de Ferrovial en el año 2000. Hoy, además de liderar la estrategia de la compañía, Rafael del Pino es el principal accionista individual a través de su sociedad patrimonial neerlandesa Rijn Capital, con la que controla más del 20% del capital.

Más de dos décadas de éxitos, pero también de obstáculos y crisis -como la inmobiliaria de 2008, la de deuda de 2014 o la del Covid de 2020-, que Ferrovial ha logrado sortear gracias a una estrategia de diversificación e internalización que ha convertido al grupo en una de las enseñas líderes en infraestructuras a través de sus divisiones de autopistas, aeropuertos o construcción.

Y es que del Pino ha hecho crecer la facturación de Ferrovial de manera exponencial tanto en España como en el extranjero, donde hoy factura más del 80%. Ese ha sido, entre otros muchos, uno de los muchos motivos por los que en 2023 la empresa decidió inicia una nueva andadura y trasladar su sede social a Países Bajos, donde la constructora debutó en el Euronext neerlandés el pasado 16 de junio, con la vista puesta en el mercado de valores estadounidense. Con todo, la acción sigue y seguirá, al menos por el momento, cotizando en nuestro país y formando parte del Ibex 35, índice al que se unió en 1999 y en el que permanece desde entonces. De hecho, a día de hoy, Ferrovial es la séptima compañía que más capitaliza en el selectivo español. En máximos históricos, las acciones del grupo constructor y de servicios de la familia del Pino han subido ni más ni menos que un 1.079% en los últimos 23 años (pasando de 2,80 euros a cierre de 2000 a 33,02 euros en 2023).

Eloi Planes, consejero delegado de Fluidra desde 2006, asumió la presidencia ejecutiva en 2016 en una compañía que, por decisión de su padre y cofundador del negocio, Joan Planes, ya cotizaba en bolsa desde 2007. Hoy, las familias fundadoras mantienen una participación en torno al 30%, dejando así gran parte de la actual estructura accionarial a inversores con vocación de largo plazo.
Desde 2016 las acciones de Fluidra se han revalorizado un 514%, en unos años en los que la compañía que ha tenido que lidiar con una pandemia, la guerra de Ucrania, los shocks de suministros y la espiral de precios. Todo ello gracias una excelente gestión y un alarde de constancia que tuvo su punto álgido en la fusión con la norteamericana Zodiac. Fue en julio de 2018 cuando Fluidra cerró la operación con Zodiac, un negocio que sumaba un valor de 35 millones de euros en sinergias de costes de explotación, y que tenía que estar materializado 100%, en 2020. Los pronósticos se cumplieron. Además, su unión “conveniencia” con la norteamericana les permitió ganar el tamaño suficiente poder llegar a inversores de una magnitud que antes no se podían permitir y una liquidez suficiente para entrar al Ibex 35 en 2021. 

Hoy, con casi 55 años de historia, Fluidra es referente a nivel mundial del sector de la piscina y el wellness, y tiene presencia en 47 países, que cubren el 90% del parque mundial de piscinas.

El máximo responsable de Grifols , Thomas Glanzmann, ostenta el cargo presidente ejecutivo y consejero delegado desde 2023, pero lleva además 18 años en el máximo órgano de gobernanza de la farmacéutica catalana. El empresario suizo es el responsable de las decisiones empresariales y de las estrategias a corto y largo plazo de la compañía, junto con el equipo directivo de Grifols. De esta forma, 2023 ha supuesto un antes y un después: es la primera vez en la que nadie de la familia fundadora, que controla alrededor del 30% del capital de la farmacéutica, no ostenta el puesto de presidente o de CEO.

La historia de Grifols ha ido sido en vertical-ascendente. A día de hoy, la tercera mayor empresa del mundo en el sector de hemoderivados y la primera de Europa, además de ser líder mundial en suministros a hospitales. Cotiza en la bolsa española desde mayo de 2006 y en el Ibex 35 lo hace desde enero de 2008; además está presente en el índice tecnológico Nasdaq desde junio de 2011. Y no le había ido nada más… al menos hasta el año pasado. Desde mayo de 2006 hasta cierre de 2023 los títulos de Grifols han crecido un 574,6%, pasando de 2,29 a 15,45 euros.

El arranque de 2024, sin embargo, ha supuesto para Grifols la mayor crisis bursátil de su historia, tras las denuncias de ocultación de deuda hechas por la firma bajista Gotham City Research. Bajo el mando de Glanzmann, la compañía ya consiguió remontar en bolsa en la segunda mitad de 2023, una escalada que acabó con el anuncio de la venta del 20% de Shanghai Raas a Haier, con la que Grifols superó los 15 euros. Sin embargo, el informe de Gotham ha desplomado en el Ibex a la compañía, que enero llegó a cotizar en 8,3 euros, un 46,3% menos que a cierre del año pasado.

Laboratorios Rovi , que acaba de hacer dos años cotizando en el Ibex 35, resume en su gráfico la historia de éxito de la compañía. Juan López Belmonte entró en la empresa familiar en 1994, fue nombrado director general de la compañía en 2001 y, en 2007, fue designado Consejero Delegado coincidiendo con la salida a bolsa de la compañía, que fue la más rentable de aquel año. 

La compañía salió a cotizar en 9,45 euros con una valoración de 472,50 millones de euros, unas cifras que se antojan lejanas sabiendo que cerró 2023 con una valoración de 3.349 millones de euros y un precio por encima de los 62 euros. Y es que la historia de Rovi es una historia de crecimiento, especialmente atenuado a raíz de la pandemia del Covid -19 y su acuerdo con Moderna para la distribución de la vacuna contra el virus. Pero además, su crecimiento se apuntala en varios catalizadores: el lanzamiento de Okedi en Europa – que se espera que genere un crecimiento exponencial de la ventas; su biosimilar Enoxaparnia además del aumento de las capacidades productivas en su negocio de fabricación a terceros. 

Lo cierto es que las cifras que publica la compañía trimestre tras trimestre muestran que sigue creando valor para sus accionistas. Considerando la generación de caja y la situación de mercado, el 26 de julio de 2023, puso en marcha un programa de recompra de acciones de la Sociedad, con la finalidad de amortizar acciones propias de ROVI y, al mismo tiempo, generar valor adicional a sus accionistas.

Estrategias de Inversión