Solaria lidera las caídas del Ibex 35 en abril y cotiza en mínimos de febrero de 2022

Los 13,41 euros de febrero de 2022 y los 13,26 euros de septiembre de 2020 representan soportes de corto plazo a tener en cuenta, mientras que a medio plazo podría seguir corrigiendo hasta los 12,075 euros por acción. “Perfora mínimos anuales, tiene una incuestionable estructura bajista de medio plazo y ha activado señales de venta tanto en el oscilador MACD semanal como diario”, comenta José Antonio González, analista de Estrategias de Inversión.

En abril, las acciones de la compañía especializada en el desarrollo y generación de energía solar fotovoltaica lideraron los descensos del Ibex 35 con una caída del -6,8% frente a la leve alza del selectivo del 0,09%. En lo que va de año, los títulos de Solaria caen un 15,48% y sólo se sitúan por delante de los de Bankinter que cede un 17,85%. En 2022, sus acciones apenas se revalorizaron un 0,5%, aunque se libraron de las caídas generalizadas del Ibex 35 que cerró con un descenso del 5,5%.

El consenso de los analistas de Reuters es optimista con las acciones de Solaria, ya que sitúa el precio objetivo medio en los 19,79 euros por acción. Esto le otorga un potencial de subidas en el Ibex 35 del 36,6%. La recomendación media es de mantener, ya que ocho firmas de análisis aconsejan comprar sus acciones, seis mantener sus títulos y cuatro deshacerse de ellos.

A nivel de ratios, sus títulos cotizan a 16,37 veces beneficios (ratio PER) y la previsión es que el año que viene se reduzca hasta las 14,82 veces. Asimismo, su valor contable se sitúa en las 3,93 veces. Solaria es una de las seis cotizadas del selectivo español que no repartirá dividendos entre sus accionistas este año, junto a Acciona Energía, Cellnex, Grifols A, IAG (Iberia) y Meliá Hotels.

Solaria obtuvo un beneficio neto de 24,95 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que representa un incremento del 22% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. 

La facturación de la renovable que lidera Enrique Díaz-Tejeiro alcanzó los 37,86 millones de euros en el periodo de enero a marzo, con un crecimiento del 16% frente a los tres primeros meses de 2022. Por su parte, el resultado bruto de explotación (Ebitda) se situó en los 40,05 millones de euros a cierre de marzo, cifra un 21% superior a la registrada hace un año.

Solaria indicó que este incremento en las magnitudes de su cuenta de resultados del primer trimestre se debió, principalmente, al cumplimiento de su plan de negocio, lo cual supone una mayor producción de energía debido a las nuevas plantas conectadas durante el ejercicio 2022 y 2023.

La empresa realizó unas inversiones de 375 millones en los últimos 12 meses, de los cuales, 115 millones se han invertido en los primeros tres meses del año, lo que supone un 76% más que el mismo periodo del año anterior. La aceleración de las inversiones refleja una mejora en la ejecución de los proyectos.

En el primer trimestre de este año la producción de energía ha aumentado más del 50% llegando a alcanzar 332,7 gigavatios hora (GWh), gracias a la puesta en marcha de nuevas plantas. El plan estratégico de Solaria tiene como objetivo alcanzar 3.083 MW en operación y construcción para el verano de 2024, lo que supone duplicar su capacidad en tan solo 18 meses.

Estrategias de Inversión