Sin novedades en la política monetaria europea. En su reunión de este 11 de abril el BCE ha decidido mantener sin cambios los tres tipos de interés oficiales. Se trata de la quinta reunión consecutivaen la que el Consejo de Gobierno del BCE opta por no tocar las tasas de referencia en la Eurozona.

En una nota de prensa, el organismo europeo ha confirmado que «la inflación ha seguido cayendo, impulsada por una menor inflación de los precios de los alimentos y bienes», y que «la mayoría de los indicadores de inflación subyacente están disminuyendo, el crecimiento de los salarios se está moderando gradualmente y las empresas están absorbiendo parte del aumento de los costos laborales en sus ganancias», pero que «las presiones sobre los precios internos son fuertes y mantienen elevada la inflación de los precios de los servicios«.

Con un BCE decidido a garantizar que la inflación regrese al 2%, el banco europeo «considera que los tipos de interés oficiales se encuentran en niveles que contribuyen sustancialmente al proceso de desinflación en curso» y así seguirán, «suficientemente restrictivos durante el tiempo que sea necesario». No obstante, «si la evaluación actualizada del Consejo de Gobierno sobre las perspectivas de inflación, la dinámica de la inflación subyacente y la solidez de la transmisión de la política monetaria aumentaran aún más su confianza en que la inflación está convergiendo hacia el objetivo de manera sostenida, sería apropiado reducir el nivel actual de restricción de la política monetaria. En cualquier caso, el Consejo de Gobierno seguirá aplicando un enfoque dependiente de los datos y reunión por reunión para determinar el nivel apropiado y la duración de la restricción, y no se compromete previamente a una trayectoria tarifaria particular», añaden.

Así, el tipo de interés de las operaciones principales de financiación y los tipos de interés de la facilidad marginal de crédito y de la facilidad de depósito se mantendrán sin cambios en el 4,50%, 4,75% y 4,00%, respectivamente.

Sin compromiso de Lagarde para junio

En su rueda de prensa, la presidenta Christine Lagarde ha señalado que «la economía sigue débil», pero la inflación se ha moderado y el mercado laboral está enfriándose . En cuanto a la inflación está bajando, y cayó desde el 2,7 al 2,4% de marzo», sin embargo los precios siguen altos, sobre todos los de servicios. 

En este sentido, Lagarde ha explicado que espera que «la inflación fluctúe en torno a los niveles actuales en los próximos meses, para luego continuar con la caída de su crecimiento, hacia niveles más cercanos a nuestro objetivo del 2% el próximo año».

La política restrictiva «está contribuyendo a la calidad de la inflación». Por ello, sólo si las perspectivas de inflación, la dinámica de la inflación subyacente y la solidez de la transmisión de la política monetaria aumentaran aún más la confianza en que la inflación está convergiendo hacia el objetivo de manera sostenida, sería apropiado reducir el nivel actual de restricción de la política monetaria. 

En esta ocasión, «unos pocos miembros» del BCE han mostrado la confianza suficiente en la senda de desinflación como para haber recortado tipos, ha dicho Lagarde, pero la «gran mayoría» aún no tiene esa confianza y prefiere esperar a los datos entrantes hasta junio. Con todo, ha recalcado Lagarde cuando le han preguntado ante el posible recorte de tipos en junio «no nos vamos a comprometer a ninguna senda de bajada de tipos». «Iremos reunión a reunión».

Respecto a la influencia que ha tenido el dato de IPC de EEUU conocido ayer en la decisión de hoy, Lagarde ha explicado que «dependemos de nuestros datos, no de la Fed. Todo lo que ocurra nos importa, pero EEUU es un mercado muy grande». En cuanto a si uno de los puntos en no bajar tipos es por el debilitamiento del euro frente a otras divisas, Lagarde ha señalado que «no voy a especular con lo que otros bancos centrales van a hacer. Y no tenemos el asunto del cambio de divisa como nuestro principal objetivo, hay otros retos».

Programa de compra de activos (APP) y programa de compra de emergencia pandémica (PEPP)

La cartera de APP está disminuyendo a un ritmo mesurado y predecible, ya que el Eurosistema ya no reinvierte los pagos de principal de los títulos que vencen.

El Consejo de Gobierno tiene la intención de seguir reinvirtiendo íntegramente los pagos de principal de los valores adquiridos en el marco del PEPP que venzan durante el primer semestre de 2024. Durante el segundo semestre del año, tiene la intención de reducir la cartera del PEPP en 7 500 millones de euros al mes. de media. El Consejo de Gobierno tiene intención de interrumpir las reinversiones en el marco del PEPP a finales de 2024.

El Consejo de Gobierno seguirá aplicando flexibilidad a la hora de reinvertir los reembolsos vencidos en la cartera de PEPP, con vistas a contrarrestar los riesgos para el mecanismo de transmisión de la política monetaria relacionados con la pandemia.

Estrategias de Inversión