Silicon Valley Bank, dos meses después: estos son los bancos que están en peligro de quiebra

La entidad con sede en Santa Clara era el decimosexto mayor prestamista del país. El motivo de su caída es ya de sobra conocido: una gran exposición a bonos del Tesoro a largo plazo y una liquidez reducida para hacer frente a las necesidades de efectivo de sus clientes todo ello en medio de la subida de tipos de interés que generó una venta a pérdidas de su cartera de deuda.

La caída en desgracia de Silicon Valley Bank abrió la espita del colapso de otros bancos con un perfil de riesgo similar como Signature Bank, muy ligado a las criptodivisas, y con unos activos de 110.400 millones de dólares (100.706,88 millones de euros).

Y como no hay dos, sin tres… El 24 de abril el decimocuarto banco en activos de EEUU, First Republic Bank, reconoció una fuga de capitales por valor de 102.000 millones de fondos de los clientes, el 58% de sus depósitos y sufrió caídas en bolsa superiores al 50%. El 1 de mayo, JP Morgan compró la entidad con sede en San Francisco tras ser intervenida por los reguladores de EEUU a cambio de 10.600 millones cuando haya saneado su balance.

First Republic Bank contaba a fecha de 13 de abril con unos 229.100 millones de dólares en activos y 103.900 millones en depósitos, según la FDIC. Representa la segunda mayor quiebra de un banco en la historia de Estados Unidos, sólo por detrás del Washington Mutual, que fue adquirido también por JP Morgan en 2008.

Pese al rescate, las turbulencias en el sector financiero estadounidense continúan y no se descartan otras quiebras por la masiva fuga de depósitos de sus clientes. PacWest Bancorp sufrió desplomes en bolsa al comienzo de mes del 27,8% y en lo que va de año se deja en Wall Street un 75% de su valor bursátil. Capitaliza tan sólo 687,8 millones de dólares y cuenta con unos activos por valor de 44.000 millones de dólares. Según la agencia de noticias Bloomberg, la entidad sopesa “una serie de opciones estratégicas” para su futuro.

En el ojo del huracán también se encuentran Western Alliance, con sede en Phoenix (Arizona), que capitaliza 2.923,75 millones de dólares, la entidad de Salt Lake City ( Utah) Zions Bancorporation con un valor en Wall Street de 3.567 millones de dólares o el neoyorquino Metropolitan Commercial Bank, que apenas vale en el parqué 249,56 millones. First Horizon también ha sufrido días de importantes retrocesos en bolsa después de que el canadiense TD Bank haya anunciado que no puede continuar con el proceso de adquisición anunciado en febrero, que implicaba un desembolso de 13.000 millones.

Cuatro gigantes y miles pequeños

“Pueden caer muchos otros bancos si la crisis continúa. No creo que el sistema financiero de Estados Unidos, que uno de los países están más fuertes del mundo, esté colapsando solo se tiene que tener mucho cuidado porque no hay respaldo: se fabrica dinero sin respaldo se dan préstamos sin respaldo y obviamente los prestamistas no tienen el dinero suficiente para poder retornar ese préstamo”, comenta la economista Angiolina Galluccio.

Las quiebras de este año ya son más grandes de las que se vivieron en 2008 en el sector financiero estadounidense. Ese año se produjeron hasta 25 bancarrotas con un valor de activos de 350.000 millones de dólares, en 2009 149, en 2010 157 y en 2011 92. La Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC, por sus siglas en inglés) contabiliza 4.135 bancos activos en EEUU, aunque según la Reserva Federal sólo 2.124 entidades bancarias disponían a cierre del año pasado activos superiores a 300 millones.

Sin embargo, entre las cuatro enseñas con mayor músculo financiero del país, JP Morgan Chase, Bank of America, Citigroup y Wells Fargo, controlan el 42% de los activos de EEUU. Se calcula que el patrimonio del sistema bancario estadounidense alcanza los 22 billones de dólares. Los expertos creen que aún hay margen para que haya una mayor concentración bancaria en la primera economía del mundo. 

Estrategias de Inversión