El grupo alemán de ingeniería Siemens ha anunciado que durante los seis primeros meses de su año fiscal, ha obtenido un beneficio neto atribuido de 4.421 millones de euros, reflejando un descenso del 10,7% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

En el segundo trimestre fiscal, Siemens registró un beneficio neto atribuido de 2.033 millones de euros, lo que representa una reducción del 41,5% respecto al año precedente. La compañía ha destacado que factores favorables en el trimestre previo influyeron en estas cifras.

Durante el primer semestre del ejercicio, Siemens alcanzó una cifra de negocio de 35.574 millones de euros, manteniendo niveles similares a los del año anterior. Sin embargo, los pedidos recibidos disminuyeron un 8%, situándose en 42.749 millones de euros. En el segundo trimestre, la cifra de negocio retrocedió un 1% interanual y los pedidos cayeron un 13,5%.

El negocio digital de Siemens redujo un 9% sus ingresos, mientras que infraestructuras inteligentes facturó un 5% más y el área de movilidad aumentó un 8% sus ingresos. La unidad de tecnología médica ingresó un 2% más. En cuanto a las áreas geográficas, Europa, África y Oriente Próximo registraron un aumento del 1% en ingresos, América un 5% y Asia y Australia un descenso del 8%.

Siemens ha confirmado sus expectativas para el ejercicio, proyectando un crecimiento de ingresos en un rango del 4% al 8%. Aunque anticipa una reducción en los ingresos de industrias digitales para el año fiscal 2024, confía en un aumento en la segunda mitad del ejercicio. Las proyecciones también apuntan a un crecimiento en infraestructuras inteligentes y movilidad, con ajustes en los márgenes de beneficio previstos.

Estrategias de Inversión