Riesgo de inflación que resurge y de inflación persistente

Tras una serie de lecturas de inflación al alza para empezar el año, a los inversores les preocupa que vuelvan las presiones sobre los precios. Los futuros de la gasolina están al alza, y es probable que lleguen a las gasolineras en las próximas seis semanas. El índice NFIB de empresas que planean subir los precios se mantiene obstinadamente alto. El crecimiento se está moderando un poco, algunas medidas de empleo se están enfriando y, sin embargo, la inflación también está subiendo. Se está construyendo un número récord de apartamentos, lo que, a medida que avance el año, debería ayudar a uno de los componentes más pegajosos del IPC, la vivienda. El otro componente pegajoso, el coste de la mano de obra, ha bajado pero sigue siendo persistente gracias tanto al crecimiento salarial como al bajo desempleo. El desempleo lleva más de dos años por debajo del 4%, algo que no se veía desde finales de los años sesenta. Si la rigidez del mercado laboral es estructural, alcanzar el objetivo del 2% de la Reserva Federal puede exigir un crecimiento por debajo de la tendencia. A menos que la Fed quiera relajar un poco ese objetivo.

Giro de la Fed

El día de Año Nuevo, el mercado quería seis recortes, luego cinco, después cuatro y ahora tres. La Fed nos mantiene a todos en vilo. ¿Y ahora qué? Como señala Strategas, llevamos 238 días de «espera» de la Fed. Es la segunda pausa más larga de la historia. Históricamente, al mercado le gustan las pausas largas: una subida media del 13% para una pausa de 100 días o más frente a una pérdida neta cuando la pausa es inferior a 100 días. Wolfe ve una creciente expectativa de que la Fed condone una economía estadounidense caliente este año. El mercado ha respondido apilándose en activos de riesgo, enviando el impulso como factor de selección de valores al percentil 94 e impulsando las acciones SPAC (¡!) a un nuevo máximo. Resulta alentador que el liderazgo del mercado pueda estar alejándose de los Siete Magníficos y dirigiéndose hacia valores cíclicos como los industriales y los financieros. Sólo el 60% de los valores tecnológicos están por encima de su media dinámica de 50 días, el nivel más bajo de este año. Desde el pico de inflación de 2022, se han retirado 11.000 millones de dólares de los ETF energéticos, un lavado de cara que lleva a Strategas a preguntarse si el repunte del petróleo supone una oportunidad. Fundstrat señala que el mercado no muestra signos de exceso en este momento. Se trata de un rally impulsado por los beneficios. Los Siete Magníficos (o Cinco) han registrado ganancias debido a los fuertes resultados. Gran parte del resto del mercado ha registrado aumentos de los márgenes de beneficios últimamente y no se ha notado. Si se ve recompensado por ello, el mercado puede seguir avanzando.

La impecable desinflación y la verdad de la inflación

La Fed cree que podemos tener un crecimiento estable y una inflación del 2%, debido principalmente al crecimiento de la población activa (inmigración) y a las mejoras en la cadena de suministro, y quizá el banco central tenga razón. La inmigración parece que contribuirá en un 0,3% al crecimiento del PIB este año, y los productos chinos de bajo coste están ayudando a mantener la inflación bajo control. Los fletes de los contenedores han bajado, y eso también ayuda. ¿Desinflación impecable? El IPC ha subido un 20% desde que comenzó la pandemia hace cuatro años. Los bienes y los servicios han aumentado lo mismo, pero la subida de los precios de los bienes fue más rápida y terminó antes. Los salarios también han crecido un 21,2%, así que los consumidores deberían estar bien. Pero el reciente índice de confianza en la economía de Gallup revela que el 63% de los adultos estadounidenses afirma que la inflación ha causado dificultades económicas a su familia. Los índices de alimentos y energía del IPC han subido un 25% y un 33% respectivamente, y las primas de seguros de vivienda, automóvil y asistencia sanitaria han aumentado aún más. Incluso unos costes estables tras 40 años de inflación máxima ponen de mal humor. En su conferencia de prensa, el presidente Powell sostuvo que un par de malas lecturas de la inflación no eran motivo de alarma. Y los participantes en el FOMC creen que el ritmo de reducción del balance de la Fed puede ralentizarse. La Fed oscila ahora entre dos y tres recortes este año. Y todos dependemos de los datos.  

DATOS POSITIVOS  

Crédito al clima. La construcción de viviendas se disparó en febrero un 10,7%, desafiando las expectativas, aunque los niveles absolutos siguieron siendo bajos. Los permisos de construcción, menos sensibles a las condiciones meteorológicas, subieron un 1,9%, por debajo del consenso. Las ventas de viviendas existentes se dispararon un 9,5%, mientras que la oferta de viviendas en venta aumentó un 5,9% interanual. De hecho, la confianza de los constructores mejoró en marzo hasta alcanzar el nivel más alto desde julio, mientras que las perspectivas a seis meses aumentaron hasta el nivel más alto desde junio.

Un paso en la buena dirección Los indicadores económicos adelantados subieron un +0,1% en febrero, rompiendo una larga racha de lecturas débiles. El aumento de la semana laboral en el sector manufacturero y la subida de las cotizaciones bursátiles contrarrestaron el ISM, la curva de rendimientos y las expectativas de los consumidores.  

Ralentización, pero crecimiento … El PMI compuesto de EE UU de S&P Global siguió reflejando crecimiento en marzo, aunque un poco más lento que en febrero. Mientras que el sector manufacturero subió con respecto al mes anterior, el de servicios cayó. Ambos se mantuvieron por encima de 50, lo que indica expansión, aunque estos niveles son suaves para una expansión económica. La encuesta manufacturera de la Fed de Filadelfia bajó un poco en marzo, pero siguió siendo positiva, superando las expectativas.   

DATOS NEGATIVOS

… mejora, pero sigue en contracción El índice PMI compuesto de la zona euro de marzo mejoró un 0,7% intermensual, hasta un 49,9%, aún en contracción, frente al 49,7% previsto. Los PMI de Alemania y Francia fueron más débiles que los de los países de la periferia, que se beneficiaron del turismo y de los estímulos. Alemania, motor económico, sigue siendo el eslabón más débil de la eurozona. 

En China, la situación es peor La venta de viviendas lleva tres años contrayéndose, con una caída interanual del 30% en metros cuadrados residenciales vendidos. La población ha disminuido en 2,9 millones de habitantes en los dos últimos años. El año pasado solo hubo nueve millones de nacimientos, la cifra más baja de los registros que se remontan a 1950, y la población en edad de trabajar lleva cayendo desde 2017.

Todo el mundo está preocupado por el sector inmobiliario comercial De hecho, unos 544.000 millones de dólares en deuda CRE vencen en 2024; aproximadamente la mitad está en los libros de los bancos. Las pérdidas de CRE actualmente se sitúan en sólo el 0,31%, pero esa cifra está aumentando. Dada la inminente bajada de tipos, las reestructuraciones (a menudo durante un año más o menos) podrían ayudar a que la situación mejore.

OTRAS CUESTIONES

Si no hay recorte en junio, ¿es política la Fed? En los 13 años de elecciones presidenciales desde 1974, la Fed ha cambiado los tipos con más frecuencia que no lo ha hecho (ocho veces frente a cinco). Aun así, si desea minimizar la controversia, puede que quiera evitar empezar en julio (entre las convenciones políticas) o septiembre (cuando la campaña está en pleno apogeo). De ser así, y suponiendo que la economía no fuerce a la Fed, junio, noviembre y diciembre son los meses más propicios para recortar.

Hacer que la política vuelva a ser aburrida El Presidente Biden consiguió un empujón con su discurso del Estado de la Unión, pero su índice de aprobación sigue por debajo del 40%. Strategas cree que necesitará superar el 45% para ganar. Trump está ahora por delante en todos los estados indecisos, tanto en un cara a cara como en una carrera de cinco personas.

¡¿Qué?! Los viticultores del mundo se enfrentan a un problema de exceso de capacidad y han empezado a arrancar sus viñedos. Al menos desde 1995, el consumo ha ido a la zaga de la oferta, pero últimamente el desequilibrio se ha agudizado, sobre todo en lo que respecta al vino tinto. Las causas son los aranceles chinos, la tendencia hacia vinos blancos y rosados más ligeros y una Generación Z abstemia.

Estrategias de Inversión