En el gráfico semanal de los Futuros del petróleo Brent la tendencia de momento sigue siendo creciente y eso quiere decir que los inversores están comprando y vendiendo cada vez a precios más altos, lo que deriva en que el precio del Brent lo más probable es que siga recuperando posiciones mientras no veamos un precio perforando soportes.

Tenemos esa estructura de máximos mínimos crecientes, las medias móviles de medio y largo plazo se han cortado al alza (ambas con pendiente positiva) y tenemos argumentos para seguir considerando que la estructura del crudo Brent va ganando tracción al alza, lo cual eso no son buenas noticias para los niveles de inflación y para nosotros que somos evidentemente consumidores del producto.

En este sentido, recientemente estamos logrando consolidar el Brent por encima de la anterior zona de resistencia o techos que proyectamos en torno a los 84,36 o 83,46, zona o área que tras su superación podrían actuar ahora mismo como zona de soporte. Es decir, tenemos un movimiento activo y no sería para nada raro plantear un movimiento reactivo. Mientras no veamos una perforación de esos 83,46 y no veamos una perforación de la directriz creciente que parte desde los mínimos de diciembre del año 2023, que sería la banda inferior creciente de este canal alcista secundario o de medio plazo, seguiríamos considerando que el escenario más por ahora sigue siendo los avances en el Brent cuyo próximo objetivo sería superar los recientes máximos anuales los 87,71 y cuya superación permitiría plantear como siguiente objetivo el objetivo mínimo de ascenso teórico de los 89,10.

Por tanto, seguimos considerando que lo más probable es que el Brent siga subiendo. 

Estrategias de Inversión