– A la espera de que demócratas y republicanos acuerden nuevos estímulos económicos, ¿en qué situación se encuentran los principales índices de Wall Street casi justo un mes antes de las elecciones de EEUU?

En un impase. El más representativo de todos ellos es el S&P 500. Lo que podemos apreciar es que la corrección desde los máximos históricos en 3.590 lo ha sido en zigzag y ha ido a buscar el 0,618% de Fibonacci pero solo del último impulso que había nacido a finales de junio. El nivel clave que tenemos que vigilar como soporte, es  la zona de 3.200. Por debajo, entraríamos en un contexto de búsqueda ya de niveles de corrección proporcional pero a toda la onda que nació en marzo. El índice sería susceptible de acumular caídas bastante superiores en ese contexto. Mientras tanto, lo que ha sucedido, como parecía previsible, una corrección más. Desde ahí, está reaccionando y lo está haciendo con contundencia hasta el punto de que si se va por encima de lo que es el máximo nivel de corrección proporcional a esta caída que hemos tenido, por lo tanto por encima del 3.445 cabe pensar que el escenario vuelve a ser alcista, incluso como para pensar que el mercado pueda buscar y superar sus máximos históricos anteriores. Mi lógica me dice que los índices deberían estar sensiblemente por debajo, pero no es así. DE todas maneras, mucho me temo que hasta la celebración de las elecciones en EEUU vamos a estar viviendo un escenario de subidas y bajadas sin ningún criterio, moviéndonos en un rango que no nos va a aportar nada en cuanto lo que es una definición tendencial. Creo que lo que estamos viendo, salvando los niveles, es básicamente común a todos los índices americanos.

– En Europa, pendientes de las negociaciones del brexit y la segunda ola de coronavirus, ¿dónde ve valor?

Lo que se dice valor, prácticamente en nada. Las correcciones no han sido tan copiosas en esta última ocasión como lo han sido en los mercados americanos pero tampoco lo están siendo las recuperaciones.

En el gráfico del Dax, se parecía un escenario lateral, prácticamente desde mediados de junio, con un rango relativamente amplio, normal como corresponde a una volatilidad que, pese a que el S&P 500 está a un 5% o 6% de sus máximos históricos, el Vix está en niveles de 31 o 32. Eso es exageradamente alto y por lo tanto, una divergencia bajista de las históricas. Sin embargo, ahí seguimos teniendo a los índices. Por lo tanto, no está sucediendo absolutamente nada en los mercados europeos más allá de que un día tenemos la sensación de que esto se hunde y al siguiente tenemos la sensación de que nos vamos a máximos casi históricos en el caso del Dax. Hay que estar vigilantes de los niveles, que por encima de los cuales las cosas cambiarían. En el caos del Dax, por debajo de 12.000 podríamos empezar a pensar en un escenario más correctivo que el que hemos tenido hasta ahora. Por encima de 13.400 estaríamos hablando de exactamente lo contrario, búsqueda de niveles de máximos históricos.

En el Ibex 35 hay que estar pendiente de los 6.640, que es el soporte que en precios de cierre ha aguantado en este último envite bajista. Pero es que además es el 0,618% de Fibonacci de todo lo que se inició en marzo, lo que da una idea del deterioro del mercado español, con una secuencia perfecta de máximos relativos decrecientes. Así no se sube. Resistencias tiene todas por la forma que ha tenido de caer, lo ideal sería que volviera como mínimo a los 7.100, la zona de neutralidad de este medio plazo. Pero sobre todo, muy vigilantes de los 6.640 en precios de cierre, porque su pérdida sí que empezaría a resultar muy peligrosa.

– Con el Ibex 35 acumulando una caída del 30% en el año, ¿ve más descensos en el selectivo?

Si pierde estos niveles de 6.640 en precios de cierre creo que el siguiente soporte horizontal lo tiene en 6.430, creo que no serviría para detener el deterioro del precio. Si estas caídas fueran acompañadas de pérdidas de soportes importantes, la que hemos mencionado en el S&P 500 por debajo de 3.200, creo que si ese fuera el caso, probablemente los mínimos de marzo en 5.800 aguantarían. Pero también cabe la posibilidad que hayamos buscado un nivel de corrección tan importante como que el lado natural sea el de recuperar, lo que pasa es que la economía española está tan tocada que quizá debamos olvidarnos de ella durante una buena temporada y tratar de estar en Europa o EEUU si es que creemos que hay que estar en el lado alcista. Creo que perfectamente se puede dar el contexto de estar fuera con “la escopeta cargada” pero a ambos lados del mercado. Si lo que se producen son pérdidas de soporte incluso tratar de aprovecharnos desde el lado corto, desde el lado bajista.

Las mejores acciones Europeas y de EEUU en nuestras carteras

El próximo 7 de Octubre, el departamento de análisis de Estrategias de Inversión analiza en este webinario gratuito para suscriptores las mejores acciones Europeas y de EEUU y que tenemos en cartera. ¡No te lo pierdas!

– Durante las últimas semanas mucho se ha hablado del sector bancario español. Por técnico, ¿sería interesante una entrada en algunos de estos valores?

El sector bancario español está algo más deteriorado que el conjunto. El gráfico del índice sectorial bancario europeo está mal. Ha perdido el 0,618% de Fibonacci de lo que fue toda la recuperación. Por lo tanto, cabe pensar en que su objetivo sea los mínimos de marzo, abril y mayo. Estos niveles en el sectorial ya los ha sobrepasado a la baja y hace tiempo BBVA y Santander. Con lo cual, el escenario es muy peligroso. Pese a que, efectivamente, cabe pensar que esto no puede seguir cayendo, la historia nos demuestra que sí.

En el gráfico de BBVA vemos que ha perdido cualquier nivel de soporte, los mínimos de 2009 lo fueron en la zona de 2,30. Es que es el único nivel ya que tenemos en el camino. Pero es que los 2,30 ya los hemos visto e incluso, hace una semana, hemos tenido precios en el entorno de 2,12. Un escenario muy bajista. El primer nivel por encima del cual cabe pensar en algo de neutralidad es solo por encima de 2,65. Mientras tanto, muy  bajista. Sucede lo mismo con el Banco Santander.

Otro de los grandes valores españoles que también está muy cuestionado es Telefónica. Ya por debajo de los 3 euros, ¿qué podemos esperar de la telecom del Ibex 35?

Además, en las últimas jornadas, se nos introduce un elemento nuevo y es el tema de rumores de una opa de Deutsche Telekom. A mí eso hasta hace si quiera seis meses me parecía impensable que alguien pudiera opar a Telefónica. Resulta que estamos en ese contexto. Desde luego, el escenario de corto, medio y largo plazo, absolutamente todos, son bajistas. El problema es que ha perdido todos los niveles de soportes relevantes. Ahora mismo solo presenta como nivel importante de soporte la zona de 2,85, que ya la ha visitado, y los mínimos de 2002, la zona de 2,55/2,60. Parece ese el objetivo que pretende conseguir. El nivel por encima del cual las cosas empezarían a verse de otra manera en el medo plazo, solo con precios por encima de 3,45. Mientras tanto, sigue siendo bajista al menos de medio plazo. En el corto plazo, cabe pensar que por encima de 3,15 puede empezar a tener algo de respiro. Pese a este mínimo suelo que está tratando de hacer en las últimas jornadas, su escenario sigue siendo bajista y muy peligroso.

En un contexto en el que se están produciendo nuevas restricciones en el país para reducir los contagios por coronavirus, ¿le gusta algún valor de la bolsa española?

Siemens Gamesa tiene buen aspecto. El movimiento del jueves fue formidable. Todo lo que sea permanecer por encima de su máximo anterior, por encima de 23,40, fabuloso. De hecho, todo abunda en un escenario de búsqueda de sus máximos históricos, que los tiene en la zona de 27,60/27,70. Ese debiera ser su objetivo natural. No debe perder los 23,40. Este se vuelve a convertir en una de las mejores opciones de entrada. El que vaya a hacer un pullback hacia la resistencia, ahora soporte, significaría más o menos estar observando un stop loss de los que habitualmente nos deberíamos poder permitir un 3%/5%. Me parece el mejor.

Cabe pensar en otro título como es Mapfre, que simplemente por los niveles de soportazo a los que ha llegado, los mínimos de marzo, se pueda convertir en una buena opción. Por lo tanto, acercamientos a los mínimos en el en torno de 1,25 o, sobre todo, superación de los máximos de las últimas jornadas, por encima de 1,38 se convierte en una buena opción Mapfre para entrar desde el lado largo.

Quizá esas son las únicas que veo relativamente atractivas.