Según ha adelantado Samsung Electronics, la compañía espera registrar un beneficio operativo de 2,8 billones de wones en el cuarto trimestre de 2023. Esta cifra supondría un retroceso del 35% en comparación con el resultado obtenido en el mismo periodo de 2022.

Además, Samsung proyecta que sus ventas para el último trimestre de 2023 alcancen alrededor de 67 billones de wones, lo que representaría una bajada del 4,9% en relación a los ingresos generados en el mismo periodo de 2022.

A pesar de este retroceso en las cifras, el beneficio operativo estimado por Samsung para el cuarto trimestre de 2023 representa una mejora de más del 15% en comparación con el del tercer trimestre del mismo año.

En cuanto a las ventas, la previsión de Samsung implicaría un descenso secuencial del 0,6% con respecto al trimestre anterior, en el que la compañía facturó 67,4 billones de wones.

En el ámbito bursátil, las acciones de Samsung experimentaron un descenso del 2,35% en la sesión del martes en la Bolsa de Seúl.

Estrategias de Inversión