Reunión de la Fed: la clave será si el final de la subida de tipos está cerca

El final puede estar más cerca de lo esperado. Es la gran declaración que todos esperan escuchar, desde los mercados financieros, en Estados Unidos en este momento. Bueno, tal vez no todos, pero casi todos, la verdad es que sí. No sabemos si en su rueda de prensa, el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell hará una declaración parecida que guste y mucho en Wall Street, pero el sentir general empieza a marcar esa tónica en las expectativas de los inversores.

De momento, en lo inmediato, para la reunión de dos días del Comité del Mercado Abierto de la Reserva Federal de Estados Unidos el común de los expertos del mercado se decanta claramente porque la subida de tipos de hoy cierre un círculo de más de un año subiendo tipos y quede en los 25 puntos básicos, de forma que las tasas se muevan en una horquilla de entre el 5 y el 5,25%, desde que la Fed comenzara con los avances en marzo de 2022.

Y es una expectativa, que como vemos en el discurrir de la herramienta de CME Group, ha variado notablemente, desde el más del 40% que optaba por esa posibilidad el pasado 31 de marzo, hasta el más del 89% del 21 de abril y solo un 75,8% en la semana del 25 de abril.

Ahora mismo, como comprobamos en la gráfica, el consenso no puede ser mayor con una aplastante mayoría, el 96,2% de los consultados que abogan por esa subida de un cuarto de punto, frente a menos del 4% que se decanta por mantener los tipos en su nivel actual.

Herramienta de CMO Group sobre la subida de tipos de la FedHerramienta de CMO Group sobre la subida de tipos de la Fed

Y aunque Powell no lo ha dicho, el presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic, al que entrevistaba a mediados de abril en exclusiva Reuters sí lo ha hecho: apostaba por esa subida de un cuarto de punto en mayo “para permitir que la Reserva Federal finalice su ciclo de ajuste con cierta confianza en que la inflación volverá de manera constante al objetivo del banco central de EE. UU. del 2%”.

Por supuesto, la mirada sigue puesta en los datos por parte del mercado, pero la Reserva Federal también visualiza la complicada situación del sector financiera, que lejos de corregirse, desde que comenzaran las quiebras y turbulencias el pasado 10 de marzo, solo va marcando nuevas etapas, ahora con el First Republic como gran protagonista. Y esto sigue pesando en el ideario de los gobernadores y miembros de la Fed.

En cuanto a la inflación, la general sigue recortando por el efecto escalón tras más de un año de guerra en Europa, que implosionó las cifras. A mediados de abril se refrendaba el dato general, que bajaba en marzo por noveno mes consecutivo, incluso con caída mensual de los precios de los alimentos, por primera vez desde 2020. Así quedaba en el 5% un punto menos que en febrero.

Fed Evolución de la Inflación en el último mes en EEUUFed Evolución de la Inflación en el último mes en EEUU

Pero hay más presiones inflacionistas en el ambiente, como las que llegaban la pasada semana del indicador de IPC que más gusta a la Fed. Hablamos del índice de precios de gastos de consumo personal que subió un 0,3% en datos subyacentes, tal y como esperaba el mercado, aunque el PCE básico, el dato general, se incrementaba ligeramente hasta el 4,6%. Todavía cifras por encima de la media que marca la Reserva Federal, lejos de un 2%, que, de momento, no se alcanzará.

La inflación sigue siendo el gran temor de la economía mundial, como muestra la última encuesta de Reuters, incluso aunque la mayoría de los economistas consideren que el final del ciclo de subidas de tipos actuales de la Fed está a punto de acabar. Desde BofA afirman que la gran pregunta sigue siendo cuánta debilidad económica se va a necesitar para controlar la inflación. Ese umbral de dolor en la primera economía del mundo, pero también en el resto, que podría traducirse en una leve recesión a final de año.

Si quiere conocer los valores más alcistas de la bolsa, regístrese gratuitamente en Estrategias de Inversión

Estrategias de Inversión