Tras un verano de negociaciones con la familia dueña de PLT Energía para la adquisición de una participación mayoritaria en el holding que desarrolla, construye y explota diferentes tecnologías de generación renovable (eólica, biomasa y fotovoltaica), Repsol y el fondo francés Ardian no continuarán con la operación. 

Con todo, «Repsol mantiene el interés en Italia», señalan desde Renta 4 que consideran que la retirada tendrá un «impacto positivo», ya que la puja de 1.000 mln euros es una valoración excesiva que destruiría valor si se hubiese llegado a comprar. El pasado mes de junio, Repsol vendió el 25% de su negocio de generación renovables al consorcio formado por EIP y Credit Agricole Assurance por 905 mln eur. En ese momento la capacidad instalada de Repsol de energías renovables ascendía a 1.600 Mw, supuso vender 400 Mw por 905 mln. Teniendo en cuenta la venta del 25% y el precio al que oscilaba la posible compra de PLT Energía, Repsol destruiría valor si llegase a formalizarse», puntualizan los analistas.

Tras esto, Renta 4 reitera su recomendación de sobreponder Repsol, a la que le da un precio objetivo de 18,9 euros por acción, lo que supone un potencial de más del 55%.

Este martes, las acciones de Repsol luchan por su segunda sesión consecutiva al alza, y en estos momentos cotizan con subidas del 0,79% en los 12,18 euros. 

PLT Energía se dedica al desarrollo, construcción y explotación de plantas eólicas, fotovoltaicas y de biomasa, así como a la venta de electricidad y gas. La compañía cuenta con 44 parques eólicos, 37 centrales fotovoltaicas, una planta de biomasa con una capacidad total de cerca de 300 MW. La compañía además está desarrollando 14 MW de eólica en España. Repsol, no obstante, tiene el foco puesto en Italia como uno de los mercados objetivos para crecer en renovables antes del año 2025 tal y como anunció en su Low Carbon Day.

Estrategias de Inversión