Repsol ha informado sobre la convocatoria de su junta general de accionistas para el 10 de mayo, donde propondrá la distribución de un dividendo de 0,45 euros brutos por acción con cargo a reservas libres. Este dividendo, a abonar en enero de 2025, representa un incremento del 12,5% respecto al dividendo anterior.

Además de este dividendo, Repsol propondrá el pago de un dividendo complementario de 0,5 euros brutos por título a abonar el 8 de julio, elevando la remuneración total del año con cargo a los resultados del ejercicio pasado a 0,9 euros por acción. En febrero, la compañía actualizó su plan para el periodo 2024-2027, comprometiéndose a aumentar un 3% anualmente la cantidad total de dividendos a repartir.

Repsol también llevará a votación consultiva de sus accionistas la estrategia de transición energética de la compañía, destacando su compromiso con la reducción de emisiones netas. Asimismo, se someterán a votación consultiva las cuentas del ejercicio 2023 y el informe anual sobre remuneraciones de los consejeros correspondiente al año pasado.

Con estas decisiones estratégicas, Repsol busca alinear sus acciones con sus objetivos financieros y medioambientales, manteniendo una comunicación transparente con sus inversores y accionistas.

Estrategias de Inversión