El cambio climático y la biodiversidad están interconectados. La biodiversidad se ve directa o indirectamente afectada por el cambio climático, con las correspondientes consecuencias negativas para el bienestar humano. Pero también contribuye de forma importante a la mitigación del cambio climático y a la adaptación al mismo, gracias a los beneficios que aporta a los ecosistemas. Por tanto, conservar y gestionar de forma sostenible la biodiversidad es fundamental para hacer frente al cambio climático.

Se calcula que el valor de la biodiversidad asciende a 44 billones de dólares, lo que equivale aproximadamente a dos veces el PIB de Estados Unidos. Por tanto, dañar nuestro capital natural representa una pérdida material. Por ejemplo, el Instituto Paulson afirma que la extinción de los polinizadores, como las abejas, causaría pérdidas agrícolas anuales de 217.000 millones de dólares., lo que tendría consecuencias sociales desastrosas en términos de hambre en el mundo. Si se mantiene la trayectoria actual, el deterioro de la naturaleza y la biodiversidad socavará significativamente el progreso en 35 de las 44 metas de los ODS relacionadas con la pobreza, el hambre, la salud, las ciudades del agua, el clima, los océanos y la tierra.

A diferencia de la COP27 celebrada en Egipto el mes pasado, a la COP 15 han asistido muy pocos jefes de Estado. Ha sido decepcionante porque se suponía que este evento iba a ser «la conferencia más importante sobre biodiversidad en la última década», según la ONU, comparable a la COP 21 sobre el cambio climático de 2015 en París. Aun así, el Foro Mundial sobre la Biodiversidad de Kunming-Montreal sienta las bases para un nuevo capítulo en el que la naturaleza vuelva a ser una pieza clave del sistema económico. Los negociadores acordaron proteger el 30% de la tierra y el mar del mundo, recaudar al menos 200.000 millones de dólares anuales hasta el 2023 para financiar la conservación de la naturaleza y poner fin a las subvenciones -unos 500.000 millones de dólares anuales- a actividades perjudiciales como la tala de árboles.

Para ponerlo en perspectiva, este compromiso anual de 200.000 millones de dólares duplica los 100.000 millones prometidos para mitigar el cambio climático y adaptarse a él, pero no llega a los 700.000 millones necesarios para invertir la pérdida de biodiversidad, según el Instituto Paulson. Otro elemento fundamental desde el punto de vista social ha sido el reconocimiento de los derechos y el liderazgo de los indígenas en el ámbito de la conservación. Lo mismo ocurre con el compromiso de aumentar el flujo de capital de los países desarrollados a los países en desarrollo, con un objetivo de 20.000 millones de dólares al año, que aumentará a 30.000 millones de dólares anuales en 2030.

Sin embargo, los activistas lamentan la falta de compromiso para reducir el uso de pesticidas y otros productos químicos peligrosos y la ausencia de objetivos cuantificables para las especies en peligro de extinción.

Como inversores, acogemos con satisfacción la financiación adicional del Grupo de Trabajo sobre Divulgación de Información Financiera Relacionada con la Naturaleza (TNFD) para mejorar la medición y divulgación de los riesgos relacionados con la naturaleza. Esperamos seguir avanzando en la medición y el seguimiento de la huella de biodiversidad de un país, una empresa o un fondo a su debido tiempo.

Además, se espera que la fase de aplicación posterior a esta COP 15 fije los detalles en materia de incentivos para recompensar la protección y la conservación y penalizar a los que incumplan, con mecanismos como los que se han utilizado hasta ahora para que el clima ponga precio a los efectos externos positivos/negativos. Una regulación y unos incentivos claros podrían llevar a las empresas a cambiar sus estrategias y a permitir el crecimiento de los beneficios de aquellas que dispongan de una cobertura.

Ya lo hemos visto antes con las subvenciones a las energías limpias, que han cambiado la percepción de los inversores sobre estas cuestiones. Si la historia se repite, las soluciones centradas en la biodiversidad podrían ser un lugar atractivo para invertir con una visión a largo plazo. Esperamos una perspectiva positiva para las empresas que ofrecen soluciones para la reducción de los residuos plásticos y la evaluación del riesgo relacionado con la naturaleza, por citar algunas.

Estrategias de Inversión