¿Quiénes se beneficiarían del cierre de acuerdo de Elon Musk con Twitter?

Tras idas y vueltas, sin olvidar el inicio de un juicio previsto para final mes, Elon Musk decidió concretar el acuerdo de compra de Twitter por el valor original de 44 mil millones de dólares. Grandes inversores como Carl Icahn, Pentwater y Hindenburg Research se beneficiarían si se completa la transacción. Ya que ellos y muchos otros apostaban que Musk adquiriera finalmente a la red social, según Ortenca Aliaj, Antoine Gara, Sujeet Indap y Arash Massoudi en Financial Tiimes.

Los expertos en acuerdos de Wall Street estudiaron el contrato legal de la transacción y los vínculos previos para evaluar si Musk podría retirarse.

El consenso abrumador fue que Twitter estaba en terreno firme. Prácticamente nadie creía que las preocupaciones expresadas por Musk sobre el exceso de cuentas falsas o un denunciante que alegaba problemas regulatorios podrían ser motivos suficientes para que el multimillonario incumpliera el acuerdo.

La única sorpresa fue que Musk cedió aparentemente sin obtener ninguna concesión.

“En los últimos meses, el inversionista activista multimillonario Carl Icahn construyó una posición de más de 500 millones de dólares en Twitter”, dijo una persona familiarizada con la situación, luego de que el precio de sus acciones cayera por debajo de 40 dólares por la creciente incertidumbre de los inversores y los temores de una batalla legal prolongada.

“El fondo de cobertura con sede en Florida, Pentwater Capital Management, creó una posición en Twitter de alrededor de 22 millones de acciones, pero la cubrió con opciones de venta”, dijo una persona familiarizada con el asunto.

“Icahn y Pentwater pueden ganar cientos de millones de dólares si Musk cumple su palabra y cierra la adquisición”, dijeron personas familiarizadas con los intercambios. Otros grandes fondos de cobertura como DE Shaw también pueden ganar grandes ganancias inesperadas.

Musk y Twitter están en negociaciones sobre cómo atar los cabos sueltos y formalizar un cierre, y el director ejecutivo de Tesla afirma que quiere detener formalmente el litigio a cambio de tomar las medidas necesarias para que los accionistas de Twitter obtengan su dinero.

Icahn dijo que nunca dudó de que el acuerdo llegara a esta conclusión. “Es algo simplista. Obviamente, se podía ver que quiere esta plataforma y, en mi opinión, muy bien podría permitírselo”, señaló Icahn al Financial Times el miércoles. “Para ser un inversionista exitoso, debes ver el bosque desde los árboles. Miras lo obvio, lo que a menudo se pasa por alto”.

Cada vez que se anuncia una gran fusión, los llamados fondos de arbitraje de fusiones realizan apuestas que buscan beneficiarse del acuerdo que finalmente se cierra. Por lo general, existe un diferencial entre el precio de adquisición y el precio al que se negocian las acciones, lo que refleja tanto el riesgo de que una operación fracase como el costo de la operación hasta que se complete.

En los días posteriores a que el multimillonario accedió a comprar Twitter, el rendimiento disponible creció a medida que los inversores descontaban la posibilidad de que Musk en realidad no comprara la empresa.

Cuando Musk dijo que se retiraría de la adquisición y el precio de las acciones de Twitter se desplomó, el arbitraje se convirtió en una operación perdedora.

Algunos grandes fondos de cobertura perdieron dinero durante meses antes de aumentar sus apuestas durante el verano porque creían que los abogados de Twitter habían negociado un acuerdo férreo que Musk se vería obligado a cerrar.

“Cualquiera que use el término arbitraje para cualquier acuerdo que involucre a Elon Musk está haciendo un mal uso del término”, dijo Nathan Anderson, fundador de la firma de ventas en corto Hindenburg Research. «Connota un esfuerzo de bajo riesgo, pero Musk vive en un mundo tipo Alicia en el país de las maravillas».

Hindenburg ha realizado dos apuestas ganadoras en Twitter, inicialmente acortando las acciones en mayo cuando se hizo evidente para ellos que Musk intentaría alejarse del acuerdo después de que las acciones de Tesla, su compañía de automóviles eléctricos, y la plataforma de redes sociales comenzaran a caer. Habiendo cerrado esa apuesta, la firma reveló Twitter como su primera posición larga pública bajo la premisa de que había pocas esperanzas de que el multimillonario pudiera salirse de la transacción.

La firma con sede en Nueva York vendió todas sus participaciones en Twitter el martes, obteniendo enormes ganancias que Anderson se mostró reacio a cuantificar, pero dijo que estaba «feliz de bajarse de la montaña rusa».

Otros se quedan, más seguros que nunca de que Musk cumplirá su palabra y pagará los 54.20 dólares por acción.

Twitter cerraba el miércoles en los 51.29 dólares, a poco más de 3 dólares del precio de compra, y la ubicación de las medias móviles, la de 70 periodos por encima de la de 200 periodos, nos daría una señal alcista. Mientras, los indicadores de Ei se muestran prácticamente alcistas.

Estrategias de Inversión