Un poco de historia

Los ETF de gestión activa se lanzaron por primera vez en Estados Unidos en 2008 ofreciendo ventajas que antes no estaban al alcance de los inversores. Pero su popularidad se mantuvo limitada hasta 2019 debido a los requisitos de divulgación de la cartera que favorecen a los fondos de inversión como el vehículo preferido para la gestión activa.

Durante más de 10 años tras el lanzamiento de los primeros ETFs de gestión activa, el crecimiento de los activos se mantuvo moderado, debido principalmente a los requisitos reglamentarios de que las tenencias de la cartera se divulguen diariamente, a diferencia de los fondos de inversión gestionados activamente, a los que la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) solo permite divulgas las tenencias mensual o trimestralmente.

Sin embargo, un anuncio de la SEC en noviembre de 2019 que concedía a puñado de empresas, permitiéndoles ofrecer ETF gestionados activamente que no están obligados a revelar las participaciones diarias. Es posible que en otros lugares se haga referencia a estos fondos como ETF semitransparentes. Los inversores pueden mantener la transparencia con acceso a las participaciones públicas más recientes y, en algunos casos, a las exposiciones actuales del fondo y a los factores de riesgo y rentabilidad a través de las carteras proxy diarias.

El cambio de normativa ha hecho que los ETF de renta variable gestionados activamente estén cada vez más presentes en el mercado, y ahora más más ETF activos (1.019, en junio de 2023) que nunca.

El ETF activo de mayor éxito lanzado durante este periodo en función de los activos gestionados a finales de 2019 fue el PIMCO Enhanced Short Maturity Active Exchange-Traded Fund (símbolo de cotización: MINT), lanzado en noviembre de 2009.

Cinco de los diez mayores ETF activos a finales de 2019 pertenecían a la categoría de bonos ultracortos, con otros tres también en el espacio de bonos. Ninguno de los diez principales invierte en una clase de activos de renta variable nacional o internacional básica.

Los ETFs activos han acaparado casi un tercio de los 49.000 millones de dólares que han inundado los ETF este año, a medida que los selectores de valores adquieren un nuevo brillo en una época de endurecimiento de la política de la Reserva Federal. Se trata de una cuota récord de flujos, aunque sigue siendo sólo el 6% de un mercado de 7 billones de dólares en activos, con empresas como JPMorgan y Dimensional disputándose la cabeza de la clasificación de ETFs activos.

Ahora si, ¿Qué son los ETFs de gestión activa?

Los ETFs (tanto activos como pasivos) son una herramienta adicional a disposición de los inversores para la creación de un fondo bien diversificado. Mientras que los ETFs de gestión pasiva su objetivo es seguir de cerca o replicar el comportamiento de un índice de referencia (como podría ser el IBEX 35 o el S&P 500, tan difícil de batir), los ETFs de gestión activa pretenden superar dicho comportamiento.

Son fondos cotizados que invierten en valores como acciones y bonos elegidos por el gestor del fondo en lugar de seguir pasivamente un índice o una estrategia basada en reglas.  A menudo, los ETF de gestión activa se denominan simplemente ETF activos.

Al igual que ocurre con los fondos de inversión gestionados activamente, el rendimiento de un ETF activo depende de la selección de inversiones del gestor, cuyo objetivo es superar un índice de referencia del mercado. El menor coste de los ETF activos aumenta la probabilidad de alcanzar este objetivo al reducir los rendimientos de inversión exigidos por el gestor del fondo.

Los ETF de gestión activa son una cartera de inversiones elegidas subjetivamente por un gestor de fondos, en lugar de las elegidas a través de un índice basado en reglas que define un ETF de gestión pasiva. Esencialmente, los ETF activos combinan las ventajas potenciales de una estructura de ETF con las de una gestión activa. La idea es obtener mejores resultados que un índice de referencia mediante una gestión activa flexible.

Esta innovadora estructura de ETF tiene el potencial de permitir a los inversores capturar más de la rentabilidad superior que los gestores activos tratan de proporcionar, mitigando algunos riesgos de front-running y de negociación.

¿Cuál es la aportación a las carteras?

1. Potencialmente mayores rentabilidades

2. Coste potencialmente inferior frente a fondos comparables

3. Flexibilidad: al igual que los ETF indexados, los ETF gestionados activamente permiten a los inversores negociar a lo largo del día, incluidas las ventas en corto y la compra con margen

4. Mayor liquidez para los ETF en relación con los fondos que no negocian a lo largo del día.

Las estrategias activas de ETF son muy adecuadas para construir el núcleo estratégico de las carteras. Al mismo tiempo, una estrategia activa puede utilizarse para añadir alfa, o para asignar tácticamente en diferentes momentos del ciclo del mercado.

Por ejemplo, los ETF activos de renta fija pueden utilizar la selección de sectores y valores para mantener una duración y una exposición crediticia muy similares a lo largo del tiempo, lo que los hace ideales para los inversores que buscan cambiar rápida y eficazmente su posicionamiento en la curva de rendimientos o su sensibilidad a los diferenciales de crédito. Otros ejemplos incluyen la adición de alfa a una cartera simple, o el uso de un ETF de crecimiento para reducir el sesgo de valor de una cartera a un coste relativamente bajo.

Los fondos cotizados activos (ETF) están permitiendo a los inversores construir carteras con un nivel de sofisticación y diversificación que no habrían podido imaginar ni siquiera hace cinco o diez años. A medida que crece la demanda de estrategias activas, es importante que los inversores comprendan perfectamente cómo funcionan en comparación con los fondos pasivos, y cómo pueden emplearse en las carteras.

Algunas cuestiones a considerar cuando se invierte en ETFs activos

Al igual que ocurre con los ETF pasivos, los inversores en ETF activos deben

  • evaluar las capacidades del proveedor del ETF
  • la estructura del ETF y
  • el coste de la inversión
  • dado que los ETF activos plantean cuestiones adicionales sobre liquidez y precios, los inversores también tendrán que examinar detenidamente el motor de inversión del ETF y las capacidades de negociación del proveedor del ETF

TE INTERESA

Si quiere aprender a invertir y gestionar su patrimonio, Estrategias de Inversión ha desarrollado un curso on.line para que aprenda a invertir a corto, medio y largo plazo con nuestro curso on.line para aprender a invertir en bolsa y fondos de inversión con dedicación de 15  minutos al día aprendera tanto Análisis Fundamental, Análisis Técnico , Macroeconómico u operativa con fondos de inversión y ETFs para aplicarlo a sus inversores

Cualquier inversor puede formarse con uno de nuestros cursos más globales para invertir. Más información AQUÍ 

Estrategias de Inversión