VISIÓN GENERAL

Con el fin de 2023 cada vez más cerca, los mercados financieros se hallan en un importante punto de inflexión. Los bancos centrales de los principales mercados desarrollados han pausado sus subidas de tipos, y reina una incertidumbre considerable en torno a lo que ocurrirá en adelante. 

Tras el descenso significativo de la inflación en los últimos doce meses, cada vez más inversores piensan que el ciclo de subidas de tipos de interés ha llegado a su fin, pese al hecho de que la inflación todavía supera el nivel objetivo de los bancos centrales. De hecho, los mercados pronostican actualmente que el precio del dinero podría recortarse el año que viene, aunque las autoridades han indicado que los tipos podrían permanecer en estos niveles elevados durante un tiempo. Esta divergencia entre las expectativas de los inversores y el aparente compromiso de los bancos centrales con el endurecimiento monetario es una de las principales fuentes de incertidumbre en los mercados hoy en día. 

En el momento de redactarse este informe, el mercado parece opinar que las autoridades, sobre todo en Estados Unidos, lograrán un «aterrizaje suave» de la economía, reduciendo la inflación sin provocar una recesión en toda regla. Esta perspectiva refleja el hecho de que, pese a haberse implementado uno de los ciclos de subidas de tipos más rápidos y agresivos de la historia, la economía global ha mostrado solidez hasta la fecha. No obstante, existen señales de que la demanda y la actividad económica se están debilitando. Esto promete ser uno de los mayores debates de 2024: ¿mantendrán los bancos centrales tipos de interés «más altos por más tiempo» si el crecimiento se ralentiza de manera significativa o el paro aumenta?

En el informe Jim Leaviss, CIO de renta fija pública, sugiere que el escenario más probable de cara al año que viene no es un aterrizaje suave, sino un bajón económico seguido de recortes del precio del dinero. En su opinión, el actual entorno ofrece oportunidades en deuda soberana y duración (riesgo de tipos de interés).

Pese a una volatilidad bursátil elevada, y desafiando la opinión popular de comienzos de 2023, todo apunta a que la mayoría de los mercados de renta variable cerrarán el año firmemente en territorio positivo, con el sentimiento impulsado por la perspectiva de que los tipos de interés han tocado techo. 

De cara a 2024, las acciones del Reino Unido y de la Europa continental presentan valoraciones más atractivas que las de Estados Unidos en su conjunto, tras las fuertes subidas de los índices en 2023. Dicho esto, Fabiana Fedeli, CIO de renta variable, multi-activos y sostenibilidad, destaca que las rentabilidades superiores de la bolsa estadounidense han estado muy concentradas, con lo que este mercado podría aún ofrecer oportunidades excelentes a los inversores activos dispuestos a investigar más a fondo. Además, tras unos meses de convergencia de las rentabilidades, estamos comenzando a volver a ver una mayor dispersión en las acciones globales, incluso en los mismos sectores, lo cual proporciona apoyo a los enfoques de inversión activa de cara a 2024.

Significativamente, un bajón económico potencial podría generar presión sobre los mercados de renta variable el año que viene, con lo que la selectividad seguirá siendo un aspecto esencial. Fabiana sugiere que los inversores pueden seguir encontrando oportunidades de inversión atractivas si se concentran en empresas capaces de beneficiarse de motores estructurales a largo plazo en lugar de aquellas con una exposición más cíclica. 

Dave Fishwick, director de inversión macro, sostiene que en caso de que se produzca un cambio estructural hacia un entorno de tipos más altos, la inversión activa podría desempeñar un papel cada vez más importante en el futuro. Desde el punto de vista de Dave, las gestoras activas podrían beneficiarse de la dispersión elevada en renta variable y en renta fija. En un entorno cada vez más competitivo y una coyuntura económica potencialmente más complicada, el análisis en profundidad volverá nuevamente a un primer plano en el marco de los esfuerzos de los inversores para tratar de distinguir entre los ganadores y perdedores del futuro. 

PRINCIPALES TEMAS PARA 2024

¿Tipos más altos por más tiempo?

Los grandes bancos centrales han implementado fuertes subidas de los tipos de interés en los últimos dos años, con objeto de frenar una inflación desbocada. En la recta final de 2023, la inflación ha disminuido y cada vez más inversores creen que el ciclo de subidas podría haber llegado a su fin. La cuestión principal es cuánto tiempo mantendrán las autoridades monetarias el precio del dinero en niveles elevados. Incluso si implementan recortes de tipos en 2024, tal como anticipa actualmente el mercado, es poco probable que estos vuelvan a los niveles excepcionalmente bajos de los últimos años. Consideramos el impacto potencial de este giro hacia un nuevo régimen y una política monetaria más restrictiva.   

Tendencias estructurales, no cíclicas 

En un entorno de incertidumbre macroeconómica elevada a corto plazo, creemos que vale la pena adoptar una perspectiva a largo plazo y concentrarse en temas de inversión orientados al futuro. En los mercados de activos tanto cotizados como privados, creemos que las tendencias estructurales a largo plazo pueden ofrecer oportunidades atractivas a los inversores pacientes. Creemos que temas como la innovación, incluyendo la IA, la infraestructura, y la sostenibilidad y la descarbonización deberían perdurar, con independencia de la complejidad del panorama actual. 

¿Una nueva era para la gestión activa?

La gestión activa se ha enfrentado a numerosos retos en los últimos años, desde el auge de las estrategias pasivas hasta la correlación positiva en las rentabilidades de las distintas clases de activos. En nuestra opinión, la pandemia y el fin del entorno de tipos de interés bajos podría crear condiciones más favorables para las gestoras activas. La mayor dispersión de las valoraciones y la importancia de identificar «ganadores» en un entorno más complicado podrían beneficiar a los inversores selectivos y disciplinados.

PRINCIPALES CONCLUSIONES

RENTA FIJA

Jim Leaviss, CIO de renta fija pública 

  • Creemos que 2024 podría ofrecer oportunidades para los inversores en deuda soberana y duración, ya que los tipos de interés podrían haber tocado techo y las valoraciones parecen atractivas. 
  • En nuestra opinión, el escenario más probable de cara al año que viene no es un aterrizaje suave de la economía, sino un bajón económico seguido de recortes del precio del dinero. 
  • Entre los problemas potenciales de cara a 2024 figuran la posibilidad de que no se logre vencer a la inflación, una oleada de oferta de deuda soberana y dificultades para empresas y gobiernos debido a los mayores tipos de interés.

Richard Woolnough, gestor del fondo M&G (Lux) Optimal Income 

  • El fin del ciclo de subidas de tipos y las mayores TIR de la deuda esbozan un entorno favorable para los activos con duración, afirma Richard Woolnough. Tras más de diez años manteniendo una postura corta en duración y larga en crédito, hemos cambiado de postura, poniendo de relieve nuestro enfoque activo y flexible de inversión en renta fija. Enfocamos 2024 con una estrategia de duración larga y por lo general neutra en deuda corporativa. 

Claudia Calich, gestora del fondo M&G (Lux) Emerging Markets Bond

  • Pese a cierta incertidumbre, creemos que el panorama general todavía es capaz de propiciar un buen comportamiento de los mercados emergentes hasta bien entrado 2024. Las economías han mostrado una solidez sorprendente, siendo en su mayoría capaces de adaptarse a la tendencia inflacionaria y al entorno de mayores tipos por más tiempo. Además, con un cambio de rumbo de la Reserva Federal mucho más probable que nuevas subidas de tipos en 2024, creemos tener motivos para el optimismo en torno al universo emergente. Esto será especialmente así si el dólar deja de apreciarse en caso de que la Fed haya llegado al fin de su ciclo de subidas del precio del dinero y la aversión al riesgo permanezca apagada. 

James Tomlins, gestor del fondo M&G (Lux) Global Floating Rate High Yield

  • Los fundamentales corporativos en el segmento high yield han permanecido relativamente sólidos hasta la fecha, gracias sobre todo a la fortaleza del consumo y a refinanciaciones anticipadas que han permitido a estos emisores alargar su perfil de vencimientos a tipos de interés atractivos. No obstante, a medida que las economías desarrolladas se ralentizan y el impacto de mayores tipos comienza a erosionar los balances de situación, cabe esperar un aumento de las tasas de impago. Nuestro escenario básico sigue siendo un ciclo de impagos moderado (con una tasa de impago global en torno al 3%) que no debería ser muy dañino para el sector corporativo. No obstante, si las tasas de impago aumentan de manera más agresiva, los FRN HY pueden jugar un papel importante a efectos de protección del capital, gracias a su prelación elevada (deuda senior garantizada) en la estructura de capital del emisor. 

Eva Sun-Wai, gestora adjunta del fondo M&G (Lux) Global Macro Bond, comenta sobre las oportunidades en renta fija japonesa

  • En nuestra opinión, el mejor escenario para Japón es que otros bancos centrales sean los primeros en mover ficha. Por ejemplo, si la Reserva Federal estadounidense recortara tipos, estrecharía los diferenciales entre el dólar y el yen, con lo que el BdJ se vería menos presionado para elevar el precio del dinero. El yen ha acusado considerablemente estos diferenciales de tipos, y en términos de tipo de cambio real efectivo, no había sido tan barato como ahora en lo que va de siglo. 
  • Debido a su estatus de «divisa refugio», el yen podría beneficiarse de cualquier bajón económico global en los próximos meses. Por ello, creemos que el potencial de un punto de inflexión en la divisa justifica prestar una gran atención a los desarrollos en Japón en 2024. 

MERCADOS PRIVADOS – DEUDA PRIVADA

Aramide Ogunlana, director de inversión de crédito privado 

  • Un enfoque de inversión prudente y riguroso es crucial para sacar partido a las oportunidades potenciales que ofrece el mercado creciente del crédito no cotizado.
  • Desde los 875.000 millones de dólares en 2020, se prevé que el patrimonio gestionado en el segmento alcanzará los 2,3 billones de aquí a fin de 2027, creciendo a mayor ritmo que el conjunto de los alternativos, según pronósticos de Preqin .
  • El principal motor de esta tendencia es la retirada de los bancos del mercado de préstamos comerciales. 
  • De cara a 2024, unos tipos de interés más elevados por más tiempo o un deterioro del entorno económico complicarán sin duda las cosas, y seguramente conducirán a un aumento de los incumplimientos entre las empresas más débiles. 
  • En nuestra opinión, esto pone de relieve la importancia de un enfoque prudente y riguroso de préstamo y selección de créditos, que desde nuestro punto de vista presenta una de las mejores oportunidades de inversión en este próximo año. 

BOLSA, MULTI-ACTIVOS Y SOSTENIBILIDAD

Outlook global, Fabiana Fedeli, CIO de renta variable, multi-activos y sostenibilidad 

  • Con la rápida subida de los tipos de interés y el agotamiento de los ahorros familiares provenientes de la pandemia, creemos que es lógico anticipar un nuevo bajón de la demanda en adelante.
  • Tras unos meses de convergencia de las rentabilidades, empezamos a observar una mayor dispersión entre los valores de todo el mundo, incluso dentro de los mismos sectores, lo que respalda un enfoque de inversión activa de cara a 2024.
  • En medio de la incertidumbre macroeconómica, favorecemos los temas estructurales a largo plazo, como la innovación (incluida la IA), la infraestructura y una economía con bajas emisiones de carbono, que creemos que seguirán prevaleciendo con el apoyo del capital a largo plazo, independientemente de la volatilidad a corto plazo.

Contenido por temáticas

  • El futuro de la IA – Jeffrey Lin, responsable de renta variable temática de tecnología, cree que la integración de la IA en productos para hacerlos más potentes y la adopción generalizada de la IA por parte de empresas más allá del sector tecnológico son importantes tendencias a largo plazo.
  • Descarbonización 2025 – Invertir en compañías con modelos de negocio sólidos que respaldan los esfuerzos para descarbonizar la economía global puede ser una estrategia rentable a largo plazo, sugiere John William Olsen, responsable de inversión de impacto de renta variable. 
  • Infraestructura cotizada – Según Alex Araujo, gestor del fondo M&G (Lux) Listed Infrastructure, la combinación de valoraciones muy atractivas y motores estructurales a largo plazo está creando una oportunidad atractiva en infraestructura cotizada.
  • Economía circular – Con el aumento de la demanda de unos recursos naturales limitados, creemos que la transición hacia una economía circular ofrece atractivas en un amplio abanico de sectores para los inversores de mercados privados. 

Nuevo canal de WhatsApp para profesionales de la inversión.

Estrategias de Inversión lanza su canal de WhatsApp Asset Managers, dirigido a profesionales de la inversión, banqueros privados, selectores y distribuidores de fondos, y profesionales del sector financiero.

Siguenos fácilmente desde tu móvil en nuestro nuevo canal de comunicación Apuntate Aquí.   

Estrategias de Inversión