1) Los tipos de interés sin cambios. La Reserva Federal considera los datos de inflación de enero y febrero, que superaron las estimaciones del consenso de los economistas, como ruido de principios de año. El FOMC tiene la intención de pasar por encima de este ruido y espera que la inflación continúe su tendencia a la baja, con los mercados valorando ahora tres recortes de aquí a finales de año. Tras la exuberancia de los mercados a principios de mes, el presidente Powell y el gobernador Waller lanzaron mensajes más duros, reiterando que la economía estadounidense sigue estando en buena forma y que los recortes de tipos deben considerarse con cautela.  
 
El BCE y el Banco de Inglaterra también optaron por mantener los tipos sin cambios, mientras que el Banco de Japón abandonó los tipos negativos (más información a continuación). Por el contrario, el Banco Nacional de Suiza sorprendió a los mercados con un recorte de tipos de 25 pb, al confiar en que las presiones inflacionistas habían remitido, lo que provocó que el CHF siguiera depreciándose frente a otras divisas. El Banco de México se convirtió en el último banco central de Latinoamérica en iniciar su ciclo de recortes de tipos, y podría seguir los pasos de Brasil, Chile y Colombia en la reducción de los tipos de interés. Esto podría suponer un revés para el peso mexicano, una de las divisas con mejor comportamiento del mundo y una de las favoritas de los mercados de divisas en los dos últimos años. 

2) Cambio de política en Japón. En una medida muy esperada, el Banco de Japón (BoJ) anunció el 19 de marzo que pondría fin a su política de tipos de interés negativos, en vigor desde 2016, lo que supone un cambio histórico respecto a su programa de estímulo de décadas para combatir la deflación. La primera subida de tipos en 17 años se votó por mayoría de 7 votos a favor y 2 en contra. El tipo de interés oficial, anteriormente en el -0,1%, se eleva ahora a un rango objetivo del 0-0,1%. Aunque se trata de una pequeña subida, que probablemente no irá seguida de un endurecimiento monetario significativo, marca un cambio muy importante, ya que el BoJ era el último gran banco central que seguía adoptando tipos de interés negativos.  
 
El banco central también suspendió formalmente el control de la curva de rendimientos, manteniendo al mismo tiempo un programa de flexibilización cuantitativa para garantizar la continuidad y evitar un ajuste brusco al alza de los rendimientos, comprometiéndose a realizar compras mensuales de 6 billones de yenes (unos 40.000 millones de dólares) de bonos del Estado japoneses (JGB). Ya no comprará JGB para alcanzar un límite superior del 1,0% en el punto a 10 años, sino que lo hará a un ritmo que evite «subidas rápidas» de los rendimientos. Si bien estas medidas suponen un cambio con respecto al anterior liderazgo del gobernador Haruhiko Kuroda y la reacción inicial del mercado de renta fija fue moderada, la venta del yen ha continuado y hemos asistido a un aumento de la pendiente de la curva de rendimientos japonesa. Una vez superada la barrera de los 150 puntos, el Ministerio de Finanzas y el primer ministro han señalado que podría producirse una intervención monetaria activa para reforzar el yen. 

3) Los datos económicos muestran resistencia. En Estados Unidos hemos asistido a una notable mejora del ISM manufacturero, lo que demuestra el reflejo positivo de la relajación de las condiciones financieras. Aunque seguimos esperando una moderación del PIB real, la reciente mejora del ISM reduce el riesgo a la baja del crecimiento. En caso de que la Reserva Federal no cumpla los tres recortes previstos para el resto del año, las condiciones financieras podrían volver a endurecerse. Para que esto ocurra, la Reserva Federal tendría que ver que el mercado laboral se mantiene más tenso durante más tiempo como señal de que los salarios y la inflación de los servicios no están bajando hacia el objetivo. La inflación en la eurozona se ha moderado a un ritmo más rápido que en EE.UU. y los mercados de futuros asignan ahora una mayor probabilidad a un recorte de tipos por parte del BCE que de la Fed en sus reuniones de política monetaria de junio (un cambio notable con respecto al mes pasado). 

4) Periferia europea. En los últimos años, y sobre todo tras la crisis energética de 2022, el crecimiento económico alemán se ha quedado atrás con respecto al resto de la eurozona, pero lo ha hecho especialmente en comparación con los países periféricos. 
 
Esto se ha reflejado en los mercados, donde el sentimiento positivo ha impulsado la demanda de activos en estos países. En particular, seguimos observando un estrechamiento de los diferenciales entre Alemania y la periferia de la eurozona. Grecia ha completado una serie de reformas que le han llevado a recuperar el grado de inversión, mientras que España e Italia han seguido superando a los países centrales, en gran parte gracias a los Fondos Europeos de Recuperación desplegados para fomentar el crecimiento económico tras la crisis de Kosovo.  

TE INTERESA

Si quiere aprender a invertir y gestionar su patrimonio, Estrategias de Inversión ha desarrollado un curso on.line para que aprenda a invertir a corto, medio y largo plazo con nuestro curso on.line para aprender a invertir en bolsa y fondos de inversión con dedicación de 15  minutos al día aprendera tanto Análisis Tecnico, Análisis Fundamental , Macroeconómico u operativa con fondos de inversión y ETFs para aplicarlo a sus inversores

Cualquier inversor puede formarse con uno de nuestros cursos más globales para invertir. Más información AQUÍ 

En estrategias de Inversión llevamos más de 20 años haciendo que los inversores logren rentabilizar sus inversiones de forma recurrente.

Estrategias de Inversión