Caixabank se posiciona como el cuarto banco del IBEX 35 en cuanto a acumulado anual, con un 11,23% de revalorización en sus acciones este 2023, dato que se encuentra por detrás de BBVA, Banco Santander y Banco Sabadell.

La entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri publicó sus resultados del primer trimestre a principios de mayo, presentando unos beneficio de 855 millones de euros, cifra que supone un 21% que en el mismo periodo de 2022. Sin embargo, una de las principales quejas de la compañía fue el importe delo gravamen a la banca: 373 millones de euros. El banco español presentará los resultados del segundo trimestre el próximo 28 de julio.

Tras estos datos, la compañía repuntó más de un 6% en el selectivo, lo que sirvió para que el consenso de analistas de Reuters mejorase su precio objetivo, desde los 4,61 euros que daban a las acciones de Caixabank antes de la publicación, hasta los 4,71 euros actuales, otorgando un potencial a la compañía a 12 meses del 23%.

El PER de Caixabank es del 8,74, ligeramente por encima de la media del Ibex, que actualmente se sitúa en 8,23. Comparando el dato con algunas de sus competidoras, Banco Santander tiene un PER del 6,74, y BBVA del 6,28.

Su BPA (beneficio por acción) se sitúa en el 0,43. El PVC (precio valor contable) actual es del 0,79. Por otro lado, la rentabilidad por dividendo de Caixabank es la segunda más alta del sector dentro del Ibex 35, ya que se sitúa en el 6,09%, y se encuentra solo por detrás de la de BBVA (6,11%).

Caixabank ha pasado de “neutral” a «muy fuerte». La operativa es ruptura de resistencias/compra en soportes y el riesgo se encuentra en la acumulación de excesos y figuras bajistas.

Estrategias de Inversión