El gobierno chino siempre busca impulsar sus capacidades nacionales como con la idea de tener su producción propia de chips. No obstante, las empresas locales aún son dependientes de empresas extranjeras en la cadena de suministros para el desarrollo los mismos. Por lo que su producción aún es vulnerable cualquier tensión política en el mundo, según Arjun Kharpal en CNBC.

El gobierno chino presiona a las grandes empresas tecnológicas para alcanzar la auto suficiencia en lo que se refiere a la producción propia de chips. Pero el país asiático aún está muy lejos de su ansiado sueño debido a la dependencia de empresas extranjeras dentro de la cadena de suministros para su desarrollo.

Los semiconductores son componentes claves en muchos productos que utilizamos como móviles o coches y son el foco clave en el enfrentamiento entre EE.UU. y China.

China ha realizado grandes inversiones al respecto, pero aún está lejos de otras economías como la estadounidense e incluso algunos países asiáticos.

Los semiconductores se consideran clave para la seguridad nacional de muchos países y un signo de destreza tecnológica.

En agosto, Baidu lanzó Kunlun 2, su chip de inteligencia artificial de segunda generación. Alibaba lanzó un chip diseñado para servidores y computación en la nube. El fabricante de teléfonos inteligentes Oppo también está desarrollando sus propios procesadores de alta gama para sus teléfonos, informó Nikkei el mes pasado.

Pero estas empresas aún dependen de herramientas extranjeras.

«Este es un paso para volverse más autosuficiente en semiconductores, pero uno pequeño», dijo Peter Hanbury, socio de Bain & Company. «Específicamente, estos son ejemplos de chips diseñados localmente, pero gran parte de la propiedad intelectual, la fabricación, los equipos y los materiales todavía se obtienen a nivel internacional».

La razón por la que estas empresas están diseñando sus propios chips es porque pueden crear semiconductores para aplicaciones específicas a fin de diferenciarse de sus competidores.

¿De qué dependen estás empresas en el extranjero?

El nuevo chip Yitian 710 de Alibaba se basa en la arquitectura de la firma británica de semiconductores Arm. También se basará en el llamado proceso de 5 nanómetros, la tecnología de chips más avanzada en este momento.

El chip Kunlun 2 de Baidu se basa en el proceso de 7 nanómetros. Mientras tanto, se informa que Oppo está trabajando en un chip de 3 nanómetros.

El país no tiene una empresa capaz de fabricar estos semiconductores de vanguardia en estos tamaños. Tendrán que depender de solo tres empresas: Intel de EE. UU., TSMC de Taiwán y Samsung de Corea del Sur.

Su principal competidor local, SMIC, aún está por detrás de estas firmas.

Pero las empresas extranjeras también precisan de otras firmas fuera de sus fronteras, TSMC e Intel confían en equipos y herramientas para el proceso de fabricación de otras empresas.

En esa área, el poder se concentra en manos de unos pocos: ASML, una empresa de los Países Bajos, es la única empresa del mundo capaz de fabricar una máquina que los fabricantes de chips necesitan para fabricar los chips más avanzados.

“El ecosistema de semiconductores es grande y complejo, por lo que desarrollar la autosuficiencia es muy difícil en una gama tan amplia de tecnologías y capacidades”, señaló Hanbury. “En general, el área más desafiante para desarrollar la autosuficiencia será la vanguardia. Aquí, el desafío es que necesita dólares de inversión, pero también debe superar los requisitos masivos en torno a la experiencia técnica y la experiencia acumulada».

Los casos más resonantes

Huawei diseñó sus propios procesadores para teléfonos inteligentes llamados Kirin. Los chips generalmente se basaban en la última tecnología y ayudaron al gigante chino de teléfonos inteligentes a convertirse en uno de los mayores jugadores de teléfonos inteligentes del mundo.

Sin embargo, Estados Unidos puso a Huawei en una lista negra comercial llamada Entity List en 2019, que excluyó a la empresa china de cierta tecnología estadounidense. El año pasado, Washington introdujo una regla que requiere que los fabricantes extranjeros que utilizan equipos de fabricación de chips estadounidenses obtengan una licencia antes de poder vender semiconductores a Huawei.

Los chips de Huawei fueron fabricados por TSMC. Pero cuando se introdujo la regla de EE. UU., TSMC ya no podía fabricar semiconductores para Huawei. Eso paralizó su negocio de teléfonos inteligentes a nivel mundial.

SMIC también está en la lista negra de EE. UU. que restringe su acceso a la tecnología estadounidense.

Estas sanciones podrían ser una preocupación para las empresas chinas que ahora desarrollan sus propios chips.

“Por ejemplo, si hubiera un esfuerzo por bloquear el envío de procesadores de teléfonos inteligentes, entonces Oppo, por ejemplo, tendría una fuente de chips de diseño nacional”, destacó Hanbury. «Sin embargo, la mayoría de estos chips todavía se fabrican con tecnología internacional, por lo que aún podrían perder el acceso a sus chips si el socio fabricante de estos chips no pudiera fabricarlos».

Producción propia y estratégica

La importancia de la producción nacional de semiconductores no es solo preocupación de China.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha pedido una inversión de 50.000 millones de dólares en la fabricación e investigación de semiconductores y ha buscado fabricantes de chips para invertir en el país. En marzo, Intel anunció planes para gastar 20 mil millones de dólares para construir dos nuevas fábricas de chips, llamadas fabs, en los EE. UU.

«Se trata de competir con China», dijo la secretaria de Comercio, Gina Raimondo, a CNBC en marzo.

Washington ha buscado devolver la fabricación de semiconductores a Estados Unidos, considerándola clave para la seguridad nacional, dado que la cadena de suministro está muy concentrada en Asia.

Pero algunas naciones se unen para conseguir concentrar la producción.

Los líderes de Estados Unidos, India, Japón y Australia, un grupo conocido como Quad, anunciaron planes en septiembre para establecer una iniciativa de cadena de suministro de semiconductores destinada a identificar vulnerabilidades y asegurar el acceso a semiconductores y sus componentes vitales.

¿Cuál es la situación actual de China?

China está por delante de algunos, pero debe ponerse al día en tecnología de punta.

SMIC puede fabricar chips de 28 nanómetros a gran escala. Estos podrían usarse en televisores o incluso en automóviles, un área en la que China podría hacerlo bien, particularmente con la escasez actual de semiconductores.

Pero TSMC ya está trabajando en la tecnología de 3 nanómetros. SMIC tendría que dominar los procesos de fabricación que TSMC ha estado haciendo durante años antes de poder ponerse al día.

“Así que incluso avanzar rápidamente a través de estas tecnologías existentes no sería suficiente para ponerse al día y reducir la confianza en la vanguardia porque la vanguardia avanza constantemente”, comentó Hanbury. «Es como correr una carrera para atrapar a un corredor realmente rápido mientras ese corredor se está alejando rápidamente de ti».