PRISA ya ha rendido las cuentas del tercer trimestre del año. Los ingresos del Grupo en el tercer trimestre estanco del año 2021 alcanzaron los 180 millones de euros, un 27% más que en el mismo periodo del año anterior. Por divisiones, el negocio de Educación registró 91,6 millones de euros de ingresos (+38,6%) y la división de Media 88,3 millones (+17,4%). Destaca, en este periodo, la generación de flujo de caja positiva de 22 millones de euros.

Entre julio y septiembre, el EBITDA del Grupo, excluyendo indemnizaciones, alcanzó los 24 millones de euros, un 424% más que en el mismo periodo del año anterior. «La mejora operativa y el mejor resultado financiero por una menor deuda se han visto condicionados por unas mayores indemnizaciones llevadas a cabo en este periodo», ha destacado Prisa, lo que ha llevado al Grupo a registrar un resultado neto negativo de 25,7 millones en el tercer trimestre frente a un beneficio de 2,8 millones del mismo periodo del año anterior, que incluía 30,9 millones del negocio de Santillana España.

Los ingresos digitales aumentaron su contribución un 3,5% hasta representar el 32% del total del Grupo. En Educación, los modelos de suscripción han crecido un 15% y rozan los dos millones de alumnos, cifra que se había estimado alcanzar a finales de año.

Respecto a los resultados de enero a septiembre, los ingresos totales del Grupo alcanzaron los 485,7 millones de euros, frente a los 494,6 de un año antes. «Las cuentas se vieron afectadas especialmente por la caída de ingresos del negocio de Educación durante el primer trimestre (-53,6%), motivados esencialmente por el cierre de las escuelas en Latinoamérica», ha apuntado. El resultado arroja un saldo negativo de 81,8 millones frente a las pérdidas de 209 de un año antes. 

Por su parte, el Ebitda, excluyendo indemnizaciones, ascendió a 42,1 millones de euros, lo que supone una mejora operativa del 50% frente al mismo periodo del ejercicio anterior. La compañía ha asegurado que espera alcanzar a finales de año un Ebitda de entre 95 y 100 millones, excluyendo indemnizaciones.

En relación con la generación de caja, ha logrado un flujo de caja positivo de 22 millones de euros en el tercer trimestre del año. Entre enero y septiembre fue de 1,3 millones de euros, frente a los 19 millones negativos del mismo periodo de un año antes. A 30 de septiembre la caja de la compañía era de 210 millones de euros, con 106 millones de líneas de liquidez sin disponer.

En lo que se refiere a la deuda neta, a cierre de septiembre se situaba en 734 millones de euros frente a 679 millones de diciembre de 2020. Asimismo, el Grupo sigue avanzando en la reducción de costes fijos, alcanzando a cierre de septiembre los 30 millones previstos para el conjunto del año.