– En este contexto de mercado tan complejo, con el Covid-19 y las elecciones de EEUU, ¿dónde encuentran valor los gestores de ODDO BHF?
La crisis del Covid -19 nos da varias enseñanzas para las inversiones y varios factores a tener en cuenta para la inversión a largo plazo,. Algunos de ellos son: mayor intervencionismo del Estado, mayor endeudamiento, mayor tecnología, más ESG, menos viajes…y otros muchos que nos tiene que afectar a la hora de tomar decisiones de inversión. Teniendo eso en cuanta, teniendo en cuenta los datos macro, la recuperación está siendo bastante rápida y las previsiones para este año y el que viene son menos malas de lo que eran antes del verano, pero aun así siguen siendo datos de crecimiento más bajos de lo que preveíamos antes del Covid -19. 

Pero cierto que estamos en un entorno de recuperación. De aquí en adelante, probablemente los datos económicos favorables y de confianza, tanto empresarial como de los consumidores, con los paquetes de estímulo de los gobiernos sobre todo, serán más inciertos de aquí en adelante. Con esto en mente, tenemos una serie de convicciones claras: la primera sería preferencia por la renta variable respecto a la renta fija, cierto es que las valoraciones están en máximos especialmente si miramos a EEUU, pero en áreas como la Eurozona las valoraciones aunque no son baratas pueden estar sustentadas por determinados datos favorables. El primero de ello es el plan europeo de estímulo, 750.000 millones que soportarán a la economía y empresas. Dentro de la RV europea preferencia por las pequeñas compañías y fondos que inviertan en compañías ESG, dos grandes beneficiarias de este plan de estímulo. Teniendo en cuenta la valoración, es más atractiva que en EEUU y hay apoyos que justifican estas valoraciones: como la recuperación de los datos macro, la liquidez que hay en el sistema, un factor técnico como la vuelta de flujos del inversor americano y otro componente importante es que el diferencial de comportamiento entre la bolsa americana y europea es que en la primera están tirando los valores tecnológicos mientras que en Europa son índices más value. Con la nueva composición de los índices Europa deja de ser tan value e incrementa el peso en compañías growth. Ese gap probablemente se cerrará en adelante. 

En la parte de renta fija nos gusta el high yield, sobre todo el europeo, porque las compañías tienen liquidez, la tasa de default será menor de lo que se preveía durante la gran crisis y novemos una pared de refinanciación en el corto plazo. No esperamos gran compresión de diferenciales en high  yield pero sí creemos que el carry es atractivo. En cuanto a sectores de renta variable, seguimos apostando por los sectores que lo han hecho bien recientemente y que tienen potencial para seguir haciéndolo: tecnología y salud.
 
– Están muy centrados en la inversión ASG. Es una tendencia que el coronavirus va a impulsar, ¿no?
Sí. ES una de las tendencias ganadoras o que se han reafirmado con creces en esta crisis del Covid-19.  Nos hemos dado cuenta que lo importante son las personas, el medio ambiente y aquellas compañía que traten bien estos temas saldrán beneficiadas. Nuestra apuesta siempre había sido dar mucho peso al factor S (social) y al G (Gobernanza), continuamos así porque creemos que son los grandes motores para que el medio ambiente salga reforzado de este proceso.  Sin duda,  es una de las tendencias ganadoras. Lo estamos viendo ya a nivel flujos y creemos que continuará siendo así a largo plazo. 
 

– Los fondos multiactivo son una de las apuestas de las gestoras para llegar a todo tipo de clientes, ¿tienen fondos de este estilo en ODDO BHF?

Contamos con una gama de producto multiactivo con un historial elevado,  12-15 años de historia, y es una muy buena herramienta para que los inversores accedan a los mercados modulando su riesgo en función de su apetito por el mismo, con lo que creo que es una herramienta clave. Contamos con una gama que tiene cuatro perfiles de riesgo: moderado con exposición de  0-30% a  Renta variable; balanceado, 30-60% renta variable; flexible, que va de 30 a1 100 y el dinámico que puede ir de 70-100%  de exposición a renta variable.  Estos fondos parten de un principio patrimonialista, hacer crecer el dinero de nuestros inversores buscando generar exceso de rentabilidad gracias al proceso de selección de valores de renta variable que tiene el equipo gestor, Para generar esa rentabilidad extra siguen cuatro megatendencias: digitalización y automatización, envejecimiento de la población,  cambio de hábitos de consumo y crecimiento de la clase media de países emergentes. Estas cuatro megatendencias están en estos fondos y esto es interesante porque combinan, en función del perfil, diversificación en las cuatro principales tendencias de largo plazo y modulación de la volatilidad en función del peso de la cartera de estos fondos. 

¿Cómo descubrir el próximo «Mirlo Blanco» en bolsa?

Se trata de buscar un mix de estrategia y táctica para invertir en bolsa. Da igual que haya sectores hundidos por la economía, siempre hay otros que se van a beneficiar de los mismos. ¿Cómo descubrimos el próximo «Mirlo» en bolsa?

– ¿Qué balance hacen desde la gestora de lo que va de año, tanto en suscripciones como en rentabilidad de los fondos? ¿Cómo ven el resto del año?
Un año como este hacer balance es complicado en el sentido de que al comienzo del año todos tenemos esperanzas de crecer y hacerlo mundo, ocurre una variable como el Covid tan disruptiva que esas previsiones parece que siempre se quedan lejos. Teniendo en cuenta este escenario, creemos que es un año que se puede salvar. No es un año brillante pero el inversor de forma general ha permanecido invertido, no ha salido corriendo en los momentos malos de la crisis y eso ha sido bueno para mantener el nivel de activos. Un aprendizaje de que el inversor tiene que invertir a medio y largo plazo.  

A nivel casa estamos bastantes estables en activos, al igual que en España. NO vemos fuertes entradas de dinero pero tampoco hemos visto fuertes salidas. Y en lo que estamos muy satisfechos es por el comportamiento de nuestros fondos, independientemente de la categoría de activos que miremos lo que demuestra que en  años difíciles la gestión activa tiene capacidad para diferenciarse y batir a los índices. Los fondos de renta variable europea le sacan 800-900 puntos básicos a sus índices de referencia y cotizan en positivo en el año. Lo mismo si se mira a los fondos sectoriales o el de Inteligencia Artificial, que saca 600 puntos a su índice de referencia. Con lo que la gestión activa, el stock picking y la selección añade valor. 

En renta fija, nuevamente en lo que somos conocidos en el mercado es por el crédito. Aquí tenemos una gama en la que, aquellos fondos que tienen índice lo están batiendo constantemente. Fondos como el Credit Opportunities sube un 2% o fondos de duración corta pierden ligeramente. Estamos satisfechos en cuanto a la rentabilidad. 

Y por último, los fondos multiactivos en un año tan complejo como el que llevamos el fondo dinámico, que tiene más peso en renta variable, lleva un 8,5% de revalorización. Lo mismo el perfil más conservador, que se anota un 3,3% este año.  

De aquí en adelante nos queda ver mucha incertidumbre, estamos optimistas por nuestro posicionamiento pero somos conscientes de que hay muchos riesgos e incertidumbres por delante. El primero la crisis sanitaria, ver cómo evoluciona, y cómo eso se refleja en el crecimiento económico, tenemos elecciones americanas, Brexit, ver que no se estén generando burbujas con la elevada liquidez… factores que nos hacen tener un planteamiento prudente aunque a medio y largo plazo sí vemos valor en los activos de riesgo.