El VIX o índice de volatilidad CBOE, también llamado índice del miedo, es utilizado para medir el sentimiento del mercado. Actualmente, el mismo ha caído en un cruce de la muerte desde agosto pasado cuando la Reserva Federal decidió aumentar drásticamente los tipos de interés. Esto podría ser una señal positiva para el S&P 500 y el mercado de acciones de Wall Street en general. Aunque en el corto plazo, según Jessica Menton en Yahoo Finance.

El VIX mide las expectativas del mercado sobre la volatilidad de 30 días y puede servir como un indicador importante de cómo se sienten los inversores. El llamado patrón cruzado de la muerte aparece cuando el promedio móvil a corto plazo de 50 días del VIX se desliza por debajo de su promedio móvil de 200 días.

“Para acciones o índices individuales, una cruz de la muerte a menudo se considera bajista. Pero cuando le sucede al VIX, puede ser una señal esperanzadora para las acciones”, según Jeffrey Hirsch, editor de Stock Trader’s Almanac, y Christopher Mistal, director de investigación de la publicación.

“Dado que el VIX está diseñado para medir la volatilidad del mercado a corto plazo, cuanto más bajo sea, mejor será el desempeño del S&P 500”, escribieron Hirsch y Mistal en una nota de investigación para los clientes. «Por lo tanto, un cruce de muerte VIX puede ser una indicación alcista«.

Desde 1990, hubo 35 cruces de muerte para el VIX antes del actual, según Stock Trader’s Almanac. En promedio, el S&P 500 ha subido un 0.5% y un 0.6%, respectivamente, una y dos semanas después de la formación.

Habiendo dicho todo eso, los operadores de acciones solo confían en una cosa durante la próxima semana: más turbulencia.

La volatilidad ha disminuido significativamente, con el VIX cayendo por debajo de 20 a principios de este mes después de alcanzar un máximo de 34.53 intradía el 12 de octubre. Sin embargo, el lunes subió por encima de 24 mientras los inversores se preparan para una medida importante de la inflación al consumidor el martes. , seguido de la decisión sobre tipos de la FED un día después. Esos eventos clave probablemente darán forma a lo que se avecina para un mercado de valores golpeado en 2023.

“Esto sugeriría que el actual cruce de la muerte del VIX probablemente sea alcista en el corto plazo, pero no es una gran indicación mucho más allá de dos semanas”, escribieron Hirsch y Mistal.

Estrategias de Inversión