¿Es ChatGPT el “iPhone” de la inteligencia artificial (IA)? El iPhone catalizó muchas cosas diferentes en un solo dispositivo:

  • Es difícil recordar una época antes de los teléfonos inteligentes, pero el iPhone no se presentó hasta el año 2007. Apple es una de las mayores empresas del mundo por capitalización bursátil, y hay muchas empresas que fabrican teléfonos inteligentes que también son bastante grandes.
  • Es difícil recordar una época antes de las aplicaciones, pero ahora existe la llamada «economía de las aplicaciones» y se calcula que el gasto en aplicaciones para iOS y Android en 2022 será de casi 130.000 millones de dólares. 

El iPhone combinaba un aura de entusiasmo con un catálogo muy flexible de herramientas y una facilidad de uso que los competidores en 2007 tenían dificultades para igualar. En la actualidad, es más que un simple un dispositivo: es una llave de acceso a un ecosistema en el que se pueden consumir muchos servicios diferentes. 

¿Se convertirá ChatGPT en algo similar?

Decir que ChatGPT es el próximo iPhone significaría que OpenAI podría convertirse en la empresa más valorada del mundo por capitalización bursátil y mantenerse en esa posición durante muchos años, de forma similar a lo que ha hecho Apple, que creó tanto hardware como software. Es probable que, si Apple se hubiera centrado únicamente en el hardware o únicamente en el software, no habría tenido tanto éxito. 

Microsoft frente a Alphabet

En el año 2023, ChatGPT es software, y también está claro que las mayores empresas del mundo ven el valor potencial y están actuando para no quedarse fuera de la ecuación. Microsoft ha sido la más directa, invirtiendo unos 10.000 millones de dólares en OpenAI e indicando que las tecnologías que sustentan la GPT-4 se incorporarán a programas como Office 365.  Si Microsoft aumenta ligeramente el coste de la suscripción a Office 365 que incluye el acceso a GPT-4, esto podría equivaler a decenas de miles de millones en ingresos anuales incrementales. 

Alphabet, a través de su plataforma Google, está intentando crear su propia versión de ChatGPT, pero no parece avanzar tan rápido como OpenAI, posiblemente debido al «dilema del innovador», en el sentido de que ninguna otra empresa tiene una cuota de mercado superior al 90 % de las búsquedas en Internet, por lo que es difícil imaginar a Google incentivando nuevas formas de  hacer búsquedas. 

Satya Nadella, consejero delegado de Microsoft, creó la oportuna percepción de una posible «guerra de las búsquedas» antes de que ningún comportamiento se alejara realmente de las búsquedas de Google.  

Ambas empresas desplegarán IA generativa en sus servicios en la nube, tratando de aumentar el crecimiento de esta importante parte de su fuente de ingresos, después de que en 2022 registraran un crecimiento más lento que en años anteriores. Esto también podría aumentar en decenas de miles de millones de dólares los ingresos anuales incrementales.

La tarta de valor económico de la IA

En un reciente episodio del podcast Lunar Society, publicado el 27 de marzo de 2023, Ilya Sutskever, científico jefe de OpenAI, señaló que la IA va a ser cada vez más valiosa año tras año, y que esto podría continuar de forma exponencial. 

Al estar metida tanto en elementos de software como de hardware, así como en la tienda de aplicaciones, Apple captó muchas partes diferentes de un ecosistema catalizado por la introducción del iPhone, al igual que mantuvo su poder de permanencia a medida que el entorno seguía evolucionando. En el caso de la IA generativa, la tecnología en la que se basan sistemas como ChatGPT, vemos un catalizador para el aumento de la demanda de computación en la nube. No es casualidad que OpenAI tenga una relación significativa con el segundo mayor proveedor mundial de infraestructura de computación en la nube con Azure de Microsoft, donde los modelos de IA de este tamaño se pueden entrenar, almacenar y ejecutar de manera eficiente. 

Todos los actores de la infraestructura en la nube, ya sean Amazon Web Services, Microsoft Azure, Google Cloud, Oracle, etc., buscan sin duda crear un ecosistema similar al de Apple, que no facilite el cambio de un usuario de iOS a Android. Cuantos más servicios de valor añadido se ofrezcan, menos probabilidades habrá de que los clientes se sientan tentados a cambiar de proveedor o a trasladar una mayor parte de su carga de trabajo de vuelta a sus instalaciones. Quieren que los clientes de la nube se acostumbren al equivalente en computación en la nube de los air pods, el i-Watch, Apple TV, etc. 

Las mayores empresas tecnológicas del mundo también están aumentando sus inversiones:

  • En 2022, Alphabet, Amazon, Apple, Meta y Microsoft gastaron 223.000 millones de dólares en investigación y desarrollo (I+D), frente a los 109.000 millones de 2019. A ello hay que añadir 161 000 millones de dólares en gastos de capital (CAPEX), lo que representa una triplicación en tres años. 
  • Estas cinco empresas gastaban aproximadamente el 16 % de sus ingresos anuales combinados en I+D y CAPEX en 2015, porcentaje que había aumentado hasta el 26% en 2022.
  • Meta indicó que la IA es su mayor categoría de inversión y Alphabet planea revelar el tamaño de su inversión en IA por primera vez como parte de su anuncio de ganancias del primer trimestre de 2023.

También se han anunciado varias asociaciones e integraciones con ChatGPT, un subconjunto de las cuales mencionamos aquí:

  • Shopify es un caso de uso interesante, en el que se puede crear una tienda potenciada por la IA. Piense en el servicio de atención al cliente: los chatbots que funcionan con ChatGPT pueden prestar un servicio de atención al cliente las 24 horas y los 7 días de la semana.
  • Salesforce ha hecho referencia a la tecnología EinsteinGPT, que combinaría su IA patentada con la de socios externos, como OpenAI, para ayudar a las empresas a generar borradores de correo electrónico, información sobre cuentas de clientes y código informático.
  • Coca-Cola aprovechará la tecnología de IA generativa de OpenAI para el marketing y las experiencias de los clientes. Esto incluye textos publicitarios, imágenes y mensajes personalizados.

Pequeñas empresas para servicios especializados y adquisiciones

Las empresas de nueva creación más pequeñas pueden utilizar diferentes modelos lingüísticos de gran tamaño como base, pero luego permiten a sus usuarios incorporar más fácilmente un chatbot directamente en su web para ayudar con las consultas de atención al cliente. 

En los sectores regulados, como los servicios financieros, las empresas pueden proporcionar solicitudes y preguntas anteriores, de modo que los grandes modelos lingüísticos puedan leer y luego aprender de las preguntas y las respuestas, preparándose así para el futuro.  

Nuance Communications, por ejemplo, fue adquirida por Microsoft debido a su experiencia específica en el procesamiento del lenguaje natural relacionado con los servicios sanitarios. La transcripción médica es un mercado enorme, pero específico.

En resumen: prepárese para una creación de valor diversificada en muchos sectores diferentes

Cuando la IA generativa se consuma en última instancia a través de las plataformas de computación en la nube, el efecto no se limitará a un único ámbito de la economía. El 27 de marzo de 2023, el Wall Street Journal apuntaba que las autoridades estadounidenses responsables de la aplicación de la legislación antimonopolio consideraban suficientemente importante mencionar su intención de proteger el mercado de la IA de las acciones que pudieran emprender aún los grandes operadores tradicionales, temerosos de las amenazas a su dominio en el espacio. Este es otro indicio de que este espacio es una tecnología con implicaciones de largo alcance.

Estrategias de Inversión