Las presiones inflacionarias en EE.UU. y un temor a que la Reserva Federal realice recortes de tipos de interés más lento han llevado a Pimco a mantener una posición menor a la habitual sobre bonos del Tesoro de Estados Unidos. Prefiriendo bonos de otros países como Canadá o Reino Unido, según Mary McDougall en Financial Times.

Andrew Balls, director de inversiones de renta fija global de la firma con activos de 1.9 billones de dólares, dijo al Financial Times que un crecimiento económico más débil en algunos países estaba ayudando a aliviar las presiones sobre los precios allí más rápido que en Estados Unidos.

Fuera de EE.UU…. Estamos viendo más evidencia de que la inflación se está corrigiendo«, añadió Balls. «Creo que se ve que el equilibrio de riesgos para la Reserva Federal va más lento [en el recorte de tasas] de lo que está descontado, pero fuera de Estados Unidos existe cierto riesgo de que los bancos centrales entreguen más de lo que está descontado«.

Balls prefiere los bonos gubernamentales a más largo plazo -que son más sensibles a los cambios en las tasas de interés- fuera de Estados Unidos, y mantiene una posición menor que el índice de referencia en Estados Unidos. Actualmente los mercados anticipan tres recortes de 0.25 puntos porcentuales por parte de la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra este año, mientras que el Banco Central Europeo está más cerca de cuatro.

La inflación estadounidense superó las previsiones de los analistas en enero y febrero de este año. La semana pasada, el presidente de la Reserva Federal, Jay Powell, restó importancia al reciente repunte, mientras el banco central estadounidense se apegaba a su previsión de recortes de tipos de interés de 0.75 puntos porcentuales este año.

Powell también sugirió que era demasiado pronto para saber si las recientes señales de una inflación más dura de lo esperado, especialmente en el sector de servicios. Pero dijo que no creía que las lecturas recientes hubieran «cambiado realmente la historia general» de que las presiones sobre los precios disminuyeron al 2%.

Balls destacó que si bien sus expectativas de base para la inflación y los recortes de las tasas de la Fed eran similares al consenso del mercado, ve “los riesgos hacia una actividad más fuerte y una inflación rígida”.

«Hay un tema constante del excepcionalismo estadounidense», añadió Balls.

También advirtió que el enorme déficit presupuestario de Estados Unidos (que la Oficina de Presupuesto del Congreso estima que aumentará en casi dos tercios durante la próxima década a 2.6 billones de dólares) probablemente elevaría los rendimientos de los bonos del Tesoro a largo plazo, lo que reflejaría una caída de los precios.

Los costos de endeudamiento estadounidense a diez años han aumentado a 4.2% desde 3.9% a principios de año, pero siguen muy por debajo del pico de más de 5% alcanzado en octubre pasado, cuando los mercados estaban preocupados por planes de endeudamiento gubernamental mayores a lo esperado.

«Puedes imaginar que eso vuelva a suceder», indicó Balls, refiriéndose al aumento de los rendimientos el otoño pasado.

“Tanto los demócratas como los republicanos parecen no preocuparse por el nivel del déficit fiscal… Parece probable que, sin que suceda algo interesante [como la crisis de los gilts en el Reino Unido en 2022], se podría tener un lento avance hacia primas por plazo más altas”. Agregó Balls.

Balls indicó que sus lugares preferidos para tener exposición a bonos más sensibles a los cambios en las tasas de interés eran el Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda y Canadá. En diciembre, el Financial Times informó que el director de inversiones de Pimco creía que el Reino Unido corría el riesgo de sufrir una grave crisis económica y que había estado realizando apuestas mayores de lo habitual sobre los bonos del Estado.

La semana pasada, el Banco de Inglaterra mantuvo las tasas en 5.25% por quinta reunión consecutiva, como se esperaba ampliamente. Sin embargo, para sorpresa de los mercados, los dos miembros más estrictos del comité de política monetaria que fijaban las tasas se alinearon con la mayoría y votaron a favor de mantener las tasas sin cambios, mientras que un miembro votó a favor de un recorte.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, dijo al Financial Times la semana pasada que los mercados tienen razón al esperar más de un recorte de tipos este año y que estaba cada vez más seguro de que la inflación se encaminaba hacia el objetivo.

Balls agregó que sus fondos tenían una posición mayor de lo normal en bonos del Estado y que no le preocupaba un posible derroche de préstamos antes de las elecciones generales. Por el contrario, en 2019 advirtió que un exceso de endeudamiento postelectoral prometido por todos los principales partidos políticos podría aumentar la presión sobre los precios.

«Creo que ambas partes tendrán una política fiscal muy similar y en el entorno posterior a (la ex primera ministra) Liz Truss tendemos a esperar que el Reino Unido sea muy ortodoxo en términos de política fiscal«, añadió Balls refiriéndose a la crisis de los gilts provocada en 2022 por un anuncio de 45 mil millones de libras de recortes de impuestos no financiados.

Estrategias de Inversión