Los elevadísimos precios de las materias primas han llevado la inflación a máximos de varias décadas, han ahogado la economía mundial y han creado una crisis del coste de la vida en muchos países, basta ver lo que estamos viviendo en Europa. Por ello, no es de extrañar que entre las categorías de fondos sectoriales más rentables a 12 meses, logrando rentabilidades de doble dígito, sean el sector Energía y Recursos Natruales, mientras a 3 años el claro ganador es el sector de Energía Alternativa, y por el que seguimos apostando a largo plazo.

Por contraparte, los sectores con peor desempeño a 12 meses son el de Tecnología, cayendo más del 20%, seguido del sector consumo y comunicaciones, con rentabilidades negativas superiores al -15%:

Analizando los mejores fondos de esos dos sectores ganadores a un año y en el 2022 vemos a fondo Goldman Sachs North America Energy & Energy Infrastructure Equity, que alcanza una rentabilidad a 12 meses del 73,3%, sacando más de 17 puntos a la media del sector!! No se trata de un fondo de gran tamaño, ya que apenas supera los 115 millones de dólares, pero alcanza un alfa a 3 años del 2,56. La cartera esta invertida al 97% con un 3% de liquidez, gestionada con un enfoque value y de alto momentum. Se trata de un fondo, como casi todos los de su categoría, con una alta volatilidad que se refleja en su desempeño mensual, ya que en julio cayó algo más del 10%. No obstante en lo que va del 2022 se posiciona como el mejor de los fondos por rentabilidad.

Entre las posiciones más destacadas de la cartera, compuesta por unas 60 posiciones, destacan Exxon Mobile, que sube la friolera del 79% en un año; también la texana proveedora de infraesstructuras energéticas midstream Terga Resources que sube más de 65%, Chevron -66%, la gasista Cheniere +83%, la transportadora de gas natural Williams Companies, entre otras. El fondo tiene una exposición marginal a compañías del Reino Unido y de Europa desarrollada, ya que el gran peso (99%) está en Norteamérica. 

Otro de los fondos que en 2022 se sitúa entre los tres mejores pero que a un año se pone en primer lugar es BlackRock Global Funds – World Energy Fund, con un volumen de activos que supera enormemente al de Goldman, ya que supera los 3.000 millones de dólares, y es gestionado por una dupla de gestoras que llevan gestionando la estrategia desde marzo de 2018, aunque Bishop ya estaba involucrado en la gestión desde noviembre de 2015. La estrategia invierte en todo el espectro de capitalización de mercado y en todos los subsectores, como se aprecia en su cartera compuesta por 31 posiciones, como empresas de exploración como Pioneer Natural Resources, de infraestructura como Williams Companies o bien la gasista Canadian Natural Resources. También tiene fuerte sesgo a Norteamérica, pero menor al anterior, en este caso el 81%, mientras que el Reino Unido pesa casi 10% y 8% Europa Desarrollada, así como Austálasia un poco más del 1,5%. La volatilidad es algo superior al 30%:

Se observa una alta dispresión de rentabilidades entre los 9 fondos que integran la categoría, tanto a 12 meses como en el 2022, ya que mientras la rentabilidad del fondo de BlackRock es algo superior al 82%, al otro lado del espectro está el fondo Schroder International Selection Fund Global Energy, con una rentabilidad a 12 meses de casi el 35%, es decir, una diferencia entre el mejor y el último de más de 45 puntos porcentuales. No obstante, las rentabilidades son jugosas. 

Pero no solo aquellos inversores que hubierna invertido en fondos de inversión de materias primas han salido ganando, también los bancos de inversión van a ganar una cifra récord de 20.000 millones de dólares por negociación en materias primas como el petróleo, gas y metales durante 2022, más del triple de lo que ganaron años anteriores al Covid, según el análisis de la empresa Coalition Greenwich publicado en Reuters.

Bancos como Goldman Sachs, Citi, JPMorgan, Bank of America, Morgan Stanley y BNP Paribas se han favorecidos de la volatilidad, así como de la interrupción de la cadena de suministro en los mercados de materias primas que comenzó en 2020 y aumentó este año con la invasión de Ucrania.

La volatilidad de los mercados hace que los bancos puedan ganar más dinero comerciando con materias primas y ofreciendo financiación, coberturas de riesgo y otros servicios a clientes que van desde traders y fondos de inversión hasta empresas de servicios públicos y aerolíneas. «Las mesas de negociación de materias primas se han beneficiado de la volatilidad sin precedentes», dijo Michael Turner de Coalition.

Vali Analytics, otra empresa que hace un seguimiento de los beneficios de los bancos, dijo que esperaba que los bancos de inversión obtuvieran unos beneficios netos de 18.000 millones de dólares en materias primas este año. Otros también han sacado provecho a la situación como Glencore, Trafigura y empresas energéticas con áreas comerciales como BP, habiendo reportado beneficios extraordinarios que ahora intentan algunos gobiernos imponer mayores impuestos a esas «ganancias extraordinarias».

Ha quedado muy atrás cuando los bancos de inversión ganaban unos 16.000 millones de dólares al año, como en la crisis financiera de 2008-09, según Vali, cuando los bancos controlaban barcos, almacenes e infraestructuras usándolas para trasladar y almacenar mercancías y ganando dínero especulando con las variaciones en los precios. Pero cuando en la década de 2010 se endureció la reculación, se vieron obligados a reducir su tamaño y a prohibir la especilación interna y ya en 2017 sus beneficios netos se habían reducido a unos 4.600 millones de dólares.  Posteriormente vino el Covid y los beneficios se dispararon tras la recuperación de los precios de las materias primas y la dislocación de la oferta por los inconvenientes en las cadenas de suministros.  Y ahora, la guerra Rusia-Ucrania los precios se han vuelto a disparar, especialmente el gas. 

Según los datos de Coalition en la primera mitad del 2022 la banca de inversión ganó 6.600 millones de dólares en los mercados de petróleo y gas, casi igual a lo ganado en todo el 2021. En cuanto a metales, ganaron unos 3.100 millones de dólares vs 4.600 millones del 2021 completo, mientras que en los mercados agrícolas ganaron 600 millones de dólares, el doble de lo ganado en todo el año anterior.

Seguramente el lector se preguntará si es aconsejable entrar ahora a estos mercados y consideramos que ante un escenario recesivo son más los riesgos a la baja que al alza, los precios ya tienen muy descontado los eventos macro y por ello es aconsejable mirar aquellos sectores o mercados que podrían estar más baratos.

Estrategias de Inversión