Nadie produce más acero en el mundo que Asia y Oceanía. Para que se hagan una idea en el pasado ejercicio, en datos de la asociación Worldsteel, de los más de 1.849,7 millones de toneladas del pasado ejercicio, un 74% procede de esa parte del mundo. 

En el caso europeo, en concreto, apenas corresponde 42 toneladas, aunque la diferencia es que, mientras en el Viejo Continente se elevó la producción un 19,4% en diciembre, en Asia y Oceanía, retrocedió casi un 10%. Y en el caso concreto de china, fue del 14,9% frente al recorte del 5,3% mundial. 

Aquí entran en juego, sin duda las imposiciones que se habían puesto en los últimos años desde Pekín para reducir las emisiones de carbono, lo que conllevó recortes, por ejemplo, del 3% en la producción de acero bruto en el país en 2001 y del 1,7% en 2022. 

Aunque desde S&P Global no consideran que los recortes de producción sean estrictos en China a lo largo del ejercicio, porque para las autoridades, lo fundamental es garantizar un crecimiento económico suficiente en el presente ejercicio. 

Y es que desde que la pandemia comenzara a afectar a la economía china, el descenso de la demanda es un hecho, para un país centrado en recuperar su lenta recuperación. A pesar de ello, desde Fitch consideran que en este 2024 se producirá un repunte en el crecimiento de la demanda de metales básicos.

Las razones que arguye la agencia de rating pasan por la recuperación industrial de mercados desarrollados, donde el sector manufacturero, en general, superó el crecimiento global en el pasado ejercicio. Todo ello aderezado porque se espera un respaldo desde China al consumo.

 Y esto se debe a que sus planes indican un mayor apoyo al gasto de infraestructura como herramienta para gestionar el crecimiento y aliviar la carga fiscal sobre los gobiernos regionales, que se deriva, de la reducción de las ventas de terrenos que está vinculados a la caída de los desarrollos inmobiliarios. 

Mientras desde S&P Global, señalan muchos más obstáculos para el sector del acero en el presente ejercicio por varios factores. El primero es el lento gasto de los consumidores, el segundo la crisis de deuda en China y el tercero, el creciente exceso de capacidad siderúrgica. 

Pero ello se podría compensar con las sólidas perspectivas del sector exportador, ya que, en Asia, según sus cifras, se prevé que la capacidad de fabricación de acero se expanda en el sudeste asiático y la India, lo que, a su juicio, puede dar lugar a una mayor competencia de los suministros locales en sus respectivos mercados. 

E incluso que los niveles de exportación de acero en China se acerquen o superen cifras de 90 millones de toneladas, lo que, de cumplirse, supondría niveles no vistos en el mercado desde 2016. 

Pero incluso hay países que esperan jugar un papel preponderante a futuro, sobre todo por el nivel de infraestructuras que necesitan. Hablamos de un actor novedoso, Arabia Saudí, que está dispuesto a invertir hasta 12.000 millones de dólares en nuevos proyectos con el acero, para poder duplicar la producción hasta los 20 millones de toneladas anuales. 

Todo ello bajo la agenda más que ambiciosa que marcó el país en Visión 20230, y que ha disparado la demanda, en especial en la construcción, y ante su dependencia en gran medida de las importaciones.

Pero no solo para consumo interno, porque desde Riad reconocen la importancia estratégica que supone el acero, en una zona que necesita un gran desarrollo en sus infraestructuras y en el sector industrial. 

En lo inmediato, lo cierto es que el mineral de hierro pierde posiciones en lo que va de año debido a la demanda China que sigue mostrando su debilidad, mientras los inversores siguen esperando medidas de estímulo económico para su reactivación. 

Y es que acaba de tocar su mínimo de los últimos tres meses, con caídas en los futuros de referencia en Singapur de cinco de las 6 últimas sesiones, por debajo de los 124 dólares la tonelada. Y todo a cuenta de las vacaciones en China por el inicio del Año Nuevo Lunar.  

Según Bankinter señalan que se trata de un sector que cuenta, entre sus debilidades, su elevada exposición a China, junto con la intensividad en su capital, la gran dependencia de los factores macro y de los costes energéticos. 

Del otro lado, sus fortalezas pasan por la fuerte generación de flujo de caja para las empresas que lo integran, con una posición fuerte de la industria europea en el mercado global. 

A esto se une un suministro cada vez más disciplinado con tiempo de respuesta corto al exceso de oferta en el mercado, a lo que se suman sus niveles de apalancamiento,los más bajos de esta industria desde 2005 a pesar de la remuneración al accionista, vía dividendos y también mediante recompra de acciones. 

Desde Bankinter resaltan su ciclicidad, aunque consideran que, factores como el control de la oferta y la recuperación de la demanda, unido a las menores importaciones podría tirar de los precios.  

Análisis para invertir.

Registrate gratuitamente en Estrategias de Inversión y descubre las acciones más alcistas en bolsa en este momento. Precios ajustados , buenos fundamentales y tendencia alcista.

Algunos valores tienen un potencial del 50% en bolsa en estos momentos.

Además  dispondrá de nuestro boletín de análisis bursatil, disfrutarás de nuestras herramientas de valores favoritos y podrás realizar nuestros cursos de formación gratuitos.  Registrate gratuitamente aquí.

En estrategias de Inversión llevamos más de 19 años haciendo que los inversores logren rentabilizar sus inversiones de forma recurrente.

Estrategias de Inversión