Los pronósticos negativos sobre la economía de EE.UU. han ido retrocediendo gracias a la moderación de la inflación y una economía resiliente. Por ello, los expertos de Goldman Sachs Gr se muestran optimistas para el segundo semestre según Dan Weil en The Street.

Jan Hatzius, economista jefe de Goldman Sachs, señalo en un informe: “Estamos reduciendo nuestra probabilidad de que comience una recesión en EE. UU. en los próximos 12 meses del 25% al 20%”. Goldman fijó la posibilidad en un 35% en marzo.

“Esto se mantiene ligeramente por encima de la probabilidad incondicional promedio de posguerra del 15% (ha ocurrido una recesión aproximadamente cada siete años), pero muy por debajo de la mediana del 54% entre los pronosticadores en la última encuesta del Wall Street Journal”, indicó Hatzius.

Caso de optimismo sobre cómo evitar la recesión

Entonces, ¿qué causó el aumento del entusiasmo de Goldman?

“La razón principal es que los datos recientes han reforzado nuestra confianza en que reducir la inflación a un nivel aceptable no requerirá una recesión”, añadió Hatzius.

“La actividad económica de EE. UU. sigue siendo boyante, con el PIB en camino de un crecimiento anualizado del 2.3% en el segundo trimestre”, remarcó Hatzius.” La confianza del consumidor se está recuperando con fuerza, el desempleo se sitúa en un mísero 3.6% y las solicitudes iniciales de desempleo han revertido su minipico reciente”.

“Esperamos cierta desaceleración [del PIB] en los próximos trimestres, principalmente debido a un crecimiento más lento del ingreso personal real disponible, especialmente cuando se ajusta por la reanudación de los pagos de la deuda estudiantil en octubre, y el lastre de la reducción de los préstamos bancarios”, agregó Hatzius.

“Pero la relajación de las condiciones financieras, el repunte del mercado inmobiliario y el continuo auge en la construcción de fábricas sugieren que la economía estadounidense seguirá creciendo, aunque a un ritmo por debajo de la tendencia”, destacó Hatzius. Los inicios de viviendas aumentaron un 21.7% en mayo, el ritmo más rápido en más de un año.

Inflación: el IPC de junio es el más bajo desde febrero de 2021

“En cuanto a la inflación, el aumento del 0.2% del índice de precios al consumidor, excluyendo alimentos y energía, en junio fue el más bajo desde febrero de 2021 y sigue a una serie de lecturas de 0.4% en 2023”, indicó Hatzius.

“Pero eso no significa que sea solo un mes de mejores noticias, ya que otras medidas de la inflación subyacente han estado disminuyendo durante bastante tiempo”, señaló Hatzius. “Además, existen sólidas razones fundamentales para esperar una desinflación en curso”.

“Primero, los precios de los autos usados están cayendo gracias a una mayor producción e inventarios de autos”, añadió Hatzius. “En segundo lugar, espera que los alquileres se vean presionados”.

“Y tercero, el mercado laboral ha seguido reequilibrándose con una tendencia a la baja en las ofertas de trabajo, renuncias, escasez de mano de obra informada y crecimiento de los salarios nominales”, indicó Hatzius.

Además, Hatzius no cree que la curva de rendimiento invertida signifique que se avecina una recesión. Una curva de rendimiento invertida significa que las tasas de interés a corto plazo superan las tasas a largo plazo.

La posible relajación de la FED podría revertir la pendiente de la curva de rendimiento. Espera más de 200 puntos básicos (2 puntos porcentuales) de recortes graduales de tasas de la FED en los próximos dos o tres años.

En cuanto al corto plazo, Goldman espera que una subida de tipos de interés de 25 puntos básicos por parte de la FED este mes sea la última de su ciclo.

Estrategias de Inversión