¿Quién es NZI Helmets y en qué regiones está presente?

NZI es una empresa familiar, es una empresa que fundó mi padre, Nazario Ibáñez, en el año 1983 y viene por su pasión a las motos, siempre le han gustado las motos, desde muy joven se incorporó a trabajar en un taller mecánico, le gustaba mucho la competición también, pero siempre decía “no me puedo permitir correr en velocidad -que era lo que realmente le gustaba- porque no me puedo lesionar, tengo que trabajar cada día para mantener y sacar a mi familia adelante”, pero sí que hizo sus pinitos en el trial. De aquí le viene la pasión por las motos. 

Montó un taller mecánico, hizo buenos negocios, fue avanzando, pero su inquietud muy pronto le exigió seguir avanzando y aquí es donde hizo un curso, donde hacía piezas de composite y esto le llevó a hacer un casco en el proyecto que presentó. Es un poco una utopía porque hacer un casco en esos años donde se fomentaba mucho el no llevar casco y, a poder ser ir en moto fumando, era un poco una utopía pensar en esto. 

Él siempre dice que lo pasó muy mal, que si hubiese podido volver atrás, a tener su taller y a seguir con su trabajo, igual lo hubiese dejado, pero había invertido tanto dinero y a un tanto por ciento de interés, que se lo habían prestado por encima del 23%, que si hubiese podido volver atrás, incluso se lo habría planteado, pero no se lo permite, ya debía tanto que no se lo permite, “tengo que seguir adelante”, por lo tanto, los comienzos no fueron buenos, pero luego consiguió seguir avanzando, el viento le vino a favor, porque pasó lo que ahora está pasando.

En el año 1990 -la época que pasó de transición donde él se preparó, fue desde 1983 hasta el 1990- le avisaron del ministerio de Madrid y le dijeron que iban a obligar a que se usase el casco, “hay muy poca oferta y va a haber una demanda muy grande, así que os tenéis que preparar porque hay que abastecer esa demanda que va a haber”, ahí es donde mi padre siguió adelante, invirtió todavía más, acertó en los modelos y luego tuvo una época bonita, una época dorada, donde durante muchos años consiguió ser el líder del mercado, por lo menos nacional, donde la cuota del mercado que llegó a alcanzar estaba por encima del 60%.

¿En qué consiste el plan estratégico de la compañía?

Lo que pasó un poco en 1992, que fue la obligación del caso aquí en España y a nivel europeo, ahora está pasando también a nivel mundial. Hay muchos países en los que aún no es obligatorio el uso del casco y la organización mundial de la salud se ha mentalizado y se están vendiendo, se están matriculando muchísimas motos, sobre todo en continentes donde va a estar la obligatoriedad del casco, sobre todo de Suramérica, África y algunos países también de Asia, donde las matriculaciones de moto está creciendo cada día más y donde los gobiernos se han mentalizado en decir, «tenemos que poner un casco y un casco certificado» para evitar todos esos siniestros que están teniendo.

Aquí es donde empieza nuestra actuación, aquí es donde hemos hecho un plan de negocio para conquistar y reconquistar, porque ya estamos en algunos de estos países, pero los queremos reconquistar haciendo el producto que requiere, que necesitan y estamos más preparados que nunca, porque tenemos una marca consolidada, estamos en una mejor posición que mi padre estaba en el momento en que consiguió triunfar, así que no tenemos más remedio que hacerlo bien, porque la situación del mercado es buena y las condiciones que tenemos también, porque la empresa está preparada, tenemos dónde fabricar, estamos abriendo plantas nuevas donde poder fabricar y nuestra idea es fabricar en cada uno de los continentes donde vamos a vender. Esto será e irá sucediendo durante los años que hemos marcado en el plan. Se trata, sobre todo, de hacer que el producto sea seguro, pero que pueda llegar a los máximos motoristas posibles porque tengan un precio acorde, este es nuestro objetivo. Volver a aprovechar esa oportunidad del mercado.

¿Por qué ha decidido dar el salto a BME Growth? ¿Qué es lo que cree que puede aportarle este mercado?

Estar en BME Growth lo que nos da es un respaldo y garantiza al inversor que estamos con profesionales. A parte, el plan lo han visto con buenos ojos, es un plan que es tangible porque va acorde a unas matriculaciones, no nos estamos inventando un número, es una realidad porque tantas motos hay, si obligan a llevar un casco, tantos cascos se van a vender, por lo tanto, es un plan bastante sostenible y con 40 años de experiencia, con una marca consolidada, con los equipos técnicos preparados, también tenemos el almacén, la distribución bien hecha y las fábricas donde vamos a producir para abastecer esos mercados, no tenemos más remedio que triunfar otra vez y hacerlo bien.

¿Les gustaría seguir creciendo y, en un futuro, llegar a codearse con las grandes compañías del Mercado Continuo?

Cuando uno comienza un plan, lo que le gusta es seguir avanzando, seguir creciendo, pero tenemos los pies en el suelo, lo primero es ir dando paso a paso, lo primero es conseguir el plan y facturar lo que nos hemos propuesto en el plan, que aunque es ambicioso, está para conseguirlo. Hay que facturar en los próximos años entre 20 y 25 millones de euros en el 2029, es un crecimiento importante, pero este es el primer objetivo. Después el tema de la bolsa para nosotros es secundario, es verdad que nos hemos arropado y juntado con las personas profesionales que nos han acompañado hasta aquí, porque pienso que cada uno tiene que hacer su trabajo y ser profesional en lo que realmente hace y nuestro compromiso es acertar con los productos, fabricarlos, que sean seguros y que lleguemos al máximo posible de motoristas para conseguir vender los cascos y por lo tanto facturar lo que hemos propuesto. Lo otro será un segundo paso.

La expansión internacional es parte fundamental de la compañía. ¿Qué planes tiene NZI Helmets en este sentido?

Están los mercados maduros como España, Europa, Norteamérica, el norte de China… donde ya estamos y donde los crecimientos siguen dándose, siguen creciendo las matriculaciones de motos, pero no tanto como en estos países emergentes.

Por tanto, una de los planes que tenemos es seguir consolidando estos mercados, que han sido nuestros mercados principales, pero también entrar en esos países emergentes, donde, sobre todo en Sudamérica, tienen muy presentes que somos españoles, que la marca es española, que hemos estado en el mundial, que hacemos cascos con una seguridad y una calidad-precio que pueden llegar a sus bolsillos también y, por lo tanto, es reconquistar esos mercados, porque ya estamos, pero lo que queremos es consolidarlos y ser más fuertes.

África también se está moviendo mucho, las matriculaciones también están allí, estamos ya montando una planta nueva de fabricación en África y luego en Asia. En Asia el parque de motos es muy grande, también hay mucha competencia porque están todos, pero siempre una ración del pastel, podemos acceder a ella seguro y ese es nuestro objetivo.

Un mensaje para los inversores que se acerquen a la compañía ahora que cotiza en bolsa. ¿Qué pueden esperar de NZI?

Cada uno tiene que saber dónde apuesta y cómo lo hace, pero lo que quiero transmitir es que nuestro compromiso es conseguir el plan de negocio. Si el plan de negocio lo conseguimos, conseguimos hacer los modelos que está exigiendo el mercado, que se necesitan en cada uno de los países o de los continentes a los que vamos a ir, vamos a conseguir las unidades que nos hemos planteado vender y, por lo tanto, la facturación. Si el plan va bien, el tema de la bolsa va bien también porque al final son paralelos, pero van unidos.

Así que nuestro compromiso como marca, como empresa, es que el plan lo vamos a conseguir y tenemos las herramientas para conseguirlo. Lo que pasa en la bolsa es un poco secundario, pero si los resultados son buenos, paralelamente irán bien también.

Estrategias de Inversión