Con los datos que tenemos sobre la mesa, a nivel macro, micro, geopolítico ¿cóm cree que será la segunda parte del año? 

Tenemos una serie de movimientos políticos, tanto en Europa como en EEUU. En Europa tenemos el triunfo de la derecha que no es más que la confirmación de que los votantes se van hacia los extremos, la sociedad está cada vez más polarizada y hay cambios profundos. En Italia también ganó un patio cercano a la ultraderecha y cuando ha llegado la hora de gobernar no es tan sencillo adoptar estos eslóganes que se hacen en las campaña. Nos encontramos con una situación que en Europa dará momentos de sobra para que haya incertidumbre, recortes y para que los movimientos no sean tan claros. Será complicado que haya movimientos al alza porque venimos de una situación macro que se va deteriorando y es una tendencia que está al margen de la política. Es verdad que esta sirve  como argumento para justificar determinados movimientos pero venimos de una fase lateral o pequeño ajuste en los índices europeos con una economía alemana que no despega y una francesa que se ralentiza.

En ese contexto, esos movimientos políticos que tendremos durante el verano tendrán su peso en la toma de decisiones y se verá reflejado con un aumento de la volatilidad. 

En Estados Unidos el panorama se ha agravado en los últimos quince días. Tras el primer debate surge la duda de si Biden será o no el candidato a las presidenciales y esto da cierta ventaja a Trump. En ese contexto que se ha creado alrededor de los dos candidatos, las bolsas han tenido a lo largo del año un comportamiento relativo muy superior con distintas lecturas de mercado. Hay un comportamiento notable sujetado por un grupo de valores concreto que mientras no cese será complicado que veamos una corrección aunque esos 7 valores, en caso de que tengan una reacción, podría generar un movimiento bajista  marcado en los índices. Se podría dar  incluso la situación de que veamos como estos 7-8 valores reaccionan a la baja, una caída del 20-25% que apenas se notaría en su gráfico histórico y podríamos ver impulso a la baja de los mercados mientras otros valores podrían coger el relevo. Así que nos enfrentamos a momentos de incertidumbre en los que la rotación es importante y reducir el peso en EEUU pasa a ser algo que tiene que estar encima de la mesa.
 

En la última entrevista nos dijo que haría que reducir la parte de RV USA y traspasar a fondos como referenciados al MSCI World. ¿en qué tipo de fondos? 

Nos encontramos con el problema de marketing a la hora de nombrar los fondos de inversión. Tenemos fondos que llevan el MSCI Worl en el nombre pero tenemos otras casa que le han puesto el nombre CROCI , que parece algo más llamativo pero toman como referencia el MSCI World. En este sentido, el DWS Invest CROCI Sector Plus puede funcionar muy bien porque es bastante dinámico a la hora de cambiar el peso de determinados sectores dentro de su cartera. Ahí podemos encontrar una rotación interesante sin irnos del todo de la renta variable americana. El fondo hará ajustes en la distribución geográfica. Y si queremos afinar más por zonas geográficas, tenemos dos regiones con claras previsoines de crecimiento por encima de la media mundial: China y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN). La exposición a China recomiendo hacerla a través de un fondo de inversión porque la alternativa sigue siendo muy generalista. 
 

Dentro de China ¿a través de ETF o fondos?

El ETF tiene la particularidad de cómo cotiza, compra de acciones y eso genera costes. Además hace desaparecer la figura del traspaso fiscal. Con el ETF sería más sencillo encontrar algo específico para China pero una inversión en un ETF China para que el coste de entrada y salida tenga poco peso necesitamos que sean inserciones superiores a los 1000-2500 euros. Si además pensamos que China representará una parte de la inversión en RV, estaríamos hablando de carteras de bastante volúmen por encima de 300-400.000 euros para poder tener la exposición correcta a China.

¿A través de qué fondos tendría exposición a la región?

El Robeco Chinese Equities puede ser una buena alternativa pues es el que menos alfa destruye y tiene una exposición más dinámica.  En cuanto ASEAN,  la dificultad es mayor. Están el Fidelity ASEAN y el JP Morgan Asean Equities, que pueden funcionar bien aunque los límites de entrada que tiene el de JP Morgan hace que el de Fidelity sea más accesible, aunque genere menos alfa. 

¿Cuál es tu opinión respecto a tener alternativos en cartera?¿para qué perfil y en qué porcentaje?

Creo que sí tiene sentido tener alternativos en cualquier cartera de inversión a largo plazo. Me gusta recordar que lo importante de las inversiones a largo plazo es que puedan permanecer a largo plazo y no se necesiten. Este tipo de productos tiene una rentabilidad muy atractiva  pero es a costa de que tienen una liquidez bastante reducida. Me gustan aquellos fondos con objetivo definido de inversión y mejor si ésta está especificada e incluso se ha comenzado a realizar. 
 

Estrategias de Inversión